Des­de Chi­na

Res­tau­rar la tra­di­ción per­di­da, ya con los me­dios y con los mo­dos pro­pios de la mo­der­ni­dad, es uno de los ob­je­ti­vos de los ar­tis­tas que par­ti­ci­pan en es­ta mues­tra

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - JUAN BU­FILL

El cen­tro Arts San­ta Mò­ni­ca cie­rra una eta­pa muy pro­duc­ti­va con una mues­tra so­bre las trans­for­ma­cio­nes del ar­te chino con­tem­po­rá­neo

Pu­re Views. Trans­for­ma­cio­nes del ar­te chino con­tem­po­rá­neo es la úl­ti­ma ex­po­si­ción de una eta­pa del cen­tro Arts San­ta Mò­ni­ca que co­men­zó en el año 2009. Du­ran­te es­tos ca­si cin­co años se ha lo­gra­do re­ani­mar un cen­tro que ya no te­nía una exis­ten­cia re­le­van­te y sor­pren­der con una pro­gra­ma­ción ágil, in­ter­dis­ci­pli­nar y va­ria­da, evi­tan­do tan­to lo pre­vi­si­ble co­mo la ce­rra­zón sec­ta­ria. Es­ta re­cor­ta­da eta­pa, que ha si­do di­ri­gi­da por el poeta Vi­ce­nç Al­taió con la co­la­bo­ra­ción de Ma­nuel Gue­rre­ro, ha in­clui­do al­gu­nas ex­po­si­cio­nes im­por­tan­tes y me­mo­ra­bles, en­tre ellas Eu­gè­nia Bal­cells. Fre­qüèn­cies y Camps in­vi­si­bles (de­di­ca­da a las on­das y las mi­cro­on­das). La eta­pa re­cién clau­su­ra­da se pue­de con­si­de­rar in­no­va­do­ra a ni­vel in­ter­na­cio­nal y es­ti­mu­lan­te pa­ra el pú­bli­co in­tere­sa­do en las ar­tes, la ciencia, la li­te­ra­tu­ra y el co­no­ci­mien­to, y so­bre to­do en las re­la­cio­nes en­tre es­tos ám­bi­tos, ha­bi­tual­men­te me­nos in­ter­co­nec­ta­dos de lo que se­ría desea­ble.

El pro­gra­ma de­lASM era singu- lar y ne­ce­sa­rio, dis­tin­gui­do y útil, y sus in­su­fi­cien­cias eran so­bre to­do pre­su­pues­ta­rias. Tras los re­cor­tes, el pre­su­pues­to anual era unas do­ce ve­ces in­fe­rior al de otros cen­tros bar­ce­lo­ne­ses co­mo el Mac­ba e in­clu­so el CCCB an­te­rior al ce­se de su fun­da­dor, Jo­sep Ramoneda. Es­te in­tere­san­te y pre­ca­rio ASM los úl­ti­mos de­ce­nios en el con­tex­to del ar­te con­tem­po­rá­neo chino. Fal­tan aquí los ar­tis­tas que se ex­pre­san me­dian­te la fo­to­gra­fía (y los hay ex­ce­len­tes) y me­dian­te otros len­gua­jes mo­der­nos, in­clui­da la ac­ción pro­vo­ca­do­ra e in­clu­so vio­len­ta. La se­lec­ción pri­vi­le­gia so­bre to­do la pin­tu­ra, pe­ro tam­bién

La ex­po­si­ción mues­tra có­mo el ar­te chino actual tra­ta de en­la­zar con lo me­jor de la tra­di­ción a tra­vés de me­dios y mo­dos mo­der­nos

des­apa­re­ce a cam­bio de una pro­me­sa has­ta el mo­men­to no con­cre­ta­da, de un pro­gra­ma por aho­ra no ex­pli­ca­do, que es­pe­re­mos se­pa ge­ne­rar pro­pues­tas sus­tan­cio­sas en los pró­xi­mos me­ses.

La­mues­tra Pu­re Views, fi­nan­cia­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por el país in­vi­ta­do co­mo lo fue tam­bién la de ar­te ru­so con­tem­po­rá­neo del ve­rano pa­sa­do, es un ejem­plo de ex­po­si­ción in­tere­san­te rea­li­za­da con un pre­su­pues­to muy re­cor­ta­do. Vie­ne a po­ner­nos al co­rrien­te de una de las ten­den­cias que han sur­gi­do en incluye al­gu­nos ví­deos, ins­ta­la­cio­nes y es­cul­tu­ras.

En las mues­tras de ar­te con­tem­po­rá­neo chino que se pre­sen­ta­ron a fi­na­les del pa­sa­do si­glo (en el pro­pio cen­tro San­ta Mò­ni­ca se ce­le­bró una ex­po­si­ción ya en 1995) un te­ma fun­da­men­tal era el con­flic­to en­tre la ma­sa y el in­di­vi­duo, en­tre la uni­for­mi­dad obli­ga­to­ria y la li­ber­tad aún no con­quis­ta­da. Pre­do­mi­na­ba en­ton­ces un ar­te de ca­rác­ter crí­ti­co, aun­que de ex­pre­sión ve­la­da, y abun­da­ban las pin­tu­ras sa­tí­ri­cas don­de el len­gua­je era en­tre rea­lis­ta y gro­tes­co. Lo que en Chi­na se de­no­mi­nó rea­lis­mo cí­ni­co era mu­cho­más crí­ti­co que cí­ni­co. Por ejem­plo, dis­tin­tos pin­to­res re­pre­sen­ta­ban a ciu­da­da­nos que os­ten­ta­ban unas ri­sas co­mo ric­tus for­za­dos y uni­for­mes, de obli­ga­da y fal­sa fe­li­ci­dad, pa­ra con­ten­tar a las au­to­ri­da­des, o in­clu­so mos­tra­ban ac­ti­tu­des cla­ra­men­te ser­vi­les.

Es­te te­ma, por des­gra­cia, no ha per­di­do ac­tua­li­dad en Chi­na y la ha ga­na­do en Eu­ro­pa, has­ta el pun­to que aho­ra po­dría te­ner sus versiones oc­ci­den­ta­les, don­de el amo no se­ría el bu­ró­cra­ta co­mu­nis­ta, sino el plu­tó­cra­ta es­pe­cu­la­dor, el fi­nan­cie­ro des­truc­tor. Vol­vien­do a Chi­na, es sig­ni­fi­ca­ti­vo que en los úl­ti­mos años ha­ya apa­re­ci­do con fre­cuen­cia otra cues­tión que sub­ra­ya el co­mi­sa­rio de es­ta mues­tra, Lu Peng, di­rec­tor del Museo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Cheng­du: la con­cien­cia de que la fa­mo­sa re­vo­lu­ción cul­tu­ral maoís­ta lo­gró en par­te su ob­je­ti­vo de bo­rrar de la me­mo­ria lo me­jor de la cul­tu­ra y la tra­di­ción de Chi­na. A es­te pa­sa­do en-

ton­ces des­pres­ti­gia­do hay que aña­dir otros cam­bios más re­cien­tes, que in­clu­yen el de­rri­bo y la des­apa­ri­ción de ba­rrios en­te­ros de las ciu­da­des chi­nas, de los que no que­da me­mo­ria en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Una ins­ta­la­ción de Shi Jin­son ( Ba­rra de té) alu­de a es­ta cues­tión con sus for­mas tra­di­cio­na­les y sus ma­te­ria­les de de­rri­bo. El pro­gra­ma de la ex­po­si­ción Pu­re Views no es pues una reac­ción, sino un in­ten­to de res­tau­ra­ción, aun­que en oca­sio­nes pa­re­ce con­ce­der más aten­ción al pa­sa­do que al fu­tu­ro.

El díp­ti­co au­dio­vi­sual Mon­ta­ña Xue Dou, de Hong Lei, con su vi­sión vi­deo­grá­fi­ca de un pai­sa­je tra­di­cio­nal (una cas­ca­da), re­pre­sen­ta el pro­pó­si­to de es­ta ex­po­si­ción: en­la­zar con lo me­jor de la tra­di­ción a tra­vés de me­dios y mo­dos mo­der­nos. Es­te ob­je­ti­vo se lo­gra con pro­fun­di­dad y ri­que­za ex­pre­si­va en la ins­ta­la­ción vi­deo­grá­fi­ca in­ter­ac­ti­va Otro es­ta­do de na­tu- ra­le­za (2012), de Jin Jiang­bo. Los es­pec­ta­do­res se in­te­gran fu­gaz­men­te en el pai­sa­je, en for­ma de som­bra o ves­ti­gio de som­bra –se da un re­tra­so y una dis­tor­sión tem­po­ral, y no só­lo de ima­gen– y los mo­vi­mien­tos de la som­bra trans­for­man el pai­sa­je, lo rom­pen co­mo una in­tru­sión só­li­da en un agua an­tes quie­ta.

Otra obra re­le­van­te es la gran es­cul­tu­ra en for­ma de ro­ca (más de cin­co me­tros de al­tu­ra) Pie­dra de jar­dín ro­co­so núm. 120 (2007), en ace­ro inoxi­da­ble. Más allá de una in­ter­pre­ta­ción ideo­ló­gi­ca en cla­ve de diá­lo­go en­tre tra­di­ción y mo­der­ni­dad, to­da la obra de su au­tor, Zhan Wang, po­see una poé­ti­ca ba­sa­da en las con­tra­dic­cio­nes en­tre for­ma y su­per­fi­cie: la piel de es­ta ro­ca ru­go­sa bri­lla co­mo el agua ba­jo el sol o la lu­na. Tam­bién es no­ta­ble el ví­deo de Zhang Pei­li Pa­no­rá­mi­ca tras la ven­ta­na (2007). Re­pre­sen­ta la in­tru­sión de lo peor de la mo­der­ni­dad en un lu­gar se­reno, pre­mo­derno: un ven­da­val cu­yos re­si­duos son bol­sas de plás­ti­co, ba­su­ra in­dus­trial.

La se­lec­ción pri­vi­le­gia la pin­tu­ra, pe­ro incluye tam­bién al­gu­nos ví­deos, ins­ta­la­cio­nes y es­cul­tu­ras

Zhang Xiao­gang: ‘Ci­rue­lo ro­jo y so­fá’, 2013, óleo so­bre te­la

Jin Jiang­bo: ‘Otro es­ta­do de na­tu­ra­le­za’, ima­gen in­ter­ac­ti­va-nue­vos me­dios, 2012

Wang Guang­yi: ‘Gran­des ilu­sio­nes’, ma­te­ria­les sin­té­ti­cos, 2011

Zhang Pei­li: ‘Pa­no­rá­mi­ca tras la ven­ta­na’, Ví­deo mo­no­ca­nal, so­ni­do/color/6’43”, 2007

Zhou Chun­ya: ‘Pie­dra se­xua­li­za­da’, pin­tu­ra al óleo so­bre pa­pel, 2012

Shi Jin­song: ‘Ba­rra de té’, desechos de obra, ár­bo­les, tor­ni­llos, di­ver­sos ma­te­ria­les, 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.