Des­nu­da pre­sen­cia

La Vanguardia - Culturas - - TEMA - A. LL.

Cam­pins. Sep­tiem­bre. De ca­mino a Cam­pins he es­cu­cha­do en la ra­dio un con­cier­to de Schu­mann pa­ra piano y vio­lín de una be­lle­za pal­pa­ble y no he po­di­do evi­tar un sen­ti­mien­to de or­fan­dad pro­pi­cia­do por la fal­ta de sa­bi­du­ría en el ar­te ac­tual. Mien­tras pen­sa­ba en ello, he lle­ga­do al pue­blo y he en­fi­la­do el úl­ti­mo tra­mo del tra­yec­to: un ca­mino de tie­rra tor­tuo­so que, has­ta lle­gar a la can­ce­la de la fin­ca, pa­re- ce que lle­ve a un lu­gar de des­güa­ce: so­mie­res, des­per­di­cios yma­de­ras te acom­pa­ñan. Den­tro de la pro­pie­dad, un pa­ra­je idí­li­co que es­con­de una ca­sa pai­ral, apa­re­ce de re­pen­te.

Den­tro de la ca­sa, se en­cuen­tran Te­re­sa y An­to­ni. No he­mos tar­da­do mu­cho en ir al es­tu­dio, don­de he en­con­tra­do, co­mo ca­da año, una can­ti­dad pa­re­ci­da de pro­duc­ción, un con­jun­to es­pec­ta­cu­lar de obra. Una obra que en­tre ella se apun­ta­la, se re­la­ta y com­ple­ta. La obra que en ma­yo era só­lo pre­mo­ni­to­ria se ha con­ver­ti­do du­ran­te el veranoen una ma­te­ria de pro­fun­di­dad inal­can­za­ble. En un nue­vo hi­to. Tà­pies va siem­pre a más, y con es­to no me re­fie­ro a que di­ga co­sas que antes no ha­ya di­cho, sino al he­cho de que las es­ti­ra ad in­fi­ni­tum, sin ago­tar­las en el de­cir. Y es que con el pa­sar del tiem­po, más se le acen­túa la pin­tu­ra, más des­nu­da pre­sen­cia se le vuel­ve, me­nos ex­pli- ca­cio­nes so­por­ta, más fas­ti­dio le ha­cen las ar­gu­men­ta­cio­nes.

La su­ya es una obra que es­tá de vuel­ta, que sa­be que se le aca­ba el tiem­po y que, tra­ba­jo­sa, de­rra­ma sa­bi­du­ría sin mi­ra­mien­tos. Mien­tras la con­tem­pla­ba he re­nun­cia­do a es­cri­bir na­da y es que, si bien ca­si to­do se pue­de con­cep­tua­li­zar, no quie­re de­cir que ha­cer­lo sea atra­par la reali­dad. ¿Qué de­cir de una obra que no re­cla­ma ra­zo­nes sino ex­pe­rien­cia?

Vla­di­mir Na­bo­kov di­ce en el pró­lo­go de El Ca­po­te de Go­gol: “El ar­te no con­sis­te en tener lás­ti­ma por el opri­mi­do ni en mal­de­cir al opre­sor. Es una lla­ma­da al fon­do se­cre­to del al­ma hu­ma­na, don­de las som­bras­de otros­mun­dos pa­san­co­mo som­bras de na­ves si­len­cio­sas y sin nom­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.