Ir de cu­lo

La Vanguardia - Culturas - - ESPACIOS -

RO­GER GUAL

Soy muy po­pu­lar, o me­jor di­cho, voy a ser­lo mu­cho más de lo que ya lo soy. Jus­to en el mo­men­to en el que se pu­bli­que es­te ar­tícu­lo. Pue­des ha­ber he­cho pe­lí­cu­las, es­cri­to li­bros, com­pues­to can­cio­nes, pe­ro to­do eso no sir­ve pa­ra na­da. Hoy en­se­ñar el cu­lo es lo que te pue­de dar mas acep­ta­ción so­cial. Si sa­les en­se­ñan­do el cu­lo en al­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción ya eres al­guien. Es lo que en in­ter­net se co­no­ce co­mo #Scar­lett­johans­so­ning. Re­fi­rién­do­se a unas fotos que se fil­tra­ron por la red ha­ce unos me­ses en las que sa­lía Scar­lett Johans­son au­to­fo­to­gra­fián­do­se la par­te tra­se­ra con su mó­vil. Pa­re­ce ser que el hac­ker que le ro­bó las fotos del mó­vil a Scar­lett ya ha si­do con­de­na­do y aho­ra ella es­tá muy sa­tis­fe­cha por­que se ha res­ta­ble­ci­do su ho­nor. Aho­ra hay un pro­ble­ma, lo que pa­re­cía ser una vio­la­ción de la in­ti­mi­dad se ha con­ver­ti­do en una mo­da a la que se han apun­ta­do mi­llo­nes de per­so­nas de to­do el mun­do. Po­déis ver la can­ti­dad de fotos con cu­los que han col­ga­do los usua­rios en la web que lle­va el mis­mo hash­tag. Es im­pre­sio­nan­te.

Uno de los pri­me­ros que lo hi­zo en España, y de for­ma bas­tan­te ele­gan­te a pe­sar de que no pu­de bo­rrar la ima­gen de mi ce­re­bro du­ran­te va­rios días, fue el có­mi­co Ber­to Ro­me­ro, del que soy un gran fan. A tra­vés de su cuenta de Twit­ter col­gó una fo­to que se hi­zo en la du­cha, en la que in­ten­ta­ba po­ner ca­ra de sexy, pe­ro bá­si­ca­men­te se le veía el cu­lo. Creo que si ya te­nía cien­tos de mi­les de fo­llo­wers, des­pués de ese tuit sus se­gui­do­res se mul­ti­pli­ca­ron. Bueno, pue­de ser que su hit Me he pues­to te­tas, que ca­si se con­vir­tió en can­ción del ve­rano, tam­bién tu­vie­se al­go que ver. Por eso, hu­mil­de­men­te, quie­ro ani­mar a to­do el mun­do que ten­ga in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas a que de­je de in­ten­tar ha­cer pe­lí­cu­las, es­cri­bir li­bros o com­po­ner can­cio­nes. Ya hay su­fi­cien­tes ahí fue­ra. No ne­ce­si­ta­mos más. Mu­chas gra­cias. Si de verdad que­réis ha­cer al­go de lo que la gen­te ha­ble, lo que te­néis que ha­cer es col­gar en vues­tra red so­cial fa­vo­ri­ta una fo­to en la que en­se­ñéis el cu­lo y sen­ta­ros a es­pe­rar. Que vues­tro cu­lo se que­de bien pe­ga­do a la si­lla du­ran­te unas ho­ras. Si pue­de ser du­ran­te unos días. Se­gu­ra­men­te no pa­sa­rá na­da, pe­ro os ase­gu­ro que no­ta­réis co­mo cuan­do lle­véis ga­fas os­cu­ras por la ca­lle la gen­te os em­pe­za­rá a mi­rar di­fe­ren­te. Pe­ro vo­so­tros se­gui­réis ca­mi­nan­do con la ca­be­za bien al­ta co­mo si na­da. Y cuan­do al­guien os pre­gun­te al­go, ten­dréis que ser muy an­ti­pá­ti­cos. Es el pre­cio de la fa­ma.

www.ro­ger­gual.com Twit­ter: @ro­ger­gual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.