De los ti­pos gó­ti­cos al or­de­na­dor

Me­mo­ria his­tó­ri­ca del ti­po­gra­fía

La Vanguardia - Culturas - - TEMA - AL­BERT COR­BE­TO

En la ac­tua­li­dad es­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos con una gran va­rie­dad de le­tras de di­se­ños muy dis­tin­tos. Pe­se a que ló­gi­ca­men­te exis­ten con­ven­cio­nes y cier­tas prác­ti­cas que fa­ci­li­tan una me­jor per­cep­ción de las dis­tin­tas ti­po­gra­fías, nos en­fren­ta­mos a ellas con nor­ma­li­dad, en ám­bi­tos y so­por­tes di­fe­ren­tes, sin pres­tar ex­ce­si­va aten­ción a su ori­gen o a las par­ti­cu­la­ri­da­des de su di­se­ño, y sin ad­ver­tir los usos pa­ra los que ori­gi­na­ria­men­te fue­ron crea­das. La di­fu­sión de los or­de­na­do­res pro­pi­ció que mi­llo­nes de per­so­nas ini­cia­ran una re­la­ción mu­cho más di­rec­ta con la ti­po­gra­fía y se edu­ca­ran en el tra­to de un am­plio re­per­to­rio de di­se­ños, pe­ro es­ta adap­ta­ción a los di­fe­ren­tes ti­pos de le­tra for­ma par­te de lo que po­dría­mos lla­mar la me­mo­ria his­tó­ri­ca, y es el re­sul­ta­do de la con­vi­ven­cia con to­das aque­llas va­rian­tes que pro­gre­si­va­men­te se fue­ron in­tro­du­cien­do des­de la in­ven­ción del ar­te ti­po­grá­fi­co. De he­cho, la his­to­ria de la ti­po­gra­fía in­clu­ye nu­me­ro­sos ejem­plos que mues­tran la di­fí­cil acep­ta­ción que en su mo­men­to tu­vie­ron cier­tas in­no­va­cio­nes es­ti­lís­ti­cas, así co­mo la vo­lun­tad de sa­tis­fa­cer los há­bi­tos de los lec­to­res, que se re­ve­la en la con­ti­nui­dad que en ge­ne­ral ha ca­rac­te­ri­za­do la crea­ción de ti­pos de im­pren­ta.

Ca­be re­cor­dar que los ti­pos gó­ti­cos que se usa­ron en los pri­me­ros im­pre­sos a me­dia­dos del si­glo XV imi­ta­ban fiel­men­te la le­tra de la Bi­blia y de los mi­sa­les ma­nus­cri­tos ale­ma­nes de la épo­ca, bá­si­ca­men­te por­que era la que el pú­bli­co lec­tor iden­ti­fi­ca­ba con ma­yor fa­ci­li­dad. Pe­ro cuan­do los ar­te­sa­nos que di­fun­dían el nue­vo ar­te ti­po­grá­fi­co lle­ga­ron a la Ita­lia del Re­na­ci­mien­to se die­ron cuenta de que sus le­tras an­gu­lo­sas no eran del gus­to lo­cal y tu­vie­ron que di­se­ñar una nue­va­gó­ti­ca más re­don­dea­da­de acuer­do con los mo­de­los ma­nus­cri­tos a los que sus nue­vos clien­tes es­ta­ban ha­bi­tua­dos. Del mis­mo mo­do, el con­tex­to cul­tu­ral que los im­pre­so­res ale­ma­nes en­con­tra­ron en los paí­ses me­ri­dio­na­les pro­pi­ció el na­ci­mien­to de una nue­va le­tra, ins­pi­ra­da en la mi­nús­cu­la neo­ca­ro­lon­gia que ha­bían po­pu­la­ri­za­do los círcu­los hu­ma­nis­tas, y que se de­no­mi­nó ro­ma­na en re­fe­ren­cia al lu­gar de su apa­ri­ción ini­cial. Es­tos ti­pos tu­vie­ron una rá­pi­da ex­pan­sión y en po­cos años se gra­ba­ron al­gu­nas va­rian­tes que sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción a Fran­ces­co Grif­fo, quien cor­tó los ti­pos que el im­pre­sor ve­ne­ciano Aldo Ma­nu­zio po­pu­la­ri­zó gra­cias al éxi­to in­ter­na­cio­nal de su ac­ti­vi­dad edi­to­rial. El mo­de­lo al­dino se con­vir­tió en el ca­non de la le­tra ro­ma­na, tan­to en la for­ma re- don­da co­mo en la cursiva, y fue to­ma­do co­mo re­fe­ren­te por los gran­des gra­ba­do­res fran­ce­ses y fla­men­cos, co­mo Clau­de Ga­ra­mond, cu­yos di­se­ños per­ma­ne­cie­ron co­mo el es­ti­lo do­mi­nan­te du­ran­te ca­si dos­cien­tos años.

No­fue has­ta el si­glo XVIII cuan­do se ges­ta­ron las pri­me­ras pro­pues­tas pa­ra ra­cio­na­li­zar el di­se­ño de ti­pos y re­vi­sar los an­ti­guos mo­de­los hu­ma­nís­ti­cos. En esos años se fa­vo­re­ció la apa­ri­ción de va­rian­tes ti­po­grá­fi­cas na­cio­na­les, in­clu­so en paí­ses tra­di­cio­nal­men­te de­pen­dien­tes de la im­por­ta­ción de ma­te­rial ti­po­grá­fi­co, co­mo España e In­gla­te­rra. En Lon­dres, el armero Wi­lliam Cas­lon se es­pe­cia­li­zó en la fa­bri­ca­ción de ti­pos to­man­do co­mo­re­fe­ren­te los mo­de­los ho­lan­de­ses que des­de el si­glo an­te­rior se usa­ban en las im­pren­tas del país. Pe­ro la pri­me­ra apor­ta­ción ori­gi­nal in­gle­sa se de­bió a John Bas­ker­vi­lle, quien mo­di­fi­có la tra­di­cio­nal ro­ma­na an­ti­gua se­gún las nue­vas ten­den­cias que se im­po­nían en Eu­ro­pa y el efec­to de la es­cri­tu­ra ma- nual del país. Sin em­bar­go la con­ser­va­do­ra so­cie­dad bri­tá­ni­ca de la épo­ca pre­fe­ría las for­mas tra­di­cio­na­les de Cas­lon y no apre­cia­ba las no­ve­da­des de los di­se­ños de Bas­ker­vi­lle, que in­clu­so fue acu­sa­do de que­rer de­jar cie­gos a los lec­to­res por el efec­to que pro­du­cía el con­tras­te en­tre los tra­zos fi­nos y grue­sos de sus le­tras y el can­san­cio que pro­du­cía la lec­tu­ra con­ti­nua­da de sus obras.

Las in­no­va­cio­nes ti­po­grá­fi­cas del si­glo XVIII cul­mi­na­ron en los ca­rac­te­res mo­der­nos de Di­dot y Bo­do­ni. Es­tos di­se­ños, ca­rac­te­ri­za­dos por un gran con­tras­te en­tre tra­zos y unos ter­mi­na­les ex­tre­ma­da­men­te lar­gos y del­ga­dos, no só­lo pa­sa­ron a do­mi­nar la pro­duc­ción eu­ro­pea sino que fue­ron tam­bién la ins­pi­ra­ción pa­ra las nue­vas ti­po­lo­gías del si­glo XIX. Las ne­ce­si­da­des de la nue­va so­cie­dad sur­gi­da de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial ha­bían for­za­do la apa­ri­ción de nue­vos im­pre­sos, in­dis­pen­sa­bles pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de un ma­te­rial más vi­sual, di­ri­gi­do mu­chas ve­ces a per­so­nas no ha­bi­tua­das a la lec­tu­ra. Es­tos im­pre­sos, co­mo pe­rió­di­cos, anun­cios o car­te­les, re­que­rían un ma­te­rial ti­po­grá­fi­co más lla­ma­ti­vo y que pu­die­ra ar­ti­cu­lar la in­for­ma­ción ade­cua­da­men­te en ca­da uno de los me­dios y for­ma­tos. La des­via­ción de la nor­ma que im­pli­ca­ban los es­ti­los mo­der­nos abrió el ca­mino pa­ra que a los ti­pos de lec­tu­ra se aña­die­ran otros pa­ra la rea­li­za­ción de ti­tu­la­res y tex­tos lla­ma­ti­vos y, de es­te mo­do, a par­tir de una in­fi­ni­dad de va­ria­cio­nes y exa­ge­ra­cio­nes de es­te mo­de­lo, apa­re­cie­ron las le­tras ne­gri­tas, los ca­rac­te­res de fan­ta­sía, las egip­cias o las le­tras de pa­lo se­co.

Es­ta re­vo­lu­ción ti­po­grá­fi­ca ge­ne­ró un buen nú­me­ro de reac­cio­nes con­tra­rias, co­mo la li­de­ra­da por Wi­lliam Mo­rris, que pro­po­nían re­cu­pe­rar los an­ti­guos ni­ve­les de ca­li­dad y la im­plan­ta­ción de un nue­vo ti­po de le­tra ins­pi­ra­do en las for­mas del pa­sa­do. Pe­ro la irrup­ción de la am­plia va­rie­dad de ca­rác­te­res que aca­ba­ron con el do­mi­nio ex­clu­si­vo de los ti­pos de lec­tu­ra ini­ció el ca­mino a la di­ver­si­dad es­ti­lís­ti­ca que ca­rac­te­ri­zó el si­glo si­guien­te. Es­te nue­vo con­tex­to fue po­si­ble gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos por­que, en reali­dad, la pro­duc­ción de ti­pos siem­pre ha­bía si­do len­ta y de una gran di­fi­cul­tad. De­be con­si­de­rar­se que las mis­mas téc­ni­cas ar­te­sa­nas que se usa­ron con la in­ven­ción del ar­te de la im­pren­ta per­vi­vie­ron du­ran­te más de cua­tro si­glos, y só­lo pu­die­ron me­ca­ni­zar­se con el per­fec­cio­na­mien­to de las téc­ni­cas pan­to­grá­fi­cas y su exi­to­sa apli­ca­ción a las má­qui­nas de com­po­si­ción en ca­lien­te. La ne­ce­si­dad de pro­veer con bue­nos ti­pos las nue­vas ma­qui­na­rias ori­gi­nó la ten­den­cia his­to­ri­cis­ta ca­rac­te­rís­ti­ca del si­glo XX, es­pe­cial­men­te in­cen­ti­va­da por la in­dus­tria grá­fi­ca, con el ob­je­ti­vo de es­tu­diar las an­ti­guas for­mas de le­tras e im­pul­sar ver­sio­nes adap­ta­das. De for­ma pa­ra­le­la, las nue­vas co­rrien­tes ti­po­grá­fi­cas, vin­cu­la­das en gran me­di­da a los mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos, re­cu­rrie­ron tam­bién a unos mo­de­los ya exis­ten­tes, las le­tras de pa­lo se­co, que aun­que me­nos an­ti­guas ha­bían sur­gi­do en el si­glo an­te­rior en el ám­bi­to de la pu­bli­ci­dad.

La bús­que­da de nue­vas for­mas, en ge­ne­ral a par­tir de las ya exis­ten­tes, ha con­ti­nua­do in­tac­ta, pe­se a que con la re­vo­lu­ción di­gi­tal la ti­po­gra­fía abrió sus puer­tas de par en par y un buen nú­me­ro de di­se­ña­do­res pu­die­ron ge­ne­rar nue­vas fuen­tes sin ne­ce­si­dad de una for­ma­ción pre­via. Las for­mas de las le­tras ya no fue­ron ex­clu­si­va­men­te re­in­ter­pre­ta­cio­nes de los an­ti­guos ti­pos de im­pren­ta sino que pa­sa­ron a ser un te­rreno inago­ta­ble pa­ra la ex­pe­ri­men­ta­ción.

Al­bert Cor­be­to es doc­tor en His­to­ria del Ar­te por la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na y rea­li­za su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal en la Reial Aca­dè­mia de Bo­nes Lle­tres de Bar­ce­lo­na. Es au­tor de di­ver­sos ar­tícu­los y mo­no­gra­fías so­bre la his­to­ria de la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.