El gru­me­te

La Vanguardia - Culturas - - ESPACIOS -

CA­RI­NA FA­RRE­RAS

“No pa­re­ce te­ner más que una –di­jo Larry agria­men­te–: esa ho­rri­ble ma­nía de lle­nar­lo to­do de bi­chos. No creo que se le de­ba fo­men­tar eso”. Mi fa­mi­lia y otros ani­ma­les, Ge­rald Du­rrell El pe­que­ño gru­me­te de Flip­per se ama­ri­nó na­da más na­cer. En sus pri­me­ros ve­ra­nos de vida dur­mió lar­gas sies­tas me­ci­do por las olas y ga­teó in­cor­po­ran­do el sua­ve mo­vi­mien­to del bar­co. En lar­gas tra­ve­sías apren­dió a vo­mi­tar por la bor­da de so­ta­ven­to con tan­ta dis­cre­ción y ele­gan­cia que aho­ra ya ape­nas nos da­mos cuen­ta. En es­tos días, sal­ta al agua co­gi­do de un ca­bo co­mo los pi­ra­tas al abor­da­je; a mo­do de sor­pre­sa, cae al ca­ma­ro­te por la lum­bre­ra de proa, y, con el sal­va­vi­das pues­to, se de­ja arras­trar por Flip­per pi­dien­do más ve­lo­ci­dad. Pe­ro si le pre­gun­tas, pre­fie­re las va­ca­cio­nes en tie­rra, en un pue­blo del in­te­rior con críos cam­pan­do a sus an­chas.

Co­mo mu­chos ni­ños tie­ne al­ma na­tu­ra­lis­ta. Al prin­ci­pio nos ha­cía mu­cha gra­cia en­con­trar ta­rros de cris­tal con sus te­so­ros: con­chas blan­cas co­mo per­las y vi­drios de co­lo­res co­mo jo­yas des­gas­ta­das. Con el tiem­po su aten­ción se am­plió: ca­ra­co­li­llos, la­pas, er­mi­ta­ños con ané­mo­nas, can­gre­jos, pe­ce­ci­llos des­pis­ta­dos... Re­crea­ba su há­bi­tat con ro­cas y al­gas e in­clu­so si­mu­la­ba olas pa­ra que se en­con­tra­ran co­mo en ca­sa. Pe­ro le obli­gá­ba­mos a de­vol­ver­lo al mar. Re­cuer­do to­da­vía el pri­mer día que, con ga­fas de bu­ceo, mi­ró ba­jo la su­per­fi­cie: una enor­me son­ri­sa de­la­ta­ba el pla­cer de des­cu­brir un mun­do por ex­plo­rar. Sus pe­que­ñas cap­tu­ras au­men­ta­ron ame­na­zan­do con olor a ca­dá­ver la siem­pre de­li­ca­da con­vi­ven­cia en el bar­co. Has­ta que lle­gó el día del pun­to y fi­nal.

“¡Ma­maaaa! –gri­tó mi hi­ja– ¿Has vis­to qué hay en el ba­ño?”. En un fras­co flo­ta­ba una es­pe­cie de sal­chi­cha gor­da ma­rrón, de unos 15 cm de lon­gi­tud, “¡Un ca­garro de mar, jun­to a mi ce­pi­llo de dien­tes!”. Se tra­ta­ba de una ho­lot­hu­roi­dea, pe­pino o ca­garro de mar. “Bueno, –tra­té de cal­mar la inevi­ta­ble tor­men­ta– con el ar­ma­rio es­tu­vo acer­ta­do”. Lla­mé a mi hi­jo al re­du­ci­do sa­lón en el que ape­nas ca­be­mos. “Tie­ne un sis­te­ma de de­fen­sa muy in­tere­san­te”, se ex­pli­có. “Mi­ra –abrió el fras­co–, al to­car­lo, salen pin­chos –en­ten­dí lo del pe­pino–, y si lo mo­les­tas ex­pul­sa agua o in­clu­so sus pro­pios in­tes­ti­nos”. “Bas­ta”, cor­té la de­mos­tra­ción a tiem­po de pa­sar a la fa­se dos. “¡Qué as­co! –di­jo la ado­les­cen­te mo­ja­da re­mo­vien­do con brío el ar­ma­rio de la ro­pa en bus­ca de una toa­lla–. No sé por qué le es­cuch... ¡ayyyy!”. Mi­ré al pe­que­ño: “Los eri­zos, ha en­con­tra­do mis eri­zos de mar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.