Gim­fe­rrer y los bi­blió­fi­los

La Vanguardia - Culturas - - ES­CRI­TU­RAS - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN EL PA­LA­CIO DE LOS SA­BIOS. EL DIE­TA­RIO.

Cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra de­jar­se caer por la Reial Aca­dè­mia de Bo­nes Lle­tres. Ubi­ca­da en el Pa­lau Re­ca­sens, de la ca­lle Bis­be Caça­dor, cons­ti­tu­ye uno de los rin­co­nes más be­llos y se­cre­tos de la Bar­ce­lo­na li­te­ra­ria. En un re­por­ta­je de ha­ce años, Jor­di Gal­ves la bau­ti­zó co­mo “el pa­la­cio de los sa­bios ca­ta­la­nes”, que se­me­ja “un cas­ti­llo de leyenda en­ca­bal­ga­do so­bre la an­ti­gua mu­ra­lla de Bar­ce­lo­na”. Fue fun­da­da en 1729 co­mo con­ti­nua­do­ra de la Aca­de­mia Des­con­fia­da de Pau Ig­na­si de Dal­ma­ses, pa­ra im­pul­sar los es­tu­dios fi­lo­só­fi­cos, li­te­ra­rios y de His­to­ria de Ca­ta­lun­ya (y tam­bién la lec­tu­ra de poe­sías jo­co­sas). Su ac­tual pre­si­den­te, Pe­re Mo­las, si­gue una tra­di­ción en la que fi­gu­ran Ma­nuel Mi­là i Fon­ta­nals, Joa­quim Ru­bió, Eduard To­da, Agus­tí Du­ran i San­pe­re y Mar­tí de Ri­quer (que lo fue de 1963 a 1996).

La As­so­cia­ció de Bi­bliò­fils bar­ce­lo­ne­sa es tam­bién una en­ti­dad ex­qui­si­ta. Crea­da en 1943, sus miem­bros son gen­te apa­sio­na­da por el li­bro co­mo ob­je­to, las be­llas en­cua­der­na­cio­nes y las edi­cio­nes ra­ras. El ac­tual pre­si­den­te, Jor­di Es­tru­ga, hom­bre de em­pre­sa que tra­ba­jó jun­to a Car­los Fe­rrer Sa­lat, co­lec­cio­na an­ti­guas cró­ni­cas ca­ta­la­nas y, en los úl­ti­mos tiem­pos, ha es­ta­do tras mu­chas ex­po­si­cio­nes e ini­cia­ti­vas vin­cu­la­das a la bi­blio­fi­lia. La úl­ti­ma se desa­rro­lló en la Reial Aca­dè­mia de Bo­nes Lle­tres, el pa­sa­do 15 de fe­bre­ro.

La As­so­cia­ció pre­sen­ta­ba su úl­ti­ma pu­bli­ca­ción, El ca­liu i la cen­dra, con tex­tos de Pe­re Gim­fe­rrer, se­lec­cio­na­dos por En­ric Bou, e ilus­tra­cio­nes de Pe­re­jau­me. De al­gu­nos vi en su día el ori­gi­nal: son los que per­te­ne­cen al Die­ta­ri que Gim­fe­rrer pu­bli­có en El Co­rreo Ca­ta­lán por in­vi­ta­ción de su di­rec­tor Llo­re­nç Go­mis. Yo en­tré a ha­cer una sus­ti­tu­ción en ese dia­rio en ve­rano de 1980 y a ve­ces con­ver­sa­ba con aquel sin­gu­lar co­la­bo­ra­dor –ya muy co­no­ci­do– que apa­re­cía con tra­je os­cu­ro, cha­le­co y som­bre­ro (y a me­nu­do ga­bar­di­na), desafian­do los ri­go­res es­ti­va­les, por la re­dac­ción de Con­sell de Cent. Con los años el atuen­do no ha cam­bia­do, pe­ro sus cor­ba­tas son más ale­gres.

El Die­ta­ri, con sus vin­cu­la­cio­nes en­tre ex­pe­rien­cia au­to­bio­grá­fi­ca, al­ta cul­tu­ra y cul­tu­ra pop (o lo que es lo mis­mo, su ca­pa­ci­dad pa­ra com­bi­nar un pa­seo por el la­do so­lea­do de la Dia­go­nal con alu­sio­nes a Oc­ta­vio Paz o al Ma­bu­se de Fritz Lang), es una de las ex­pe­rien­cias más ori­gi­na­les que co­noz­co de pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, aun­que du­do que su au­tor lo ca­li­fi­ca­ra así. En la pre­sen­ta­ción, Pe­re­jau­me ha­bló de “es­cri­tu­ra ce­re­bral con co­ne­xio­nes in­fi­ni­tas de ma­te­rial he­te­ro­gé­neo”. A mí me ale­gró re­en­con­trar­me con tex­tos leí­dos en mis pri­me­ros me­ses del Co­rreo, co­mo el del 22 de agos­to de 1980 –vier­nes–, en el que se pre­gun­ta: “Die­ta­ri fals, die­ta­ri ver? Ex­tern o bé in­tern? Els qui es­cri­vim un die­ta­ri sa­bem que ai­xò té tant de risc i tan­ta d´am­bi­güi­tat i tan­ta de se­duc­ció i tan­tes de de­fa­llen­ces com to­ta la li­te­ra­tu­ra. O com la vi­da”. De El ca­liu i la cen­dra se han im­pre­so en pa­pel Bi­blio­print dos­cien­tos ejem­pla­res no ve­na­les, una ten­ta­ción pa­ra cual­quier bi­blió­fi­lo. Los lec­to­res de a pie pue­den acer­car­se al Die­ta­ri en la edi­ción de 62 o, en cas­te­llano, la de Seix Ba­rral.

XA­VIER CER­VE­RA

Gim­fe­rrer y Pe­re­jau­me, en la Reial Aca­dè­mia de Bo­nes Lle­tres de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.