En tie­rras le­ja­nas

Un via­je es­tre­me­ce­dor por fron­te­ras orien­ta­les

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - RO­BERT SA­LA­DRI­GAS

Es po­co pro­ba­ble que abra sin re­ce­los ini­cia­les un li­bro co­mo El hal­cón erran­te ( The wan­de­ring fal­con), del es­cri­tor pa­kis­ta­ní en len­gua in­gle­sa Ja­mil Ah­mad. An­tes me in­for­mo que Ah­mad na­ció en 1933 en Ja­land­har, Pun­jab, cuan­do In­dia to­da­vía no era in­de­pen­dien­te y por tan­to no ha­bía si­do par­ti­da. Más tar­de cur­só De­re­cho e His­to­ria, fue di­plo­má­ti­co de Pakistán en Ka­bul y per­ma­ne­ció bas­tan­tes años de de­le­ga­do del Go­bierno en la fron­te­ra con Af­ga­nis­tán, una re­mo­ta tie­rra mon­ta­ño­sa lla­ma­da Ba­lu­chis­tán, po­bla­da por sa­gas tri­ba­les, la ma­yo­ría nó­ma­das, que so­bre­vi­ven afe­rra­dos a sus tra­di­cio­nes y có­di­gos del ho­nor. Du­ran­te años Ah­mad se li­mi­tó a ob­ser­var, a es­cu­char –ha­bla el pas­tún– y a to­mar no­tas has­ta que, una vez jubilado, es­ta­ble­ció la re­si­den­cia en Islamabad y se dis­pu­so a es­cri­bir una des­ti­la­ción de sus re­cuer­dos en un li­bro que se lee afa­no­sa­men­te co­mo una no­ve­la –el cor­dón um­bi­li­cal de la na­rra­ción es al­guien lla­ma­do Tor Baz, el “hal­cón erran­te”– di­vi­di­da en ca­pí­tu­los que, a su vez, en­cie­rran un sin­fín de re­la­tos, de bo­ni­tas fá­bu­las orien­ta­les, cuan­do me­nos de­mos­tra­ti­vas de lo buen con­ta­dor de his­to­rias que es Ah­mad. Lo pu­bli­có en el 2011, con 78 años.

De ma­ne­ra que si uno pa­sa pá­gi­nas del li­bro, se de­tie­ne en al­gu­na y en­tra en la lec­tu­ra, que­da irre­mi­si­ble­men­te atra­pa­do. No tar­da en ir al prin­ci­pio y em­pe­zar por don­de de­be, el co­mien­zo. En un pai­sa­je la­be­rín­ti­co de mon­ta­ñas en la fron­te­ra en­tre Irán, Pakistán y Af­ga­nis­tán, hay un pues­to avan­za­do del ejér­ci­to in­dio al que lle­ga en bus­ca de re­fu­gio una pa­re­ja, ca­sa­da con­tra las le­yes de su tri­bu, y un ni­ño de ca­mino. Los pa­dres son eje­cu­ta­dos por la fa­mi­lia de la mu­jer –los mi­li­ta­res no pue­den in­ter­ve­nir en cues­tio­nes de ho­nor– y el mu­cha­cho, el fu­tu­ro “hal­cón”, que­da aban­do­na­do a su suer­te y con el tiem­po se­rá iden­ti­fi­ca­do en aque­llas tie­rras de fron­te­ra, crue­les y des­pia­da­das co­mo la su­per­vi­ven­cia, con el nom­bre de Tor Baz.

Es un mun­doex­tra­ño pa­ra el lec­tor oc­ci­den­tal que le lle­ga del co­ra­zón asiá­ti­co. Por esos lu­ga­res pe­re­gri­nó Bin La­den du­ran­te sus años de su­pues­ta clan­des­ti­ni­dad en Pakistán, an­tes de ser aba­ti­do por las fuer­zas es­pe­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas. En esa zo­na con­vi­ven las di­fe­ren­tes tri­bus de pas­to­res fie­les a sus an­ces­tra­les có­di­gos de con­duc­ta, obe­dien­tes a los man­da­tos de sus je­fes de clan, arro­gan­tes con las mu­je­res obli­ga­das a ser su­mi­sas, en con­flic­to ca­da vez más em­pon­zo­ña­do y cruen­to con los go­bier­nos de­ci­di­dos a con­tro­lar por mo­ti­vos po­lí­ti­cos fron­te­ras y flu­jos de po­bla­ción tras­hu­man­te. Fren­te a las nor­mas de los es­ta­dos, esas tri­bus nó­ma­das de­fien­den su li­ber­tad in­me­mo­rial y la du­ra lu­cha por la su­per­vi­ven­cia en una tie­rra de la que se sien­ten for­mar par­te. El su­yo es un mun­do me­die­val que de­ja aflo­rar sin re­mil­gos lo me­jor y lo más ab­yec­to del ser hu­mano en su dia­rio vi­vir con­di­cio­na­do por el es­pa­cio y la gen­te de su en­torno.

Ja­mil Ah­mad se las in­ge­nia pa­ra con­ven­cer –y se­du­cir– al lec­tor, en prin­ci­pio re­nuen­te a iden­ti­fi­car­se con los per­so­na­jes tri­ba­les que

El lla­ma­do “hal­cón” que­da aban­do­na­do a su suer­te y con el tiem­po se­rá iden­ti­fi­ca­do con el nom­bre de Tor Baz

cons­tru­ye con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial. No tra­ta de con­se­guir que lo lea­mos co­mo un día leí­mos a Rud­yard Ki­pling. Oa E.M. Fors­ter. Ah­ma­da­pe­nas ha­dees­for­zar­se pa­ra que las du­ras his­to­rias que nos cuen­ta re­sul­ten ve­ro­sí­mi­les. Su escritura na­tu­ral trans­mi­te ho­nes­ti­dad. Y a po­co de avan­zar en la lec­tu­ra, uno va ex­pe­ri­men­tan­do pla­cer y se ma­ra­vi­lla de la for­ma sen­ci­lla con que pro­yec­ta –des­de den­tro– una reali­dad que pa­ra nues­tra men­te oc­ci­den­tal es re­mo­ta y ar­cai­ca, le­ja­na co­mo las tie­rras mon­ta­ño­sas y pol­vo­rien­tas que di­bu­jan la es­ce­no­gra­fía de esas ines­pe­ra­das fá­bu­las mo­der­nas.

GETTY

Un ni­ño pas­tor en Ba­lu­chis­tán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.