En la cu­na equi­vo­ca­da

No­ve­la au­to­bio­grá­fi­ca

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - LAU­RA FREI­XAS

La adop­ción es­tá de mo­da: no só­lo se ha ge­ne­ra­li­za­do, sino que se ha­bla ca­da vez más de ella. Adop­tan­tes y adop­ta­dos cuen­tan su his­to­ria. Y en­tre to­das, se­rá di­fí­cil en­con­trar al­gu­na más te­rro­rí­fi­ca, pe­ro tam­bién más di­ver­ti­da, que es­ta. ¿Por qué ser fe­liz cuan­do pue­des ser nor­mal? (la fra­se se la di­jo su ma­dre adop­ti­va cuan­do Jean­net­te le hi­zo sa­ber que le gus­ta­ban las chi­cas y era fe­liz así) na­rra una in­fan­cia que la au­to­ra ca­li­fi­ca, con iro- nía, de “un po­co ra­ra”. Pues sus adop­tan­tes eran fun­da­men­ta­lis­tas cris­tia­nos: gen­te que por ejem­plo, ha­bía he­re­da­do her­mo­sos cua­dros, y los te­nía col­ga­dos en el sa­lón… de ca­ra a la pa­red, pa­ra no co­me­ter pe­ca­do de idolatría. Oque dis­cu­tía con to­da se­rie­dad qué pa­sa­rá, cuan­do re­su­ci­ten los muer­tos, con quie­nes per­die­ron los dien­tes: ¿re­co­bra­rán su den­ta­du­ra ori­gi­nal, en cu­yo ca­so no hay pro­ble­ma con in­ci­ne­rar­los, o más va­le en­te­rrar­los, de mo­do que con­ser­ven la pos­ti­za y es­tén gua­pos cuan­do se pre­sen­ten al Se­ñor...?

Las anéc­do­tas son pin­to­res­cas, pe­ro el re­tra­to es en con­jun­to más que som­brío. Pro­le­ta­rios del nor­te de In­gla­te­rra, los Win­ter­son vi­vían en con­di­cio­nes mi­se­ra­bles: co­mo el pa­dre co­bra­ba los vier­nes, era ha­bi­tual que el jue­ves ya no hu­bie­se ni co­mi­da ni calefacció­n (que fun­cio­na­ba con mo­ne­das).

Au­to­ri­ta­ria, lu­ná­ti­ca y fa­ná­ti­ca re­li­gio­sa, la ma­dre, cuan­do se en­fa­da­ba con Jean­net­te (cons­tan­te­men­te), ex­cla­ma­ba: “¡El De­mo­nio nos lle­vó a la cu­na equi­vo­ca­da!”; más que de una adop­ción, es­ta au­to­bio­gra­fía pa­re­ce el re­la­to de un se­cues­tro...

Pe­ro la cos­tum­bre de leer y me­mo­ri­zar (la Bi­blia) y par­ti­ci­par en gru­pos de es­tu­dio y de­ba­te (re­li­gio- so) agu­zó en Jean­net­te la ca­pa­ci­dad de re­fle­xión, lo que le ser­vi­ría, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, pa­ra ale­jar­se de to­do lo que re­pre­sen­ta­ban sus pa­dres adop­ti­vos: con­si­guió una be­ca pa­ra Ox­ford y tras el enor­me éxi­to de su pri­me­ra no­ve­la (la au­to­bio­grá­fi­ca Fru­ta prohi­bi­da) fi­gu­ra hoy en­tre los es­cri­to­res más co­no­ci­dos de su país.

¿Por qué ser fe­liz…? re­to­ma la his­to­ria na­rra­da en Fru­ta prohi­bi­da, pe­ro va más allá, con­tan­do, a re­ta­zos (al­go des­hil­va­na­dos, la verdad sea di­cha) su vi­da pos­te­rior y la bús­que­da de sus pa­dres bio­ló­gi­cos. Bús­que­da cu­yos re­sul­ta­dos no re­ve­la­re­mos pa­ra no es­tro­pear­le a na­die la lec­tu­ra de es­te li­bro in­te­li­gen­te, emo­ti­vo e in­só­li­to (con una tra­duc­ción, por cier­to, ma­ni­fies­ta­men­te me­jo­ra­ble).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.