Una dis­tan­te gra­ve­dad

His­to­ria Otor­ga­da con cuen­ta­go­tas, la Or­den del Toi­són de Oro es des­de su crea­ción en 1430 re­fle­jo del po­der y de su pom­pa; el rey Juan Car­los, en su con­di­ción de du­que de Bor­go­ña, os­ten­ta el tí­tu­lo de Gran Maes­tre de la Or­den

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - JOAN-LLUÍS PA­LOS

Cuan­do el pa­sa­do mes de enero el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa se pre­sen­tó en le Pa­la­cio de la Mon­cloa lu­cien­do en la so­la­pa la in­sig­nia que le acre­di­ta­ba co­mo ca­ba­lle­ro de la Or­den del Toi­són de Oro, ape­nas po­día ocul­tar su sa­tis­fac­ción. Al­gu­nos de sus pre­de­ce­so­res ha­bían fra­ca­sa­do en su in­ten­to de con­se­guir­la. Se cuenta que Va­léry Gis­card d'es­taing pu­so co­mo con­di­ción el pre­cia­do ve­llo­cino de oro a cam­bio de asis­tir a la ce­re­mo­nia de co­ro­na­ción del rey Juan Car­los I que, en su con­di­ción de du­que de Bor­go­ña, os­ten­ta el tí­tu­lo de Gran Maes­tre de la Or­den. Al pa­re­cer, el mo­nar­ca re­cha­zó se­me­jan­te chan­ta­je ple­be­yo. De he­cho, la ha otor­ga­do en cuen­ta­go­tas y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, a sus con­gé­ne­res de tes­tas co­ro­na­das. Co­mo mues­tra de apre­cio por la dis­tin­ción, Ni­co­lás Sar­kozy se des­pla­zó ex­pre­sa­men­te a Ma­drid pa­ra re­ci­bir­la en una pom­po­sa ce­re­mo­nia en el Pa­la­cio Real. Al­go que no ocu­rría des­de ha­cía mu­cho tiem­po. Y que, sin em­bar­go, en mo­do al­guno re­sul­tó un detalle me­nor. A fin de cuen­tas, si al­go ca­rac­te­ri­zó des­de sus orí­ge­nes a la Or­den crea­da en 1430 por el du­que de Bor­go­ña Fe­li­pe el Bueno, fue su ape­go a la li­tur­gia del po­der.

Co­rría lo­que Johan Hui­zin­ga ca­li­fi­có en su por­ten­to­so es­tu­dio co­mo El Oto­ño de la Edad Me­dia cuan­do el es­pí­ri­tu de la ca­ba­lle­ría ha­bía trans­mu­ta­do las he­roi­cas ges­tas en el cam­po de ba­ta­lla por una pa­ra­noi­ca exal­ta­ción de las for­mas, el lu­jo y la ex­qui­si­tez re­fle­ja­da en ob­je­tos, mu­chos de ellos pre­sen­tes en la ex­po­si­ción, con una ele­va­da con­cen­tra­ción de men­sa­jes sim­bó­li­cos: la cruz del Ju­ra­men­to, la co­pa de Bor­go­ña, el man­to ro­jo fo­rra­do de ar­mi­ño y, por su­pues­to, el carnero o ve­llo­cino de oro col­gan­do de sun­tuo­sos co­lla­res. Una com­bi­na­ción de men­sa­jes pa­ga­nos y cris­tia­nos que evo­ca­ba tan­to el via­je de Ja­són y los ar­go­nau­tas co­mo el de Ge­deón na­rra­do en el li­bro de los Jue­ces.

Gra­cias a su he­ren­cia bor­go­ño­na, la con­di­ción de Gran Maes­tre de la Or­den aca­bó re­ca­yen­do en el em­pe­ra­dor Car­los V. Des­de en­ton­ces, ha per­ma­ne­ci­do vin­cu­la­da a la Co­ro­na es­pa­ño­la. Sus des­cen­dien­tes sin­tie­ron siem­pre un or­gu­llo es­pe­cial por es­ta con­di­ción has­ta el pun­to de que el toi­són apa­re­ció so­bre sus pe­chos en la ma­yo­ría de sus re­tra­tos ofi­cia­les.

‘Per­fil de ma­jes­tad’

No era pa­ra me­nos. Su ce­re­mo­nial, al que Car­losv­con­ce­dió ran­go ofi­cial en la cor­te es­pa­ño­la, con­tri­bu­yó a trans­mi­tir ese per­fil de ma­jes­tad que tan­to fa­vo­re­ció la con­so­li­da­ción de la au­to­ri­dad mo­nár­qui- ca, en el que el lu­jo se da­ba la mano con la gra­vi­tas, ex­pre­sa­da en una ele­gan­cia aus­te­ra, la au­sen­cia de ges­tos gran­di­lo­cuen­tes y el gus­to por el si­len­cio y la vi­da re­ti­ra­da.

La re­fe­ren­cia de es­te nue­vo mo­do de re­pre­sen­ta­ción fue­ron los re­tra­tos que Rogier van der Wey­den hi­zo del pro­pio Fe­li­pe el Bueno, en po­si­ción de tres cuar­tos, ves­ti­do de ne­gro so­bre fon­do os­cu­ro y el ve­llo­cino en el cen­tro.

Pa­ra per­ca­tar­se del éxi­to de es­ta ima­gen bas­ta con­tem­plar los re­tra­tos que Lu­cas Cra­nach el Vie­jo reali­zó pa­ra Car­los V, So­fo­nis­ba An­guis­so­la pa­ra Fe­li­pe II, Die­go Ve­láz­quez pa­ra Fe­li­pe IV o Juan Ca- rre­ño de Mi­ran­da pa­ra Car­los II, todos ellos pre­sen­tes en la mues­tra. Le­jos de cons­ti­tuir un sim­ple adorno, el toi­són ac­tua­ba co­mo cau­san­te de su dig­ni­dad.

Es­te mo­do de re­pre­sen­ta­ción cam­bió cuan­do en 1700 ac­ce­dió a la Co­ro­na de España una di­nas­tía de nue­vos ri­cos con gus­tos hor­te­ras y ten­den­cias his­trió­ni­cas. Pe­ro ahí si­guió es­tan­do el pre­cia­do ve­llo­cino col­gan­do so­bre sus ves­ti­dos de co­lo­ri­nes. Co­mo Ni­co­lás Sar­kozy y Juan Car­los I sa­ben per­fec­ta­men­te, su va­lor co­mo sím­bo­lo de ex­clu­si­vi­dad se ha man­te­ni­do in­tac­to has­ta nues­tro días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.