Au­to­ra con for­tu­na

La nue­va edi­ción ilus­tra­da de ‘Un cuar­to pro­pio’, que pu­bli­ca la editorial Lu­men, da pie a un co­men­ta­rio so­bre la vi­gen­cia editorial de los li­bros de Vir­gi­nia Woolf y su im­po­nen­te nó­mi­na de tra­duc­to­res al es­pa­ñol y al ca­ta­lán

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - RO­BERT SA­LA­DRI­GAS

La sa­li­da ha­ce muy po­cas se­ma­nas de una her­mo­sa edi­ción de Un cuar­to pro­pio (Lu­men) que Vir­gi­nia Woolf pu­bli­có en 1929, tra­du­ci­da por Jor­ge Luis Bor­ges, con un pró­lo­go de Kir­men Uri­be y ele­gan­tes ilus­tra­cio­nes de la di­bu­jan­te nor­te­ame­ri­ca­na Bec­ca Stadtlan­der, un li­bro que a la fuer­za des­ta­ca por su gus­to es­té­ti­co, me ha he­cho pen­sar en que los es­cri­to­res, co­mo por otra par­te le su­ce­de al res­to de la hu­ma­ni­dad, se dis­tri­bu- yen en in­di­vi­duos to­ca­dos por la for­tu­na y otros que sen­ci­lla­men­te pa­re­cen mar­ca­dos por al­gu­na mal­di­ción.

Hoy se sa­be –la bi­blio­gra­fía es ex­ten­sa– que la vida de Vir­gi­nia Woolf no trans­cu­rrió plá­ci­da, es­tu­vo ase­dia­da por su he­te­ro­do­xia se­xual y sus bro­tes de es­qui­zo­fre­nia que al fin, un día tur­bio de mar­zo de 1941, la em­pu­ja­ron a aden­trar­se en el río Ou­se con los bol­si­llos re­ple­tos de pie­dras. So­bre es­te trá­gi­co desen­la­ce y las im­pli­ca­cio­nes que tu­vie­ron los más alle­ga­dos, se­ten­ta años más tar­de las nie­blas no se han di­si­pa­do y si­gue la con­tro­ver­sia. Lo que sí es­tá cla­ro es que Vir­gi­nia (Step­hen) Woolf, so­me­ti­da a una tensión ex­cep­cio­nal, fue in­fe­liz.

Por con­tra, des­de que de­bu­tó en 1913 con Vo­ya­ge out, la crea­ti­vi­dad de Vir­gi­nia –no­ve­las, cuen­tos, en­sa­yos, dia­rios– go­zó de una acep­ta­ción inusual­men­te uná­ni­me. Aquí se em­pe­zó a tra­du­cir bas­tan­te pron­to: en la épo­ca an­te­rior a la gue­rra, el avis­pa­do edi­tor Jo­sep Ja­nés in­clu­yó a Vir­gi­nia en la co­lec­ción La Ro­sa dels Vents. Apar­tir de

Jo­sep Ja­nés la pu­bli­có en ca­ta­lán an­tes de la gue­rra y ya no ha aban­do­na­do nues­tras li­bre­rías

la pos­gue­rra y sin co­li­sio­nar con la cen­su­ra fran­quis­ta, nun­ca la gran ma­yo­ría de sus li­bros han es­ta­do au­sen­tes de las li­bre­rías. Al­gu­nos de ellos han co­no­ci­do nu­me­ro­sas edi­cio­nes en di­fe­ren­tes edi­to­ria­les. Ave­ces re­sul­ta más com­pli­ca­do de lo que se prevé se­guir su rastro. El in­ten­to de pes­car en li­bre­rías de lan­ce al­gu­na edi­ción an­ti­gua o ra­ra de los tí­tu­los de Vir­gi­nia Woolf, pue­de dar pie a una aven­tu­ra que jun­ta el apa­sio­na­mien­to a lo He­ming­way con las ti­nie­blas con­ra­dia­nas.

Así que los li­bros de Vir­gi­nia Woolf apa­re­cen en los ca­tá­lo­gos de las me­jo­res edi­to­ria­les, des­de Alian­za ( Re­la­tos com­ple­tos) y Des­tino ( Flush), a Ed­ha­sa, Val­de­mar y la pe­que­ña y ca­si re­cién es­tre­na­da Ca­pi­tán Swing que pre­sen­ta La muer­te de la po­li­lla y otros es­cri­tos. Y en len­gua ca­ta­la­na, se en­cuen­tran en Edicions 62, Proa, An­gle... Pa­ra ser sin­ce­ro, Vir­gi­nia Woolf es co­mo una se­mi­lla que se adap­ta y ger­mi­na en cual­quier te­rri­to­rio editorial; con más mo­ti­vo, cla­ro es­tá, des­de que sus obras pa­sa­ron a ser de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca.

Aho­ra­bien, ha­ce más de cua­ren­ta años, en tiem­pos de Esther Tus­quets y el pro­fe­sor An­to­nio Vi­la­no­va, que el grue­so de los tex­tos de la Woolf, mag­ní­fi­ca­men­te tra­du­ci­dos por el no­ve­lis­ta An­drés Bosch (1926-1984), se eri­gie­ron en vér­ti­ce de Editorial Lu­men. Me re­fie­ro a Las olas, En­tre ac­tos, La ca­sa en­can­ta­da, La se­ño­ra Da­llo­way, El lec­tor co­mún, Mo­men­tos de vida, Es­ce­nas de Lon­dres, No­che y día, et­cé­te­ra. Y en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo actual se cons­ti­tu­yó la Bi­blio­te­ca Vir­gi­nia Woolf, que ha lle­va­do con­si­go la pau­la­ti­na re­vi­sión y pues­ta al día de tex­tos y di­se­ños.

De ma­ne­ra que en el sen­ti­do de per­ma­nen­cia, la se­ño­ra Woolf es afor­tu­na­da. Pe­ro lo es aún más, en mi opi­nión, por­que de­jan­do apar­te el buen gus­to y la exi­gen­cia de la la­bor de An­drés Bosch ha con­ta­do con ilus­tres tra­duc­to­res. Véan­se al­gu­nos: Jor­ge Luis Bor­ges ( Or­lan­do y Un cuar­to pro­pio), Car­men Mar­tín Gai­te ( Al fa­ro), Ra­món Gil No­va­les ( La se­ño­ra Da­llo­way re­ci­be). Mar­ta Pes­sa­rro­do­na ( Tres gui­nees), Cè­sar Au­gust Jor­da­na ( Mrs. Da­llo­way; de es­ta obra se anun­cia una nue­va tra­duc­ción a car­go de Do­lors Udi­na), Ma­ria An­tò­nia Oli­ver ( Els anys)… Nom­bres­que cons­ti­tu­yen un pri­vi­le­gio, to­dos ellos pre­sos de su ad­mi­ra­ción por la obra in­no­va­do­ra, mo­der­na, in­mar­chi­ta­ble de Vir­gi­nia Woolf, va­lio­sa por sí mis­ma en el ám­bi­to de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal y co­mo ima­gen del gru­po de Blooms­bury, a su vez sím­bo­lo de la reac­ción de los jó­ve­nes ar­tis­tas bri­tá­ni­cos an­te el ago­bio de los se­ve­ros có­di­gos vic­to­ria­nos. Por for­tu­na, su obra vi­ve y –co­sa inau­di­ta– se di­ría que cre­ce.

EVE­NING STAN­DARD / GETTY

Vir­gi­nia Woolf en 1927

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.