La­ma­gia de Mar­sans

La Vanguardia - Culturas - - TEMA - MI­GUEL DAL­MAU

Uno de los ma­yo­res ar­tis­tas ca­ta­la­nes y es­pa­ño­les vi­vos es uno de nues­tros ma­yo­res des­co­no­ci­dos. Luis Mar­sans (Bar­ce­lo­na, 1930) ha desa­rro­lla­do una pin­tu­ra in­ti­mis­ta, re­fi­na­dí­si­ma, con ecos de la gran tra­di­ción cul­tu­ral eu­ro­pea, a la que rin­de tri­bu­to. Sus ‘bi­blio­te­cas’ es­tán pre­sen­tes en al­gu­nas de las me­jo­res co­lec­cio­nes de ar­te con­ti­nen­ta­les. Con mo­ti­vo de la ex­po­si­ción que le de­di­ca­rá, a par­tir del día 19, la Fun­da­ció Vi­la Ca­sas, ana­li­za­mos la fi­gu­ra de es­te pin­tor que ha de­di­ca­do tam­bién se­ries a man­sio­nes des­apa­re­ci­das, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les o a la obra de Proust

Mi­guel Dal­mau es no­ve­lis­ta, en­sa­yis­ta y au­tor de bio­gra­fías de los her­ma­nos Goy­ti­so­lo y de Jaime Gil de Bied­ma. Es­te oto­ño, edi­cio­nes Circe pu­bli­ca­rá la bio­gra­fía que ha de­di­ca­do a Ju­lio Cortázar A la iz­quier­da, de­ta­lle del cua­dro ‘Li­bros’ in­clui­do en la ex­po­si­ción actual de Mar­sans. A la de­re­cha, el pin­tor en un re­tra­to de los años 90 FO­TO MER­CÈ TA­BER­NER / AR­CHI­VO

Des­de ha­ce va­rios años Luis Mar­sans (Bar­ce­lo­na, 1930) es el pin­tor ca­ta­lán vi­vo de ma­yor im­por­tan­cia y tras­cen­den­cia. Se­ría un error creer que es­te he­cho só­lo obe­de­ce a su ven­tu­ro­sa con­di­ción de su­per­vi­vien­te. Na­da más fal­so. Es cier­to que Mar­sans co­men­zó a des­ta­car en la Bar­ce­lo­na de los años se­ten­ta, cuan­do la ciu­dad vi­vía su úl­ti­mo si­glo de oro. En aquel pe­rio­do co­exis­tían allí –y en en­vi­dia­ble ar­mo­nía, vis­to lo vis­to des­pués– ele­men­tos tan dis­pa­res co­mo los poe­tas de la Es­cue­la de Bar­ce­lo­na, los tro­va­do­res de la no­va ca­nçó, los edi­to­res del ám­bi­to cul­tu­ral fran­quis­ta y del de­mo­crá­ti­co, los no­ve­lis­tas del boom la­ti­noa­me­ri­cano,

Mar­sans ex­plo­ra­ba en un te­rri­to­rio apar­te, ¿pos­tro­mán­ti­co qui­zá? ¿Un fi­gu­ra­ti­vo tar­dío? Im­po­si­ble eti­que­tar­lo

los ac­to­res del Tea­tre Lliu­re, los pin­to­res del gru­po Dau al Set o los gran­des po­pes de la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na. Sin du­da de­bió ser apa­sio­nan­te mo­ver­se por una ciu­dad en la que cir­cu­la­ban Tà­pies, Cir­lot, Gil de Bied­ma, Foix, Es­priu, He­rral­de, Puig­ser­ver, García Már­quez, Se­rrat, Co­derch, Var­gas Llo­sa, Ro­do­re­da, Agustí, Váz­quez Mon­tal­bán, Brossa o Vin­yo­li. Pe­ro in­clu­so en es­te es­ce­na­rio tan fér­til Mar­sans se desen­vol­vió co­mo una fi­gu­ra apar­te, que te­nía en co­mún con to­dos ellos al­go más que su amor por una ciu­dad me­di­te­rrá­nea: la con­cien­cia sen­si­ble y do­lien­te del pa­so del tiem­po.

Po­co a po­co Mar­sans se eri­gió en pin­tor de cul­to, un ar­tis­ta ale­ja­do de los cir­cui­tos tra­di­cio­na­les que iba pu­lien­do una obra re­fi­na­da y su­til en su es­tu­dio del ba­rrio de Sa­rrià. Al prin­ci­pio no fue fá­cil re­co­no­cer los cau­ces de su aven­tu­ra es­té­ti­ca, tan a con­tra­pe­lo de un con­tex­to plás­ti­co mar­ca­do ma­yor­men­te por las van­guar­dias. Por­que Mar­sans no era su­rrea­lis­ta, ni era cu­bis­ta, ni ex­pre­sio­nis­ta abs­trac­to, ni apos­ta­ba por el uso de la ma­te­ria. Na­da de eso. Mar­sans ex­plo­ra­ba en un te­rri­to­rio apar­te que pa­re- cía ajeno a las in­quie­tu­des y con­ce­sio­nes es­té­ti­cas del mo­men­to. En la épo­ca en que sus co­le­gas ocu­pa­ban el es­pa­cio de las ga­le­rías y fre­cuen­ta­ban las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos, él ve­nía a ser el Caballero Inexis­ten­te. ¿Un pos­tro­mán­ti­co qui­zá? ¿Un fi­gu­ra­ti­vo tar­dío? Im­po­si­ble col­gar­le eti­que­tas, y sin eti­que­tas no hay ne­go­cio. Pe­ro ha­bría si­do in­tere­san­te pres­tar­le aten­ción por­que la for­ma­ción pic­tó­ri­ca de Mar­sans era dig­na de un maes­tro del Re­na­ci­mien­to, y ha­bía tra­ta­do a al­gu­nos de los ta­len­tos más rompe­dores del si­glo. En sus es­tan­cias ju­ve­ni­les en Ca­da­qués co­no­ció a Salvador Da­lí, Mar­cel Du­champ, Max Ernst, Man Ray o John Ca­ge. Lo pa­ra­dó­ji­co es que su apre­cio por la mo­der­ni­dad ter­mi­nó cris­ta­li­zan­do en un ar­te esen­cial­men­te clá­si­co que ex­plo­ra los plie­gues de esa co­sa gris e in­for­me que lla­ma­mos tiem­po. Iro­nías del des­tino, es­te gran poeta de la fu­ga­ci­dad no si­guió el rit­mo con­ven­cio­nal de la his­to­ria.

Con los años al­gu­nos em­pe­za­ron a re­co­no­cer su va­lor, un va­lor equi­va­len­te a las apor­ta­cio­nes mu­si­ca­les de un Erik Sa­tie, por ejem­plo, o pa­ra ser más exac­tos de un Fre­de­ric Mom­pou. La com­pa­ra­ción no es ba­nal por­que es­ta Bar­ce­lo­na que pue­de ser tan za­fia cuan­do se lo pro­po­ne, y so­bre to­do cuan­do no se lo pro­po­ne, tam­bién es ca­paz de sor­pren­der muy de tar­de en tar­de con ar­tis­tas cu­ya fi­nu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.