No­pa­re­cen un gru­po de rock...

La Vanguardia - Culturas - - EN DIRECTO -

En el éxi­to de un gru­po co­mo Ma­nel, más allá de las cues­tio­nes ar­tís­ti­cas, tex­tos li­te­ra­rios o ha­llaz­gos me­ló­di­cos, que han si­do fun­da­men­ta­les a la ho­ra de en­jui­ciar su res­pues­ta po­pu­lar o re­per­cu­sión co­mer­cial, ha ju­ga­do o ha te­ni­do tam­bién su pe­so la ima­gen del gru­po –¿o ha­bría que de­cir la no-ima­gen?–, que ha co­la­bo­ra­do, co­mo si se tra­ta­ra de un bo­nus ex­tra, en su pro­yec­ción me­diá­ti­ca. Es cier­to que po­drían pa­sar por al­guno de los acam­pa­dos de las pa­sa­das re­vuel­tas de in­dig­na­dos 15-M que ame­ni­za­ban con sus gui­ta­rras las no­ches al ra­so ba­jo las es­tre­llas. O los protagonis­tas ju­ve­ni­les de uno de esos anun­cios de te­le­fo­nía mó­vil ymen­sa­jes po­si­ti­vis­tas. Y tam­bién es cier­to que di­fí­cil­men­te po­drían pa­sar por ser al­guno de esos personajes que Jor­di Labanda di­bu­ja ca­da se­ma­na en el Ma­ga­zi­ne de La Van­guar­dia (sus protagonis­tas mu­si­ca­les de­be­rían ir, en es­te ca­so por cues­tio­nes es­té­ti­cas, a car­go de As­trud. Y has­ta si me apu­ran, de unos es­ti­li­za­dos Mis­hi­ma, con su can­tan­te Da­vid Ca­ra­bén a la ca­be­za).

Con ese as­pec­to de eter­nos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios Eras­mus y de­vo­ra­do­res de las pe­lí­cu­las de Wes Anderson, de lec­to­res de Tin­tín y El Mun­do De­por­ti­vo, el gru­po Ma­nel ha aca­ba­do pro­yec­tan­do una ima­gen cer­ca­na y fa­mi­liar den­tro de esa lar­ga y flui­da co­rrien­te de mú­si­cos que han he­cho de lo na­tu­ral y lo sim­ple –la mo­da del do it your­self, hazlo tu mis­mo– su in­du­men­ta­ria, en con­tra­po­si­ción a las len­te­jue­las y bri­llos es­cé­ni­cos. Alas ca­za­do­ras Spencer y los tra­jes de Hu­go Boss. El re­torno de la reali­dad fren­te al im­pe­rio del glamur y de la épi­ca.

Una es­té­ti­ca, por otro la­do, en la­que­se aco­mo­da una bue­na­par­te de la es­ce­na pop-folk-in­die in­ter­na­cio­nal. De­je­mos fue­ra del mar­co la ima­gen psi­co­dé­li­ca de un De­ven­dra Ban­hart y la he­ren- cia Mon­te­rrey pop. Si el ve­ne­ra­do Kurt Co­bain y los mu­cha­chos de Seattle con­si­guie­ron pa­ten­tar un es­ti­lo a par­tir de una vo­lun­tad de an­ti­mo­da –co­mo en su mo­men­to­hi­cie­ron los exis­ten­cia­lis­tas con el ne­gro co­mo co­lor de ca­lle– y con ello la vuel­ta de las ca­mi­sas de fra­ne­la de cua­dros y los go­rros de la­na a la pri­me­ra di­vi­sión y con­cier­tos un­plug­ged, Ma­nel, sin lle­gar al des­ali­ño de sus pre­ce­den­tes ni caer en el baúl vin­ta­ge, se han ale­ja­do tan­to de la ac­ti­tud look-dandy co­mo del uni­for­me es­tre­lla-rock, pa­ra cons­truir­se un es­ti­lo de chi­cos de la ca­lle. La ve­cin­dad co­mo­mo­de­lo o ar­ma de se­duc­ción. Ca­mi­se­tas o jer­sey de la­na so­bre el es­ce­na­rio pa­ra can­tar sus historias de tin­tes me­lan­có­li­cos o sen­ti­men­ta­les. Un ca­sual wear acor­de con su sound­track. En­tre Le­vi’s y Spring­field.

Mien­tras tan­to, el gran es­ce­na­rio si­gue ne­ce­si­tan­do de los fue­gos de ar­ti­fi­cio, ya sean los de Ma­don­na –en su úl­ti­ma re­en­car­na­ción re­me­mo­ran­do a la Cleo­pa­tra-eli­za­beth Tay­lor– o los de su he­re­de­ra, Lady Ga­ga, co­mo apén­di­ce trans­gre­sor. Un flui­do cons­tan­te en­tre mo­da y es­pec­tácu­lo y unos la­zos ca­da vez más sos­pe­cho­sos y de­pen­dien­tes en­tre la al­fom­bra ro­ja y la mú­si­ca. Y al otro la­do del es­pe­jo, otros mú­si­cos y gru­pos cons­tru­yen esa ico­no­gra­fía lí­ri­ca don­de lo na­tu­ral has­ta pa­re­ce ha­ber­se pues­to de mo­da.

ANA JI­MÉ­NEZ MA­NÉ ES­PI­NO­SA

02 Ma­nel: Ro­ger Pa­di­lla, Mar­tí May­mó, Gui­llem Gis­bert y Ar­nau Vall­vé, fo­to­gra­fia­dos el pa­sa­do año en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.