Pro­fun­di­dad en la cos­ta

La fic­ción o la vi­da Las imá­ge­nes del Cos­ta Con­cor­dia re­cuer­dan al sub­ma­ri­nis­ta de ‘El efec­to Star Lux’

La Vanguardia - Culturas - - LATIDOS - ADA CAS­TELLS

El ac­ci­den­te del Cos­ta Con­cor­dia en aguas ita­lia­nas ha crea­do un nue­vo hé­roe en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo: el sub­ma­ri­nis­ta. Las imá­ge­nes de es­tos pro­fe­sio­na­les al res­ca­te de po­si­bles su­per­vi­vien­tes y, des­gra­cia­da­men­te, de mu­chas víc­ti­mas mor­ta­les, nos ha he­cho ve­nir a la men­te una no­ve­la re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da: El efec­to Star Lux.

Juan Ba­lles­ter nos cuenta una his­to­ria in­ten­sa co­mo una pas­ti­lla de cal­do con­cen­tra­do y es que los protagonis­tas son dos amigos muy an­ta­gó­ni­cos: un fo­ren­se y un sub­ma­ri­nis­ta. La tra­ma se te­je há­bil­men­te mien­tras el mé­di­co va ha­cien­do la au­top­sia a su ami­go y re­cuer­da ca­da mo­men­to de sus vi­das en común, en Vi­na­ròs, y por se­pa­ra­do, so­bre to­do en Áfri­ca. Así, cuan­do le ex­trae el co­ra­zón, va­mos des­cu­brien­do la his­to­ria de amor y desamor del ele­men­to más aventurero de la no­ve­la, el sub­ma­ri­nis­ta he­roi­co, con una chi­ca de bue­na fa­mi­lia tan ca­pri­cho­sa co­mo desea­ble; cuan­do lle­ga a los pul­mo­nes y otros ór­ga­nos, nos na­rra un ac­ci­den­te de­ter­mi­nan­te pa­ra el des­tino del muer­to; mien­tras le sa­ca los in­tes­ti­nos, nos ex­pli­ca un di­vor­cio trau­má­ti­co; con el ce­re­bro, se en­tre­tie­ne en dis­qui­si­cio­nes ra­zo­na­bles. Di­cho así, po­dría pa­re­cer que la no­ve­la tie­ne un pun­to es­ca­bro­so. No. El li­bro es­tá es­cri­to con una pul­cri­tud muy bien do­cu­men­ta­da so­bre el tra­ba­jo del fo­ren­se. Es­ta de­fen­sa de los de­ta­lles nos la en­con­tra­mos tam­bién en las in­mer­sio­nes del sub­ma­ri­nis­ta que que­dan re­tra­ta­das con exac­ti­tud ca­si ob­se­si­va, en pro de la ve­ro­si­mi­li­tud. En am­bos as­pec­tos tam­po­co fal­ta un pun­to de hu­mor.

El efec­to Star Lux tie­ne mu­cho de no­ve­la de aven­tu­ras, pe­ro no se que­da ahí. Ba­lles­ter no te­me plan­tear gran­des cues­tio­nes de la ac­tua­li­dad, co­mo la in­mi­gra­ción, la pros­ti­tu­ción, la de­fi­ni­ción se­xual, los di­vor­cios, los tras­plan­tes, la preo­cu­pa­ción por la eco­lo­gía y, tam­bién po­dría­mos aña­dir cues­tio­nes de siem­pre, co­mo el sui­ci­dio, la or­fan­dad, la amis­tad y, en el fon­do de es­te océano, el gran te­ma: las in­ter­sec­cio­nes don­de el amor y la­muer­te se en­cuen­tran. La no­ve­la nos apor­ta así una re­fle­xión so­bre la po­si­bi­li­dad de cons­truir nues­tra pro­pia vi­da y to­das las di­fi­cul­ta­des que ello con­lle­va en un­mun­do aco­mo­da­ti­cio que nos qui­sie­ra más uni­for­mes. No fal­tan sen­ten­cias de aque­llas pa­ra sub­ra­yar y di­ge­rir­las más tar­de, co­mo cuan­do el na­rra­dor, el fo­ren­se, se da cuenta que el ca­mino co­rrec­to ha­cia la ilu­mi­na­ción se da al re­vés: de la sa­bi­du­ría a la ig­no­ran­cia. Los sub­ma­ri­nis­tas que he­mos po­di­do ver días atrás bus­ca­ban al­go por sal­var del ma­lo­gra­do Cos­ta Con­cor­dia, los de la no­ve­la de Ba­lles­ter in­ten­tan sal­var­se ellos mis­mos pa­ra que su vi­da no ter­mi­ne en nau­fra­gio. Todos ellos sa­ben del va­lor de la pro­fun­di­dad, co­mo ha de­mos­tra­do Ba­lles­ter en es­ta no­ve­la.

DA­RRIN ZAM­MIT LU­PI / REUTERS

El ‘Cos­ta Con­cor­dia’ hun­dién­do­se fren­te a la cos­ta ita­lia­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.