La sexta fa­cha­da

Ar­qui­tec­tu­ra El bar­ce­lo­nés Víc­tor Sa­la ha si­do se­lec­cio­na­do en­tre los 40 ar­qui­tec­tos emer­gen­tes de Eu­ro­pa el 2011; re­pa­sa­mos sus pro­yec­tos

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - MAR­TA RO­DRÍ­GUEZ BOSCH

En­tre los tres es­pa­ño­les se­lec­cio­na­dos en la lis­ta Eu­ro­pe 40 un­der 40 de 2011, y co­mo úni­co bar­ce­lo­nés in­clui­do, fi­gu­ra el ar­qui­tec­to Víc­tor Sa­la (1978). Es­ta ini­cia­ti­va, –que par­te del Eu­ro­pean Cen­tre for Ar­chi­tec­tu­re Art& De­sign, jun­to con The Chica­go At­he­naeum–, reúne una mues­tra de la ar­qui­tec­tu­ra emer­gen­te más des­ta­ca­ble, en con­cre­to el tra­ba­jo de 40 ar­qui­tec­tos que no han lle­ga­do a los cua­ren­ta años, y una ex­po­si­ción iti­ne­ran­te. Ini­cia­da en oc­tu­bre en la Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de Bue­nos Ai­res, re­ca­la­rá en Eu­ro­pa en las ciu­da­des de Ber­lín y Ate­nas.

El pro­yec­to por el que Víc­tor Sa­la ha lle­ga­do has­ta aquí es Lands­cra­per, un ras­ca­cie­los tum­ba­do de 700 m. de lar­go con un pro­gra­ma ex­tra­or­di­na­rio: un edi­fi­cio puen­te que so­bre­vue­la la au­to­pis­ta C-32 de Cas­tell­de­fels pa­ra unir am­bas ri­be­ras. Un pro­pues­ta que sur­ge del re­co­no­ci­mien­to del lu­gar. De de­tec­tar ca­ren­cias de co­ne­xión en­tre el Campus del Baix Llo­bre­gat de la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Ca­ta­lun­ya (UPC) en Cas­tell­de­fels (con más de 12.000 es­tu­dian­tes y do­cen­tes) y la es­ta­ción del tren. Ade­más de la fal­ta de equi­pa­mien­tos y ser­vi­cios aso­cia­dos a es­ta área, cir­cuns­cri­ta al Parc Me­di­te­rra­ni de la Tec­no­lo­gía, to­da­vía por desa­rro­llar.

An­te la in­fra­es­truc­tu­ra de la au­to­vía que cor­ta y di­vi­de, el puen­te de Sa­la se su­per­po­ne co­mo nue­va in­fra­es­truc­tu­ra que gra­pa los dos la­dos y ver­te­bra par­te de un te­rri­to­rio ol­vi­da­do. Tie­ne por mi­sión “la fu­sión de te­ji­dos ur­ba­nos frac­tu­ra- dos, ac­tuan­do co­mo una mar­ca en el pai­sa­je que re­co­ge las com­po­nen­tes di­ná­mi­cas ex­pre­sa­das en for­ma de flu­jos de vehícu­los y pea­to­nes”.

Es un edi­fi­cio en­ten­di­do co­mo ciu­dad con múl­ti­ples usos: so­cial, co­mer­cial, con au­las de es­tu­dio (con­ta­mi­nán­do­se del uso do­cen­te pró­xi­mo), vi­vien­das, ofi­ci­nas… Idea­das, ade­más, co­mo uni­da­des mo­du­la­res mí­ni­mas, bo­xes con­fi­gu­ra­bles, con ta­bi­ques y te­chos mó­vi­les, que per­mi­ten mul­ti­pli­car fá­cil­men­te es­pa­cios. El te­cha­do tie­ne un uso in­ten­si­vo. En dos de las cu­bier­tas se in­te­gran huer­tos hi­dro­pó­ni­cos, co­mo re­co­lo­ca­ción de los que hoy hay en la zo­na. Las otras dos se ade­cuan co­mo par­king. Dis­po­ne de um­brácu­los y ar­bo­la­do. La plan­ta ba­ja in­clu­ye un par­que ur­bano. El edi­fi­cio es­tá plan­tea­do co­mo un ele­men­to con­ti­nuo que se mi­de con su en­torno tan­to en plan­ta co­mo en sec­ción, y po­ten­cia las re­la­cio­nes so­cia­les y de co­mu­ni­dad, con una su­ce­sión de es­pa­cios pú­bli­cos que fa­vo­re­ce los des­pla­za­mien­tos pea­to­na­les. Exis­ten po­cos re­fe­ren­tes con­tem­po­rá­neos de edi­fi­cio puen­te. Sa­la se­ña­la, no obs­tan­te, có­mo en la Edad Me­dia en el Pon­te Vec­chio de Flo­ren­cia ar­te­sa­nos y co­mer­cian­tes ha­cían ne­go-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.