Au­tun, lec­tu­ra del Pa­raí­so

Gis­le­ber­tus, es­cul­tor de ‘ Eva de Au­tun’, dio un pa­so im­por­tan­te en su épo­ca ha­cia una nue­va con­cep­ción del ar­te co­mo ex­pre­sión de una ne­ce­si­dad exis­ten­cial y me­dio pa­ra la bús­que­da de la to­tal ple­ni­tud

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JO­SÉ EN­RI­QUE RUIZ-DOMÈNEC

Mien­tras de­ja­ba atrás las on­du­lan­tes co­li­nas don­de se cul­ti­va el Beaujolais, pen­sa­ba en mi via­je en pleno ve­rano a Au­tun. Acu­día una vez más a es­te rin­cón de Bor­go­ña, no re­cuer­do ya cuán­tas ve­ces lo he he­cho, pa­ra cum­plir con un ri­to. La re­pe­ti­ción, de­cía Clau­de Le­viS­trauss, da sen­ti­do a los ac­tos im­por­tan­tes, los trans­for­ma en mi­tos. Por eso, el eterno re­torno flo­re­ce las pri­ma­ve­ras que anun­cian lar­gos atar­de­ce­res es­ti­va­les en­tre vi­ñe­dos: por eso, la me­mo­ria se ac­ti­va pa­ra per­ci­bir lo que qui­so de­cir­nos Ho­no­rius Au­gus­to­du­nen­sis, es de­cir, Ho­no­rio de Au­tun, so­bre el sen­ti­do de la vida en su Elu­ci­da­rium: un li­bro con un nom­bre re­ve­la­dor por­que con él qui­so ilu­mi­nar, di­fun­dir la luz, a ba­se de pre­gun­tas cor­tas a las que les si­guen res­pues­tas igual­men­te bre­ves; un tra­ta­do mo­ral a fa­vor de la aus­te­ri­dad y el si­len­cio, en con­tra del de­rro­che y el gri­te­río. Mu­yac­tual, sin du­da. Se tra­ta del vie­jo y pe­ren­ne con­flic­to en­tre el buen gus­to y la des­te­ñi­da mo­da con­su­mis­ta que con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a la co­rrup­ción.

Cu­ra ani­mo­rum, el cui­da­do de las al­mas. Un ges­to ne­ce­sa­rio ya que la hu­ma­ni­dad se ha do­ta­do de una pe­li­gro­sa idea, un prin­ci­pio fe­liz en los orí­ge­nes, cuan­do se­gún la tra­di­ción, se vi­vía en el Pa­raí­so; lue­go lle­gó la ex­pul­sión, y la vida co­mo una erran­cia en bus­ca de un happy end, un fi­nal fe­liz, que no siem­pre lle­ga. ¿Es de­ma­sia­do tar­de pa­ra creer en es­tas co­sas que, sin em­bar­go, han cons­ti­tui­do la ma­te­ria de los sue­ños de la hu­ma­ni­dad du­ran­te si­glos? En Au­tun se pue­den en­con­trar las res­pues­tas. Qui­zás por­que se tra­ta de una ciu­dad don­de la re­don­dez, la cur­va, la es­fe­ra, le da ese ai­re de cos­mos aco­ge­dor y con­ci­lia­dor con lo in­fi­ni­to. Sen­sa­ción que se su­bli­ma en la ma­jes­tuo­sa ca­te­dral man­da­da eri­gir por el obis­po Etien­ne de Ba­gé en los tiem­pos que el pa­pa Calixto II fue de via­je por la re­gión y pa­só unos días en ca­sa de su her­ma­na Er­men­tru­de de Bar. En el tím­pano, se pue­de leer el nom­bre si­tua­do de­ba­jo de la fi­gu­ra de Cris­to en su man­dor­la: Gis­le­ber­tus hoc fe­cit. Un es­cul­tor pro­ce­den­te de Ve­ze­lay que se ins­ta­ló en es­ta ciu­dad ha­cia 1120 pa­ra en­con­trar la for­ma ade­cua­da a una nue­va per­cep­ción de la na­tu­ra­le­za. La fir­ma in­di­ca un hom­bre se­gu­ro de sí mis­mo.

Na­tu­ra­lis­mo, hu­ma­nis­mo, re­na­ci­mien­to. Ese sen­ti­do de ple­ni­tud vi­tal, ese re­ga­lo al op­ti­mis­mo, se en­cuen­tra so­bre to­do en el Museo Ro­lin, el ob­je­ti­vo de mi via­je. Ya el me­ro he­cho de ba­jar los es­ca­lo­nes que apa­re­cen a la iz­quier­da de la puer­ta de en­tra­da y de atra­ve­sar el pa­tio lle­na en cier­to mo­do el va­cío del mun­do actual trans­for­mán­do­lo en unas en­tra­ña­bles vías de re­no­va­ción del es­pí­ri­tu. Aquí no hay de­cep­ción, ni amar­gu­ra; hay ple­ni­tud, ale­gría. En una sala es­tá ella, Eva de Au­tun, un ba­jo­rre­lie­ve es­cul­pi­do por el maes­tro Gis­le­ber­tus ha­cia 1125. El via­je­ro que con­si­gue lle­gar a es­ta per­di­da sala des­cu­bri-

La es­cul­tu­ra ‘ Eva de Au­tun’ en­se­ña al que lo con­tem­pla a com­pren­der la vul­ne­ra­bi­li­dad del ser hu­mano, así co­mo su fuer­za

rá, con cier­ta sor­pre­sa qui­zás, que es­tá an­te una de las más pro­me­te­do­ras lec­tu­ras del Pa­raí­so.

Eva, ape­nas le­van­ta­da del sue­lo, ex­tien­de el bra­zo has­ta lle­gar al ár- bol del Bien y del Mal don­de ase una man­za­na, se la lle­va a la bo­ca, y co­me un tro­zo, y ha­ce co­mer otro a Adán que, obe­dien­te, se de­ja con­du­cir sua­ve­men­te ha­cia lo prohi­bi­do. En me­dio del fo­lla­je que ta­pa par­te del cuer­po de la mu­jer se per­ci­be la pre­sen­cia de la ser­pien­te, el animal res­pon­sa­ble de in­ci­tar a Eva a es­te ac­to de re­bel­día, pe­ro tam­bién de eman­ci­pa­ción, co­mo di­ce Jean­ne Hersch. Es­te ma­jes­tuo­so ba­jo­rre­lie­ve no nar­co­ti­za al que lo con­tem­pla con in­mo­de­ra­das fan­ta­sías; al con­tra­rio, le en­se­ña a com­pren­der la vul­ne­ra­bi­li­dad del ser hu­mano, así co­mo su fuer­za, me­dian­te una in­vi­ta­ción a que él sea el de­pó­si­to de la mi­ra­da, la lí­nea y la luz de un pro­fun­do li­ris­mo que se re­sis­te a caer en la sen­si­ble­ría y el ama­ne­ra­mien­to, y don­de el se­xo es mu­cho más que una alu­sión al pe­ca­do: el des­nu­do de la Eva de Au­tun es tan ex­cep­cio­nal en­tre los es­cul­to­res del si­glo XII co­mo lo son los de An­to­nio Ca­no­va en­tre los es­cul­to­res del si­glo XVIII.

Re­no­va­ción ra­di­cal

El desafío de Gis­le­ber­tus –cier­ta­men­te fue to­do un desafío– no fue inú­til, aun­que tar­da­ría va­rios si­glos en ser acep­ta­do. Es el me­jor me­dio pa­ra sa­ber por qué, en la dé­ca­da de 1120, se ne­ce­si­ta­ba dar un pa­so ha­cia de­lan­te pa­ra en­ten­der un­mun­do­que­deo­tro mo­dohu­bie­ra ca­re­ci­do de in­te­rés. Su apa­sio­na­da lec­tu­ra del Pa­raí­so co­nec­ta con las van­guar­dias de su tiem­po, las que en el sur pro­mo­vían los tro­va­do­res con Guillermo IX du­que de Aquitania al fren­te, y en el nor­te, las que in­tro­du­cían hom­bres co­mo Pedro Abe­lar­do en las es­cue­las ca­te­dra­li­cias: to­dos se vol­vie­ron ha­cia el cuer­po co­mo prin­ci­pio y nor­ma de la vida. Bus­ca­ban la ma­ne­ra de en­ten­der­lo fo­men­tan­do re­fle­xio­nes so­bre la fun­ción del yo en la so­cie­dad y a par­tir de él del pa­pel de las mu­je­res y del amor. Nin­guno quie­re oír que el mun­do es es­tric­ta­men­te un lu­gar de pa­so ha­cia el Más Allá, la ver­da­de­ra vida, la eter­na; al con­tra­rio, quie­ren en­con­trar una razón de la exis­ten­cia en la pro­pia con­tin­gen­cia tem­po­ral; una pu­ri­fi­ca­ción de los com­por­ta­mien­tos al ser­vi­cio de un ideal que se abría pa­so en la so­cie­dad con el fin de en­cua­drar­la en un ob­je­ti­vo­más hu­mano, más acor­de con la cul­tu­ra clá­si­ca que aho­ra re­cu­pe­ra­ban: el ideal ca­ba­lle­res­co. En ese sen­ti­do, la Eva de Au­tun su­pu­so un so­plo de ai­re fres­co, de re­no­va­ción ra­di­cal. Gis­le­ber­tus en­tra así en esa ga­le­ría de in­di­vi­duos sin­gu­la­res que con­vir­tie­ron el ar­te en la ex­pre­sión de una ne­ce­si­dad exis­ten­cial, los Leo­nar­do, los Pi­cas­so. Es­tá en su lí­nea, y es ge­nial co­mo ellos. Un buen mo­ti­vo pa­ra afron­tar un via­je al cen­tro de Bor­go­ña, pa­ra vi­si­tar la obra de es­te ge­nial es­cul­tor, pa­ra bus­car la tex­tu­ra del tiem­po pa­sa­do. Pa­ra lle­nar de go­zo el al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.