Yo­soy hi­jo de rey

Te­ren­ci, en­tre el pé­plum, la ciencia fic­ción y el sa­do­pop

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

Heen­con­tra­do una es­ce­na muy re­ve­la­do­ra del con­tex­to en que se es­cri­bió y le­yó por vez pri­me­ra Món Mas­cle, en 1971, en la edi­ción del edi­tor Ay­mà. Una es­tre­lla del rock se en­cuen­tra de via­je por Egip­to. En la ciu­dad de Me­nia, unos ti­pos lo rap­tan y se lo lle­van al Mun­do Ma­cho, don­de pa­sa un tiem­po in­de­fi­ni­do. Es­ca­pa no se sa­be có­mo. Tras una es­tan­cia en Sui­za –¿cu­ra de des­in­to­xi­ca­ción o tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co?– vuel­ve al lu­gar de los he­chos y ba­jo los efec­tos del opio se con­fie­sa al eru­di­to Spi­ros Mar­ko­pou­los. Le ex­pli­ca que en ese reino fa­bu­lo­so lo to­ma­ron por rey, que tu­vo una ini­cia­ción en ri- tua­les com­pli­ca­dos que po­nían en el cen­tro la vio­len­cia, que los su­peró y se acos­tum­bró a ejer­cer­la él mis­mo. Des­cri­be la ciu­dad de Lur y la re­la­ción que man­tu­vo con su rap­tor y guar­dián, As­tor, cu­bier­to de oro de la ca­be­za a los pies, a ex­cep­ción del se­xo, por­que es cos­tum­bre en el Mun­do Ma­cho que los hom­bres (las mu­je­res es­tán con­fi­na­das en tie­rras ig­no­tas, tra­ta­das co­mo si fue­ran ani­ma­les) va­yan en­se­ñán­do­lo to­do, to­do el día.

El chi­co tie­ne que apren­der có­mo­se or­ga­ni­za su reino y pre­gun­ta mu­cho. Pi­de có­mo fun­cio­na allí la co­sa se­xual. “I di­gues, As­tor: com fan l’amor els súb­dits de­lMó­nMas­cle? Pot­ser en­tre ells? Es­pe­ro que m’en­ten­guis: m’es­tic re­fe­rint a les re­la­cions car­nals... Feu ser­vir els es­claus, els sol­dats, o...”. El guar­dián se es­can­da­li­za, le di­ce que esa es una idea he­ré­ti­ca. Que el se­xo es un des­gas­te inú­til en una so­cie­dad ba­sa­da en la fuer­za, y que aten­ta con­tra los dio­ses. Mu­cho pre­su­mir de ci­po­te en­tre los fal­do­nes de la tú­ni­ca pe­ro, al mar­gen de las Jornadas de Re­pro­duc­ción, en el Mun­do Ma­cho no chin­ga na­die. Los lec­to­res atraí­dos por el tí­tu­lo y la pin­ta des­ver­gon­za­da de Te­ren­ci de­bían que­dar­se con un pal­mo de na­ri­ces.

El Mun­do Ma­cho es lo con­tra­rio de lo que pa­re­ce: un lu­gar don­de la re­pre­sión se­xual se tra­du­ce en sa­dis­mo. Una so­cie­dad de arios, con cru­ces ga­ma­das y to­do (Te­ren­ci no abun­da en el te­ma), que tie­ne mu­cho de so­lip­sis­mo. Al­gu­nas de las es­ce­nas pa­re­cen ac­cio­nes ar­tís­ti­cas: unos pa­tri­cios de cin­cuen­ta años se au­to­cru­ci­fi­can pa­ra no ofre­cer al mun­do el es­pec­tácu­lo de su de­cre­pi­tud, los man­da­ma­ses or­ga­ni­zan una fiesta de pu­ri­fi­ca­ción en el que se co­men a lo vi­vo ado­les­cen­tes con ta­ras, or­ga­ni­zan la eje­cu­ción de un trai­dor con una llu­via de fle­chas y lo de­jan co­mo un San Se­bas­tián. Re­cuer­da a aque­llas fies­tas que Te­ren­ci ex­pli­ca en Me­mo­rias, cuan­do vi­vía en Lon­dres, en

En pleno des­fi­le por la ave­ni­da de las es­fin­ges, As­tor ofre­ce al pro­ta­go­nis­ta plá­ta­nos des­co­mu­na­les

los am­bien­tes gays se ce­le­bra­ban subas­tas se­xua­les, los que se subas­ta­ban iban con ca­de­nas, co­mo si fue­ran es­cla­vos, y él que se mo­ría de ga­nas de que lo com­pra­sen. En la Es­pa­ña del 1971 fun­cio­na­ba la cen­su­ra y una co­sa así no po­día es­cri­bir­se ni en sue­ños. ¡Vi­les cen­so­res hu­ma­nos!

Ele­fec­to que­pro­du­ceMó­nMas­cle leí­da aho­ra es que Te­ren­ci se es­for­za­ba pa­ra no echar­se a reír mien­tras mon­ta­ba la his­to­ria. Que­ría dar­le un tono so­cio­ló­gi­co trans­cen­den­te, ex­pli­car que no ha­bía tan­ta di­fe­ren­cia en­tre un ído­lo pop, que mar­ca­ba las ten­den­cias del ves­tir y los pei­na­dos de los jó­ve­nes, y el di­vino Nbj’ne­pu-ra, con sus bo­ne­tes y sus tú­ni­cas que de­ja­ban ver el ca­na­rio. De tan­to en cuan­to, se ex­pla­ya­ba, co­mo cuan­do en me­dio de un des­fi­le ri­tual, con cán­ti­cos, gri­tos, fue­gos y lu­ces, As­tor ofre­ce al pro­ta­go­nis­ta por en­ci­ma del hom­bro unos plá­ta­nos de ta­ma­ño ca­si ofen­si­vo. o cuan­do en un mun­do de bes­tias des­cu­bre que lo más bes­tia son las le­yes de la gra­má­ti­ca. Qué dis­pa­ra­te por cier­to el pas­ti­che que los co­rrec­to­res de la épo­ca (y sus llurs) per­pe­tra­ron con la len­gua de Te­ren­ci.

CH­RIS­TOP­HER MAL­COLM / GETTY

Una tra­ma de amor es uno de los ejes de la his­to­ria

CO­LI­TA

Te­ren­ci Moix, de jo­ven

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.