¿Qué es Amé­ri­ca?

La re­no­va­da ‘ala ame­ri­ca­na’ del Me­tro­po­li­tan­mu­seum­de Nue­va York in­vi­ta a la re­fle­xión tan­to por la elec­ción de las obras co­mo por su dis­po­si­ción y su pro­pio nom­bre

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - LAU­RA FREI­XAS

El ‘ala ame­ri­ca­na’ del Me­tro­po­li­tan se re­nue­va con una in­ter­pre­ta­ción his­tó­ri­ca con la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia co­mo eje

Que el prin­ci­pal museo de Es­ta­dos Uni­dos(y uno delos má­sim­por­tan­tes del mun­do), el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, ha­ya re­no­va­do su sec­ción con­sa­gra­da al ar­te ame­ri­cano an­te­rior a 1920 pue­de pa­re­cer una sim­ple me­jo­ra téc­ni­ca. Al fin y al ca­bo, las obras que aho­ra se ex­po­nen ya es­ta­ban en po­se­sión del museo, y lo úni­co que se ha he­cho ha si­do dar­les un es­pa­cio me­jor, re­dis­tri­bu­yen­do y re­no­van­do sa­las. ¿Lo úni­co?... La ope­ra­ción ha si­do de en­ver­ga­du­ra: diez años de obras, que han cos­ta­do cien mi­llo­nes de dó­la­res; la inau­gu­ró el al­cal­de y ha sus­ci­ta­do ar­tícu­los en los más im­por­tan­tes pe­rió­di­cos del mun­do. ¿No se ha­brá co­la­do en ella un men­sa­je po­lí­ti­co?... Que la nue­va Ame­ri­can Wing, Ala ame­ri­ca­na, se inau­gu­re en año elec­to­ral pue­de ser ca­sua­li­dad, pe­ro no es un azar que el día es­co­gi­do pa­ra la ce­re­mo­nia fue­se el cum­plea­ños de Mar­tin Lut­her King (el 16 de enero). Ni es ca­sual la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios y las obras. Al vi­si­tar­la, que­da cla­ro que la nue­va Ame­ri­can Wing tie­ne un pro­ta­go­nis­ta, con nom- bres y ape­lli­dos. Un hom­bre cu­ya efi­gie pre­si­de el plano del museo que se da a los vi­si­tan­tes en el mos­tra­dor de in­for­ma­ción; un hom­bre del que se mues­tran, en la Ame­ri­can Wing, no me­nos de seis re­tra­tos en óleo y már­mol; un hom­bre que pro­ta­go­ni­za el cua­dro-es­tre­lla al que con­du­cen las nue­vas ga­le­rías; y ese hom­bre es Geor­ge Was­hing­ton. El men­sa­je es inequí­vo- je­tos. Pe­ro que pro­por­cio­nan, so­bre to­do, una útil y re­ve­la­do­ra lec­ción his­tó­ri­co-po­lí­ti­ca. Es­to es Eu­ro­pa, del otro la­do del océano La vi­si­ta em­pie­za por una se­rie de pe­riod rooms, ha­bi­ta­cio­nes de épo­ca, que nos mues­tran có­mo vi­vían los pri­me­ros co­lo­nos (la más tem­pra­na da­ta de 1680). Son idén­ti­cas

El pro­ta­go­nis­mo de Geor­ge Was­hing­ton de­ja cla­ro el men­sa­je: EE.UU. tie­ne un ar­gu­men­to que le da sen­ti­do, su in­de­pen­den­cia

co: Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un cen­tro, un clí­max, un ar­gu­men­to que le da sen­ti­do, a sa­ber: su in­de­pen­den­cia de la madre pa­tria británica, su rup­tu­ra con Eu­ro­pa, en 1776.

Y con ese do­ble hi­lo con­duc­tor: la his­to­ria in­ter­na de Es­ta­dos Uni­dos y su re­la­ción con Eu­ro­pa, se pue­den com­pren­der esas sa­las. Que son téc­ni­ca­men­te im­pe­ca­bles, por la con­ser­va­ción, dis­tri­bu­ción e ilu­mi­na­ción de lo ex­pues­to y tam­bién por los car­te­les (o pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas) que acom­pa­ñan los ob- a sus equi­va­len­tes ho­lan­de­sas, ale­ma­nas o bri­tá­ni­cas de la épo­ca en cues­tión. Los mis­mos te­chos ba­jos, las mis­mas ca­mas con pe­sa­dos cor­ti­na­jes pa­ra con­ser­var el ca­lor y la in­ti­mi­dad, los mis­mos mue­bles de ma­de­ra –cu­nas, co­fres…–, os­cu­ros, sim­ples, re­cios, si aca­so tos­ca­men­te pin­ta­dos.

Pe­ro cuan­do pa­sa­mos de los mue­bles a la pin­tu­ra, que em­pie­za a desa­rro­llar­se más tar­de –a me­di­da que la nue­va so­cie­dad se en­ri­que­ce y re­fi­na–, ve­mos có­mo la iden­ti­dad de­ja pa­so, su­til­men­te, a otra co­sa: la imi­ta­ción.

Los re­tra­tis­tas es­ta­dou­ni­den­ses de­lXVIII co­pian abier­ta­men­te mo­de­los eu­ro­peos: el re­tra­to de Mrs. Bo­wers por John Sin­gle­ton Co­pley (1738-1815), el pri­mer pin­tor im­por­tan­te na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, se ins­pi­ra en el de Lady Ca­ro­li­ne Rus­sell por Rey­nolds, has­ta el de­ta­lle del pe­rro en el re­ga­zo; y cuan­do otro pin­tor, Jo­seph Black­burn, re­tra­ta a una da­ma de so­cie­dad, Mrs. Cutts, la in­du­men­ta­ria que apa­re­ce en el cua­dro no es la que lle­va­ba la se­ño­ra Cutts cuan­do po­só pa­ra Black­burn, sino que co­pia con to­do de­ta­lle un mo­de­lo in­glés, pro­ce­den­te una re­vis­ta de mo­das de la épo­ca. (He aquí el ti­po de ex­pli­ca­cio­nes que acom­pa­ñan los cua­dros, y que los vuel­ven mu­cho más in­tere­san­tes. Oja­lá los mu­seos es­pa­ño­les, que ex­pli­can tan po­co –o na­da–, to­men no­ta.)

La gran rup­tu­ra en to­dos los sen­ti­dos, tam­bién es­té­ti­co, es por su­pues­to la pro­vo­ca­da por la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia y la gue­rra sub­si­guien­te. De pron­to, las ha­bi­ta­cio­nes de épo­ca y las sa­las con ama-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.