Mark Ry­den, per­tur­ba­dor

Un ar­tis­ta con­si­de­ra­do su­rrea­lis­ta pop, que nos cues­tio­na la idea del gus­to

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - ANDRÉS HIS­PANO

Mark Ry­den (1963) es uno de los más des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes del lla­ma­do low­brow art y, se­gu­ra­men­te, el que más in­fluen­cia es­tá co­se­chan­do den­tro y fue­ra de ese ám­bi­to. Sus fas­ci­nan­tes re­ta­blos de cul­tu­ra po­pu­lar ame­ri­ca­na van ca­mino de con­quis­tar el re­co­no­ci­mien­to que nin­guno de sus com­pa­ñe­ros ha lo­gra­do. Ni si­quie­ra la tre­men­da Mar­ga­ret Kea­ne, a quien tan­to de­be y pio­ne­ra en he­chi­zar a los snobs a tra­vés del kitsch, ha al­can­za­do la fa­ma que Woody Allen le au­gu­ra­ba jo­co­sa­men­te en Slee­per (El dor­mi­lón, 1973).

Ry­den, que inau­gu­ró su ca­rre­ra en 1998 con su es­pec­ta­cu­lar Meat show, ha si­do pro­ta­go­nis­ta en el cir­cui­to un­der­ground de ar­te e ilus­tra­ción que es­tos úl­ti­mos años han pre­si­di­do re­vis­tas co­mo BLAB!, Jux­ta­poz, Giant Ro­bot, Hi Fruc­to­se o Raw vi­sions. En ellas, la van­guar­dia, la re­tro­guar­dia y el folk-art han cul­ti­va­do un cu­rio­so te­rreno que lo mis­mo ha ser­vi­do pa­ra ele­var a los al­ta­res el en­fer­mi­zo ar­te de Henry Dar­ger o Joe Co­le­man, que pa­ra pre­sen­tar a los pa­to­ló­gi­ca­men­te op­ti­mis­tas Gary Ba­se­man y Gary Ta­xa­li.

En­tre el có­mic y el cuen­to de ha­das

El des­pec­ti­vo tér­mino low­brow art (en opo­si­ción a high­brow, por in­te­lec­tual, es­ti­ra­do o eli­tis­ta) lo acu­ñó en 1979 el ar­tis­ta Ro­bert Wi­lliams re­fi­rién­do­se a su pro­pio tra­ba­jo, pro­pi­cian­do que ba­jo es­ta de­no­mi­na­ción que­da­ran sus amigos y ar­tis­tas fa­vo­ri­tos, fi­gu­ras re­gu­la­res en su re­vis­ta Jux­ta­poz. Tam­bién co­no­ci­dos co­mo pop su­rrea­lists, es­tos ar­tis­tas com­bi­na­ron la es­té­ti­ca del tat­too con el có­mic un­der­ground, el car­toon clá­si­co, la cul­tu­ra hot-rod, la pu­bli­ci­dad y los res­tos de ese gran nau­fra­gio que es el cuen­to tra­di­cio­nal, el cuen­to de ha­das o fairy ta­le.

Jun­to a Mark Ry­den –y los ci­ta- dos Co­le­man, Wi­lliams o Ba­se­man– des­ta­can Manuel Ocam­po, Mar­ga­ret Kill­ga­llen o Ca­mi­lle Ro­se Gar­cia. A pe­sar de que es­tos ar­tis­tas dis­po­nen de una red de ga­le­rías afi­nes, al­gu­nos pre­jui­cios im­pi­den to­da­vía ver­les en la li­ga su­pe­rior, si es que bus­can o re­quie­ren de tal ben­di­ción, por­que co­lec­cio­nis­tas y se­gui­do­res no les fal­tan en ab­so­lu­to (Ry­den ven­dió en el 2007 su cua­dro The tree of li­fe por 800.000 dó­la­res, antes in­clu­so de inau­gu­rar la ex­po­si­ción).

Al otro la­do del es­pe­jo, en el gran mer­ca­do del ar­te, pue­den ver­se re­fle­ja­dos ar­tis­tas con mu­cho en común, co­mo Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi, Mar­cel Dza­ma o el re­cien­te- men­te fa­lle­ci­do Mi­ke Kelley, jun­to a mo­vi­mien­tos de nue­vo cuño, co­mo los beau­ti­ful lo­sers, tam­bién ins­ta­la­dos en los al­re­de­do­res de Los Án­ge­les aun­que más jó­ve­nes y vin­cu­la­dos a la cul­tu­ra street art de los no­ven­ta. Todos, de he­cho, han apa­re­ci­do tam­bién en los ín­di­ces de las re­vis­tas ci­ta­das y con­fi­gu­ran, en el ima­gi­na­rio de mu­chos con­su­mi­do­res, un úni­co pai­sa­je artístico.

Uno­de los má­xi­mos co­lec­cio­nis­tas de Ry­den es Long Go­ne John, pro­mo­tor mu­si­cal vin­cu­la­do a fi­gu­ras co­mo Whi­te Stri­pes o Ho­le, que ha in­ver­ti­do una par­te im­por­tan­te de su for­tu­na en obras de Wi­lliams, Todd Schorr o Ry­den, a la vez que se ha ser­vi­do de su ar­te en cu­bier­tas de dis­cos pa­ra su se­llo Sim­pathy for the Re­cord In­dustry. Long Go­ne Jo­ne no só­lo ac­túa co­mo me­ce­nas sino que, al igual que mu­chos de es­tos ar­tis­tas, es un

> co­lec­cio­nis­ta fe­bril de tras­tos y ju­gue­tes vin­ta­ge. En el 2003, ini­ció su pro­pia co­lec­ción de ju­gue­tes de au­tor, Ne­ces­sa­ries Toy Foun­da­tion.

A los tó­pi­cos que aú­nan a mu­chos de los ar­tis­tas low­brow, Ry­den ha su­ma­do al­go es­pe­cial, cán­di­do y mor­bo­so al mis­mo tiem­po, ex­tra­ño y fa­mi­liar, re­con­for­tan­te y per­tur­ba­dor. Va­mos, me­ticu­losa­men­te si­nies­tro. Su ta­len­to pa­ra el di­bu­jo y la pin­tu­ra al óleo al es­ti­lo más aca­dé­mi­co, apli­ca­do a es­te elen­co y atrez­zo, no ha­ce sino acre­cen­tar ese efec­to de ex­tra­ña­mien­to. Hay, en su hie­ra­tis­mo, com­po­si- ción y mo­ti­vos re­in­ci­den­tes, una cla­ra re­fe­ren­cia a la ico­no­gra­fía ca­tó­li­ca, así co­mo a la ma­só­ni­ca y a la her­mé­ti­ca. Es co­mo si es­tu­vie­se ilus­tran­do el san­to­ral de ese ca­jón de sas­tre lla­ma­do ame­ri­ca­na, a ra­tos ins­pi­ra­do por re­na­cen­tis­tas co­mo­ro­bert­fludd oat­ha­na­sius­kir­cher, a ra­tos por sim­bo­lis­tas co­mo Odi­lon Re­don o Wi­lliam Bla­ke.

El mis­te­rio es el men­sa­je

Ry­den re­co­no­ce la plu­ra­li­dad de sus in­fluen­cias, en­tre las que se en­cuen­tran nu­me­ro­sos maes­tros de la pin­tu­ra eu­ro­pea, pe­ro su tra­ba­jo se re­sis­te a cual­quier aná­li­sis que pre­ten­da de­co­di­fi­car­lo. No hay sis­te­ma, el mis­te­rio es el men­sa­je. Sus es­ca­sas en­tre­vis­tas re­sul­tan al­go de­cep­cio­nan­tes, con las ima­gi­na­bles ci­tas a Pi­cas­so (“To­do ni­ño es un ar­tis­ta. El pro­ble­ma es có­mo se­guir sién­do­lo cuan­do te ha­ces ma­yor”) y en­sa­ya­das per­las de in­ge­nio (“Pin­to a Lin­coln por­que es el rey de los pre­si­den­tes”).

Tam­po­co en los ma­ni­fies­tos con que pre­sen­ta sus di­fe­ren­tes ex­po­si­cio­nes, más se­rios pe­ro nun­ca eru­di­tos, des­cu­bri­mos al Da­lí ca­paz de ar­mar un an­da­mio teó­ri­co, só­li­do y fas­ci­nan­te por sí mis­mo. A lo su­mo, des­ti­la fra­ses lyn­chia­nas so- bre un pro­ce­so crea­ti­vo que desea enig­má­ti­co: “Sen­tí a un pe­que­ño Abraham Lin­coln en mi hom­bro y me su­su­rró al oí­do: ‘Pin­ta car­ne’”.

Mark Ry­den na­ció en Med­ford, Ore­gon, pe­ro cre­ció en el sur de Ca­li­for­nia, es­ta­do en el que aún re­si­de con sus hi­jos Ro­sie y Jas­per y su es­po­sa Ma­rion Peck, tam­bién ar­tis­ta y con la que ha fir­ma­do re­cien­te­men­te un li­bro, Sweet wis­hes.

Ry­der es un co­lec­cio­nis­ta com­pul­si­vo de to­do ti­po de ob­je­tos y pa­ra­fer­na­lia. Su es­tu­dio, co­mo sus cua­dros y mu­chas de sus ex­po­si­cio­nes, evo­can las wun­der­kam­mer re­na­cen­tis­tas, los ga­bi­ne­tes de cu-

rio­si­da­des con los que prín­ci­pes y al­qui­mis­tas se re­ga­la­ban la vis­ta y el es­pí­ri­tu des­de el si­glo XVI. Mu­chas de sus ex­po­si­cio­nes se han ar­ti­cu­la­do en torno a un te­ma –la car­ne, los ár­bo­les o los pe­lu­ches blan­cos– y han es­ta­do co­ro­na­das con pe­que­ñas ins­ta­la­cio­nes, teatros de su mun­do, que reúnen exó­ti­cos y nos­tál­gi­cos ha­llaz­gos de mercadillo.

El as­pec­to es­cul­tó­ri­co de su tra­ba­jo ha ido cre­cien­do pro­gre­si­va­men­te, no só­lo con es­tas ins­ta­la­cio­nes sino con al­gu­nas es­cul­tu­ras y, so­bre to­do, con los ela­bo­ra­dí­si­mos mar­cos que lu­cen mu­chos de sus cua­dros. Si en su ex­po­si­ción de la car­ne (1998) pa­re­cía con­for­mar­se con mar­cos ba­rro­cos de se­rie, des­de su The tree show (2007), mu­chas de sus obras lu­cen es­pec­ta­cu­la­res mar­cos di­se­ña­dos por él mis­mo y ma­nu­fac­tu­ra­dos en es­pe­cial­men­te pa­ra él en Tai­lan­dia. Son ver­da­de­ras ex­ten­sio­nes de la obra, y ya no un me­ro con­te­ne­dor, que en oca­sio­nes es­tán po­bla­das de tex­tos y fi­gu­ras, mien­tras que en otras cre­cen co­mo mo­ti­vos ve­ge­ta­les des­de el cua­dro ha­cia el ex­te­rior, echan­do raíces en la pa­red y avan­zan­do ha­cia el ros­tro del es­pec­ta­dor.

Es­te gus­to por la sin­gu­la­ri­dad lle­ga tam­bién a sus pu­bli­ca­cio­nes, mu­chas de las cua­les, por tamaño, di­se­ño o nú­me­ro de ti­ra­da, bu­can ha­cer de las mis­mas un ob­je­to artístico, es­ca­so y pre­cia­do co­mo su pro­pia obra.

La edi­to­rial Tas­chen, que al­ter­na des­de ha­ce tiem­po lo hi­per­vul­gar con lo hiperexclu­sivo, le aca­ba de de­di­car a Ry­den un li­bro con ca­rác­ter an­to­ló­gi­co, Pin­xit, con una ti­ra­da de mil ejem­pla­res fir­ma­dos por el au­tor y un pre­cio al­go ex­clu­yen­te: 750 eu­ros. Es­pe­re­mos que, co­mo sue­len ha­cer con sus tí­tu­los más inac­ce­si­bles, in­cor­po­re más ade­lan­te a su ca­tá­lo­go una edi­ción abor­da­ble des­de el bol­si­llo uni­ver­sal.

En Mark Ry­den, el su­rrea­lis­mo pop ha en­con­tra­do a su em­ba­ja­dor de­fi­ni­ti­vo, el per­fec­to equi­li­brio en­tre lo cu­te y la con­ta­mi­na­ción, la anun­cia­ción y la pro­fe­cía dia­bó­li­ca, la in­fan­cia re­vi­si­ta­da y la am­bi­gua­men­te re­sig­ni­fi­ca­da. To­do, a car­go de un me­lan­có­li­co ma­go con pin­cel, tan in­quie­tan­te co­mo su que­ri­do Phi­neas T. Bar­num, em­pre­sa­rio de cir­co y mis­ti­fi­ca­dor al que tam­bién ido­la­tra­ba su clien­te Mi­chael Jack­son. Todos, si­nó­ni­mo de freak.

MARK RY­DEN/ COR­TE­SÍA TAS­CHEN

Mark Ry­den, ‘The Crea­trix’ (2005)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.