Mol­tes grà­cies, mon­sieur Tre­net!

El mes de Joan de Sagarra Ter­ce­ra y úl­ti­ma cró­ni­ca es­ti­val en torno a la fi­gu­ra del can­tan­te fran­cés Char­les Tre­net, con mo­ti­vo del cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to que ha pa­sa­do prác­ti­ca­men­te si­len­cia­do en­tre no­so­tros

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JOAN DE SAGARRA

En mi an­te­rior cró­ni­ca les de­cía que hu­bo quie­nes in­ten­ta­ron –con éxi­to, to­do sea di­cho– con­ver­tir una can­ción co­mo La mer en uno de los him­nos del Fren­te po­pu­lar fran­cés, un himno a las pri­me­ras va­ca­cio­nes pa­ga­das del ve­rano de 1936. Y, cla­ro es­tá, no era así: La mer era un cán­ti­co al pai­sa­je que acu­nó la in­fan­cia y la ju­ven­tud del poeta, com­po­si­tor –pe­se a no te­ner ni idea de sol­feo– y can­tan­te Char­les Tre­net. Pe­ro sí es cier­to que pa­ra mu­cha gen­te, fran­ce­sa y no fran­ce­sa, la poe­sía y la voz, el es­ti­lo de Tre­net, siem­pre fue­ron y se­gui­rán es­tre­cha­men­te li­ga­dos al op­ti­mis­mo y a la ale­gría con que se vi­vie­ron aque­llos bre­ves años del Fren­te po­pu­lar.

Tre­net es an­te­rior al Fren­te po­pu­lar. En 1932, es de­cir, un año an­tes de cum­plir los vein­te, an­tes de con­sa­grar­se co­mo Le Fou chan­tant, ya se ha da­do a co­no­cer en un dúo –Char­les et Johnny– con Johnny Hess, un mu­cha­cho sui­zo de su­mis­ma edad que to­ca­ba el­piano en el Co­lle­ge In,, un piano-bar de la ca­lle Va­vin, en Pa­rís. Es pre­ci­sa­men­te en ese dúo –a la sa­zón los dúos es­ta­ban muy de mo­da en la chan­son fran­ce­sa– don­de Tre­net em­pie­za a ha­cer lo­cu­ras, poé­ti­ca y mu­si­cal­men­te ha­blan­do. El dúo se man­ten­dráu­ni­do unos es­ca­sos cua­tro años –en 1936, Tre­net ha­rá su de­but en so­li­ta­rio en el Melody’s de Mar­se­lla–, pe­ro no pa­sa­rá inad­ver­ti­do, ni mu­cho me­nos. El dúo Char­les et Johnny da­rá de qué ha­blar en Fran­cia –por su ju­ven­tud y su osa­día– e in­clu­so cru­za­rá la fron­te­ra.

Po­co des­pués de su crea­ción, en 1933 o 1934, pa­re­ce ser que el dúo ac­tuó en Bar­ce­lo­na. ¿En el Pa­ra­le­lo? Lo ig­no­ro. Se lo he pre­gun­ta­do a mi ami­go y co­le­ga Lluís Per­man­yer y él tam­bién lo des­co­no­ce. Lo cual me lle­va a ma­ni­fes­tar, una vez más, mi dis­gus­to y mi in­dig­na­ción por el es­ca­so in­te­rés que mues­tra es­te ben­di­to país por las cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas de gen­tes co­mo Se­bas­tià Gasch –del que to­da­vía que­da mu­cho por re­co­ger y pu­bli­car– y otros ilus­tres cro­nis­tas de las no­ches bar­ce­lo­ne­sas de los años trein­ta. (Tre­net re­gre­sa­ría a Bar­ce­lo­na, en so­li­ta­rio, a prin­ci­pios de los años cin­cuen­ta. Ac­tuó en la Ro­sa­le­da y más tar­de en el Ri­gat, e in­clu­so es­cri­bió una can­ción de­di­ca­da a la ciu­dad: Bar­ce­lo­ne).

A di­fe­ren­cia de mi madre, que era cua­tro años ma­yor que Tre­net y que se ca­só con mi pa­dre en Pa­rís, en 1936, yo no me crié con las co. Más tar­de des­cu­bri­ría a Bras­sens, a Brel y a Léo Ferré que fue­ron y si­guen sien­do pa­ra mí lo que Tre­net fue pa­ra mi­ma­dre. Ycon­fie­so que me que­dé un tan­to sor­pren­di­do cuan­do le es­cu­ché de­cir a Brel que, sin Tre­net, tan­to él co­mo Bras­sens y Ferré “hoy es­ta­ría­mos

Con­fie­so que me que­dé sor­pren­di­do cuan­do es­cu­ché de­cir a Brel que, sin Tre­net, tan­to él co­mo Bras­sens y Ferré es­ta­rían en un des­pa­cho

can­cio­nes del loco can­tan­te (o del can­tan­te loco). Mi madre se sa­bía y can­ta­ba un mon­tón de can­cio­nes de Tre­net cuan­do yo, con nue­ve añi­tos, úni­ca­men­te me sa­bía y can­ta­ba me­dia do­ce­na de can­cio­nes de Pré­vert (con música de Kos­ma) que les ha­bía oí­do can­tar a Mon­tand, a Mou­loud­ji o a Ju­liet­te Gré- tra­ba­jan­do en un des­pa­cho”. Se­me ha­cía di­fí­cil creer que aque­llas can­cio­nes “lo­cas” –y no tan “lo­cas”– que can­ta­ba mi madre pu­die­sen ser del pa­dre de la chan­son, sin el cual mis que­ri­dos Bras­sens, Brel y Ferré es­ta­rían “tra­ba­jan­do en un des­pa­cho”.

Y fue en­ton­ces cuan­do to­mé la de­ci­sión de es­cu­char –y leer– la to­ta­li­dad de las can­cio­nes de Tre­net: es­cu­char las gra­ba­cio­nes que se con­ser­van y leer­me los tex­tos de las can­cio­nes (las gra­ba­das que se con­ser­van, las gra­ba­das que no se con­ser­van y al­gu­na que otra que ni si­quie­ra fue gra­ba­da). Val­ga de­cir que ha­llé de to­do y to­do mez­cla­do: des­de la can­ción tes­ti­mo­nial, cir­cuns­tan­cial, por no ca­li­fi­car­la de pu­bli­ci­ta­ria, es­can­da­lo­sa­men­te pu­bli­ci­ta­ria, has­ta la can­ción poé­ti­ca­men­te re­don­da, de una poe­sía ver­lai­nia­na o fran­ca­men­te “su­rrea­lis­ta”, pa­san­do por can­cio­nes po­pu­la­res au­tén­ti­cas, de una ex­tra­or­di­na­ria sen­ci­llez, co­mo La mer. Y di con un pu­ña­do, un pu­ña­do con­si­de­ra­ble de can­cio­nes de esas que Bo­ris Vian ca­li­fi­có co­mo can­cio­nes “in­te­li­gen­tes”. Unas can­cio­nes que, an­tes de Tre­net, na­die se ha­bía atre­vi­do a es­cri­bir o, en cual­quier ca­so, na­die an­tes que él se hu­bie­se atre­vi­do a ima­gi­nar que pu­die­sen lle­gar a fun­cio­nar co­mo ta­les can­cio­nes. Bue­na prue­ba de ello es que el mis­mo Pré­vert lle­va­ba un mon­tón de años es­cri­bien­do unos ma­ra­vi­llo­sos poe­mas –poe­mas “à chan­ter”, pa­ra ser can­ta­dos– sin ni si­quie­ra to­mar­se la mo­les­tia de in­ten­tar pu­bli­car­los ( Dî­ner des Tê­tes apa­re­ció en 1931 en la re­vis­ta Com­mer­ce).

Can­cio­nes in­te­li­gen­tes

Char­les Tre­net fue, pues, el pri­me­ro que se atre­vió –en reali­dad no es que se atre­vie­ra, es que no lo du­dó un so­lo ins­tan­te– a can­tar esas can­cio­nes “in­te­li­gen­tes” y con ello pro­pi­ció el que can­cio­nes co­mo Les feui­lles Mor­tes o Bar­ba­ra fue­sen es­cu­cha­das y acep­ta­das por un am­plio pú­bli­co que aca­bó con­vir­tién­do­las en gran­des éxi­tos, al tiem­po que mo­ve­ría a los edi­to­res a re­co­ger y pu­bli­car otros poe­mas de Pré­vert con no me­nor éxi­to ( Pa­ro­les, Spec­ta­cle, La pluie et le beau temps). Ojo, con ello no quie­ro de­cir que Pré­vert le de­ba na­da co­mo es­cri­tor, co­mo poeta, a Tre­net, lo cual se­ría ab­sur­do, pe­ro sí que un pú­bli­co ali­men­ta­do con Jar­dins fleu­ris de l’Al­ham­bra di­fí­cil­men­te hu­bie­se con­ver­ti­do Les feui­lles mor­tes en un éxi­to arro­lla­dor. Pa­ra ello fue pre­ci­so que Tre­net pre­pa­ra­se el es­ce­na­rio con sus can­cio­nes “in­te­li­gen­tes”.

¿Y cuá­les son esas can­cio­nes “in­te­li­gen­tes”?, se pre­gun­ta­rán us­te­des. Per­mí­tan­me que, co­mo co­lo­fón­de mi pe­que­ñoho­me­na­je aT­re­net, les ci­te al­gu­nos ver­sos de una de mis pre­fe­ri­das, Le jardin ex­tra­or­di­nai­re: “C’est un jardin ex­tra­or­di­nai­re / Il y a des ca­nards qui par­lent an­glais / Je leur don­ne du pain ils re­muent leur de­rriè­re / Enm’di­sant “Thank you very much mon­sieur Tre­net” / On y voit aus­si des sta­tues / Qui se tien­nent tran­qui­lles tout le jour dit-on / Mais moi je sais que dès la nuit ve­nue / Elles s’en vont dan­ser sur le ga­zon…”.

Mol­tes grà­cies, mon­sieur Tre­net!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.