Tiem­pos­de tur­bu­len­cias

La fic­ción o la vi­da El mun­doaé­reo an­da re­vuel­to co­mo el per­so­na­je, una con­tro­la­do­ra aé­rea, de ‘Qui­rat i mig’

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - ADA CAS­TELLS

La avia­ción vivemoment­os con­vul­sos co­mo si qui­sie­ra ha­cer cier­ta la pro­fe­cía que dic­ta “Así en el Cie­lo co­mo en la Tie­rra”: asis­ti­mos al cie­rre de Spa­nair, a las huel­gas o ame­na­zas de huel­ga de los con­tro­la­do­res, a las can­ce­la­cio­nes por mo­ti­vos cli­má­ti­cos que con­vier­ten Eu­ro­pa en una desunión, a la inuti­li­dad de los ae­ro­puer­tos fan­tas­ma, y te­ne­mos que so­por­tar co­las mon­ta­das por los con­tro­les an­ti­bo­te­lli­tas de... H O.

To­do es­te des­ba­ra­jus­te es lo que de­be ver de cer­ca ca­da día Ali­cia, la pro­ta­go­nis­ta de Qui­rat i mig, pri­me­ra no­ve­la de M. Do­lors Millat. Ella es con­tro­la­do­ra aé­rea, pe­ro sus via­jes no tie­nen na­da que ver con los avio­nes. No en vano se lla­ma Ali­cia y don­de ella nos trans­por­ta es a un mun­do fan­tás­ti­co a tra­vés de un es­pe­jo. Es un mun­do ima­gi­na­rio con agua que no mo­ja, desa­yu­nos a ba­se de bra­sas de miel que no que­man y una lu­na que ilu­mi­na co­mo si fue­ra siem­pre de día. De he­cho, to­do es­te uni­ver­so sir­ve a la au­to­ra pa­ra en­fren­tar­nos al re­to que nos pro­po­ne uno de los personajes: in­ten­tar vi­vir sin en­ten­der­lo to­do. La no­ve­la se con­vier­te así en una re­fle­xión so­bre los lí­mi­tes de la ra­zón.

Millat tam­bién nos ha­bla de la cul­pa, del pe­so de la me­mo­ria, de las re­la­cio­nes en­tre pa­dres e hi­jos, y de la fra­gi­li­dad de la vi­da ma­tri­mo­nial. La ca­ja de Pan­do­ra se des­ta­pa a raíz del sui­ci­dio de la ami­ga de la pro­ta­go­nis­ta, que no en­tien­de por qué su con­fi­den­te la ha aban­do­na­do de una ma­ne­ra tan abrup­ta. Se nos re­cuer­da así que la nor­ma­li­dad es só­lo un es­pe­jis­mo. Lo más cu­rio­so de la pro­pues­ta de Millat es es­ta unión tan na­tu­ral en­tre el mun­do fan­tás­ti­co y la reali­dad, y aquí se ve su ha­bi­li­dad de ve­te­ra­na pro­fe­so­ra de es­cri­tu­ra, tra­ba­jo que desem­pe­ña des­de las au­las del Ate­neu Bar­ce­lo­nès. Su ve­na poé­ti­ca –tie­ne dos poe­ma­rios pu­bli­ca­dos– tam­bién que­da re­tra­ta­da en es­ta pro­sa evo­ca­ti­va, so­bre to­do en la ma­ne­ra de trans­mi­tir sen­sa­cio­nes al lec­tor, ca­si sin que se dé cuenta.

La his­to­ria que nos cuenta Millat es un via­je a tra­vés de la fra­gi­li­dad de la pro­ta­go­nis­ta y su ne­ce­si­dad vi­tal de aban­do­nar el rea­lis­mo. Uno de sus hi­jos ya ha­ce tiem­po que lo ha he­cho y se ha apun­ta­do al ca­rro de las fi­lo­so­fías orien­ta­les. Ella no lo pue­de en­ten­der, pe­ro su obli­ga­da su­mi­sión al­mun­do fan­tás­ti­co la em­pu­ja a mi­rar más allá de la co­ti­dia­ni­dad y de las co­sas cla­ras. Vi­ve lo ra­cio­nal y el mis­te­rio, elementos que nos con­for­man a todos, nos gus­te o no.

Es­ta con­ver­sión ín­ti­ma de Ali­cia es la mis­ma con­ver­sión a que nos ve­mos so­me­ti­dos todos. Las cer­te­zas se han de­rrum­ba­do y va y nos to­ca cons­truir un mun­do nue­vo. Ya ve­re­mos có­mo nos apa­ña­mos. Por aho­ra lo úni­co que sé es que no me­gus­ta­ría vo­lar cuan­do Ali­cia es­tu­vie­ra de guar­dia, siem­pre me que­da­rá la du­da de si es­ta ilu­mi­na­do­ra de lo irra­cio­nal es­tá, de he­cho, co­mo un cen­ce­rro.

LAU­RA GUE­RRE­RO

Em­plea­do de Spa­nair en la T-1 de Bar­ce­lo­na antes del cie­rre de la lí­nea Ha­rold Bloom Ana­to­mía de la in­fluen­cia Tra­duc­ción de Da­mián Alou TAU­RUS 444 PÁ­GI­NAS 24 EU­ROS OTRAS OBRAS RE­CIEN­TES La es­cue­la de Wa­lla­ce Ste­vens VA­SO RO­TO 815 PÁ­GI­NAS 38 EU­ROS...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.