Bo­de­gón con nau­fra­gio y mo­tín

Nau­fra­gio El hun­di­mien­to ymo­tín del ‘Ba­ta­via’ es uno de los epi­so­dios más trá­gi­cos de la his­to­ria. To­rren­tius, pin­tor mal­di­to , fue ami­go de Je­ro­ni­mus Cor­ne­lis­zoon, quien se hi­zo con el bu­que y ti­ra­ni­zó a los pa­sa­je­ros

La Vanguardia - Culturas - - RECICLAJE - PE­RE GUIXÀ

He aquí una his­to­ria de locura hu­ma­na: el nau­fra­gio del bar­co Ba­ta­via, el 1629, en el con­ti­nen­te aus­tra­liano, exac­ta­men­te en las Is­las de Abrol­hos. La prós­pe­ra e ilus­tra­da Ho­lan­da del si­glo XVII, país de pin­to­res su­ti­les y pa­cí­fi­cos co­mer­cian­tes, vi­vió co­mo un es­tig­ma es­te nau­fra­gio, el cual desem­bo­có en un mo­tín y en una es­ca­be­chi­na.

Si­mon Leys, en el li­bro Los náu­fra­gos del Ba­ta­via, ex­pli­ca con detalle la co­ne­xión en­tre el nau­fra­gio y el cua­dro que ven en es­ta pá­gi­na, cu­yo au­tor es el pin­tor ho­lan­dés Johan­nes Sy­monsz van der Beeck (1589-1644), apo­da­do To­rren­tius. Na­tu­ra­le­za muer­ta con bri­da

es la úni­ca obra

su­ya que se con­ser­va. Es­tá en el Rijks­mu­seum, en Ams­ter­dam. Es un cua­dro cir­cu­lar, bas­tan­te pe­que­ño, más bien te­ne­bro­so, y de tí­tu­lo in­só­li­to si te­ne­mos en cuenta la pa­ra­no­ma­sia que for­man las vo­ces vi­da y bri­da. Tras la ja­rra de agua, un pichel de vino, dos pi­pas y una pá­gi­na de mú­si­ca con no­tas y pa­la­bras, hay sus­pen­di­da una bri­da, la cual nos re­mi­te a la tem­plan­za, vir­tud que To­rren­tius no ob­ser­vó ja­más en vi­da. El cua­dro se des­cu­brió por ca­sua­li­dad en Groningen en 1913. Ta­pa­ba un ba­rril de pa­sas.

Quien me­jor ha ex­pli­ca­do los de­ta­lles del nau­fra­gio es el ga­lés Mi­ke Dash en La tra­ge­dia del Ba­ta­via. El cli­ché de que hay li­bros de no fic­ción que se leen co­mo no­ve­las es aquí bien cier­to. La épi­ca de la na­ve­ga­ción, la gran aven­tu­ra de los pa­sa­je­ros me­ti­dos en una sin­gla­du­ra tran­satlán­ti­ca, aca­ba ve­tea­da de tin­tes tru­cu­len­tos, de epi­so­dios de tor­tu­ra y ca­ni­ba­lis­mo, en los que que­dó abo­li­da la te­nue lí­nea que se­pa­ra la ci­vi­li­za­ción de la bar­ba­rie. Se sue­le de­sig­nar el mo­tín de Bounty co­mo el más cruel de la his­to­ria; Mi­ke Dash ex­pli­ca que, al la­do de los pe­cu­lia­res he­chos vi­vi­dos en el Ba­ta­via, el Bounty fue una fies­ta de ni­ños.

Je­ro­ni­mus Cor­ne­lis­zoon, pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria, ejem­pli­fi­ca un ca­so de psi­co­pa­tía sin­gu­lar. To­da­vía es un mis­te­rio có­mo es­te ex bo­ti­ca­rio ago­bia­do por las deu­das y la jus­ti­cia, y en­ro­la­do en el Ba­ta­via pa­ra huir de ellas, pu­do so­me­ter a unas tres­cien­tas per­so­nas, en­tre ellas a an­cia­nos, mu­je­res y ni­ños, amén de sim­ples pa­sa­je­ros y co­mer­cian­tes. Ni Dash ni Leys en­tien­den que es­te hom­bre sin ca­ris­ma ni pres­tan­cia hip­no­ti­za­ra a la tri­pu­la­ción, for­ma­da am­plia­men­te por sol­da­dos. Con­si­guió ar­mas, bo­tes y ví­ve­res y, tras un acau­di­lla­mien­to lleno de in­tri­gas y trai­cio­nes, la es­tan­cia de los su­per­vi­vien­tes se con­vir­tió en un cal­va­rio, has­ta que se pu­do ir a sal­var­los.

Leys se­ña­la que du­ran­te mu­cho tiem­po cir­cu­ló la con­fu­sa in­for­ma­ción que Cor­ne­lis­zoon era en reali­dad To­rren­tius, a quien la his­to­ria de la pin­tu­ra con­si­de­ra una es­pe­cie de con­tra Ver­meer (mien­tras es­te pin­ta­ba la luz de per­so­nas y pai­sa­jes, y to­do lo aso­cia­do al Si­glo de Oro ho­lan­dés, el otro se re­fo­ci­la­ba en el he­dor de los tu­li­pa­nes negros y en crip­ti­cis­mos de ro­sa­cru­ces). Pe­ro la iden­ti­dad dis­tin­ta es­tá más que de­mos­tra­da.

Am­bos eran amigos, eso sí; amigos noc­tí­va­gos, con afi­cio­nes y há­bi­tos co­mu­nes, so­bre to­do cuan­do vi­vie­ron en Har­leem. Cor­ne­lis­zoon, en su jui­cio por deu­das, ha­bló del pin­tor co­mo su guía es­pi­ri­tual, y se cree que To­rren­tius pon­de­ra­ba los co­no­ci­mien­tos de hier­bas y re­ce­tas del bo­ti­ca­rio. El sa­cri­le­gio, la locura, la blas­fe­mia y la ebriedad eran fa­ma en To­rren­tius. Dis­fru­ta­ba ofen­dien­do a la gen­te de­cen­te y res­pe­ta­ble, y se reía de la cos­tum­bre de sus con­ciu­da­da­nos de or­nar con flo­res y cua­dros sus pues­tos de mer­ca­do, ta­ber­nas y ofi­ci­nas ban- ca­rias (al­go que siem­pre ha re­ve­la­do el gra­do de so­fis­ti­ca­ción de los ha­bi­tan­tes de los Paí­ses Ba­jos en el si­glo XVII).

Enig­má­ti­co y pro­ce­lo­so, To­rren­tius era tam­bién un pin­tor de ge­nio, cu­yos cua­dros pe­dían una eje­cu­ción morosa, ya fue­sen por en­car­go o por im­pul­so per­so­nal. Su nom­bre era co­no­ci­do am­plia­men­te y sus es­car­ceos al lí­mi­te de la mo­ral y las cos­tum­bres vi­gen­tes le lle­va­ron al fi­nal a ser de­te­ni­do por he­re­jía. Se or­de­nó su en­cie­rro a ca­de­na per­pe­tua y la ho­gue­ra pa­ra to­da su obra, de la que se sa­be que era muy ex­ten­sa, aun­que tan só­lo nos que­dan los tí­tu­los de los cua­dros y los ele­va­dos pre­cios de co­ti­za­ción.

Pa­sa­dos unos años, el rey Car­los I de In­gla­te­rra pi­dió a la jus­ti­cia ho­lan­de­sa si po­día te­ner­lo co­mo pin­tor en su cor­te, ba­jo es­tric­ta vi­gi­lan­cia. Ya­sí fue: se le con­mu­tó la pe­na de cár­cel por un des­tie­rro, si bien en el pin­tor si­guió “pro­vo­can­do más es­cán­da­los que sa­tis­fac­cio­nes”, en pa­la­bras de Zbig­niew Her­bert en el mag­ní­fi­co li­bro de en­sa­yos Na­tu­ra­le­za muer­ta con bri­da.

Tras la di­si­pa­ción mo­ral del psi­có­pa­ta Cor­ne­lis­zoon y del pin­tor To­rren­tius, hay la creen­cia en el anabap­tis­mo, he­re­jía de lar­go re­co­rri­do his­tó­ri­co y de va­ria­da for­ma en los Paí­ses Ba­jos y Ale­ma­nia. Si bien el anabap­tis­mo fue to­le­ra­do en su cor­te más mís­ti­co, tam­bién en­gen­dró sec­tas fu­ri­bun­das y or­giás­ti­cas. Por ejem­plo, los ada­mi­tas, cu­yos misterios sua­ves y ve­ne­no­sos Hie­rony­mus Bosch ya ha­bía ce­le­bra­do un si­glo atrás en El jar­dín de las de­li­cias y que Mi­chel Hou­lle­becq des­cri­be hoy to­da­vía en sus cam­pings pa­ra ero­tó­ma­nos.

El ras­go común de es­tas co­rrien­tes era ne­gar el pe­ca­do ori­gi­nal y ha­cer ta­bla ra­sa de la cien­cia del bien y el mal. La tra­ge­dia del Ba­ta­via, au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla en el Si­glo de Oro ho­lan­dés, ha­ce bue­na la idea de que en al­gún ca­so es la gen­te que no cree en el in­fierno quien desa­rro­lla ré­pli­cas bas­tan­te fie­les en es­te mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.