Un­li­bro de cul­to

In­cohe­ren­cia y sin­sen­ti­do dan al­ma a la obra de Da­vid Oh­le

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - RO­BERT SA­LA­DRI­GAS

Mo­tor­man, la pri­me­ra no­ve­la de Da­vid Oh­le (Nue­va Or­leans, 1941), cons­ti­tu­ye un ejem­plo de lo su­ce­di­do con las van­guar­dias de los años se­sen­ta y se­ten­ta del pa­sa­do si­glo, du­ran­te es­te tiem­po re­ves­ti­das de una pá­ti­na de mi­to­lo­gía que han per­mi­ti­do –a las obras más afor­tu­na­das– so­bre­vi­vir a los años. La his­to­ria de Mo­tor­man es bas­tan­te orien­ta­ti­va. El li­bro apa­re­ció en 1972, aus­pi­cia­do por el pres­ti­gio editorial de Al­fred A. Knopf. Po­co an­tes y ba­jo la su­per­vi­sión –y ca­be su­po­ner que la in­tro­mi­sión– de Gor­don Lish, el ti­rano li­te­ra­rio que re­mo­de­ló a su gus­to los re­la­tos de Ray­mond Car­ver, apa­re­cie­ron al­gu­nos frag­men­tos de la ar­qui­tec­tu­ra y el es­ti­lo de la no­ve­la de Oh­le en las pá­gi­nas de la re­vis­ta Es­qui­re.

Pa­ra sin­te­ti­zar lo su­ce­di­do, Mo­tor­man se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un li­bro de cul­to. Por un la­do Oh­le es­ta­ba ba­jo el pa­ra­guas hu­mano y ar­tís­ti­co de Wi­lliam Bu­rroughs y sus com­pin­ches, en­tre es­tos las fi­gu­ras más ru­ti­lan­tes de la in­no­va­do­ra ge­ne­ra­ción beat, so­bre to­do Ke­rouac, Gins­berg y Cor­so. Por otro la­do, la gue­rra de Viet­man se­guía sien­do el re­fe­ren­te de la iz­quier­da nor­te­ame­ri­ca­na y al­gu­nos crí­ti­cos y por­ta­vo­ces de la ju­ven­tud con­tra­cul­tu­ral –co­mo Char­les Ol­son– qui­sie­ron ver en el caos mo­nu­men­tal que Oh­le no­ve­la­ba, con im­pli­ca­ción for­mal del len­gua­je, una ima­gen de la frac­tu­ra so­cial nor­te­ame­ri­ca­na pro­vo­ca­da por la san­gría viet­na­mi­ta. Pe­se a que en nin­gún mo­men­to Oh­le alu­de al con­flic­to –so­lo a “las gue­rras de pe­ga”– , hay quien si­gue pen­san­do que Mo­tor­man es lo me­jor que se ha es­cri­to so­bre la gue­rra de Viet­nam. Me­pre­gun­to si to­dos he­mos leído el mis­mo tex­to.

Con la mis­ma ce­le­ri­dad con que ha­bía ro­za­do las es­tre­llas, el li­bro de Oh­le ca­yó en el ol­vi­do sin fi­gu­rar si­quie­ra en la ma­yo­ría de los ma­nua­les li­te­ra­rios de la épo­ca. Su au­tor –re­si­den­te en Law­ren­ce y pro­fe­sor de laU­ni­ver­si­dad de Kan­sas– se hi­zo le­gen­da­rio. Ha es­cri­to re­la­tos en re­vis­tas, in­clui­da Es­qui­re y pu­bli­ca­do no­ve­las co­mo The age of Si­na­tra o The pis­town chaos, pe­ro du­ran­te mu­cho tiem­po fue el crea­dor de una no­ve­la mi­ti­fi­ca­da que so­lo un pu­ña­do de lec­to­res ad­mi­tían co­no­cer. Has­ta que fue re­edi­ta­da en el 2004 y aho­ra ha apa­re­ci­do su –com­ple­ja– tra­duc­ción es­pa­ño­la.

¿Qué su­ce­de con Mo­tor­man leí­da hoy? Se ha­ce com­pli­ca­do de asi­mi­lar aun­que lue­go no re­sul­te di­fí­cil di­ge­rir­la. Pe­ro, ¿quién tie­ne hoy la pa­cien­cia y el co­ra­je de hun­dir la men­te en El al­muer­zo des­nu­do de Bu­rroughs, en Ma­ta­de­ro cin­co de Kurt Von­ne­gut o, no nos en­ga­ñe­mos, en las ex­plo­ra­cio­nes lle­va­das al lí­mi­te de la fan­ta­sía, el pos­hu­ma­nis­mo y el har­taz­go de Tho­mas Pyn­chon? En una lí­nea si­mi­lar Oh­le en­fren­ta a su per­so­na­je, el jo­ven Mol­den­ke, con un mun­do dis­tó­pi­co, alu­ci­na­to­rio, ri­gu­ro­sa­men­te irre­duc­ti­ble a cual­quier in­ten­to de “ex­pli­car­lo” con un mí­ni­mo de cohe­ren­cia, en el que co­exis­ten va­rias lu­nas y so­les, la gen­te tie­ne más de un co­ra­zón, al­gu­nas cabezas es­tán re­lle­nas de ge­la­ti­na, cual­quier dis­tor­sión cós­mi­ca o fí­si­ca es asu­mi­ble y po­co a po­co, a lo lar­go de cien­to nue­ve se­cuen­cias de di­ver­sa ín­do­le y ex­ten­sión, ve­mos co­mo si­mul­tá­nea­men­te a la in­con­gruen­cia de la so­cie­dad en la que Mol­den­ke y sus con­gé­ne­res vie­nen obli­ga­dos amal­vi­vir, el len­gua­je se va di­sol­vien­do en una ale­go­ría hi­per­rea­lis­ta que aca­ba per­dien­do su sen­ti­do y razón de ser en el pu­ro caos so­cial, ideo­ló­gi­co y ex­pre­si­vo.

No estoy muy se­gu­ro de que es­ta sea una in­ter­pre­ta­ción co­rrec­ta. En los años se­ten­ta, cuan­do Oh­le con­ci­bió es­ta no­ve­la des­qui­cia­da, apo­ca­líp­ti­ca, pres­cin­dien­do de la ló­gi­ca y del lec­tor, la na­rra­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na de van­guar­dia te­nía a ga­la re­nun­ciar a to­da no­ción de car­ga mo­ral, éti­ca y for­mal pa­ra crear uni­ver­sos ab­sur­dos, de fan­ta­sía –en la tra­di­ción de Bruno Schulz o Sta­nis­law Vit­kie­wicz– que re­sal­ta­sen la exis­ten­cia del va­cío exis­ten­cial en el que flo­ta­ban. De cual­quier ma­ne­ra, en es­te mo­men­to de la evo­lu­ción li­te­ra­ria a una ori­lla y otra del océano, Mo­tor­man de­be ser te­ni­da por una cu­rio­si­dad, una obra que cua­ren­ta años atrás sur­gió en un con­tex­to mu­lli­do y hoy, en un mun­do más hos­co y no pre­ci­sa­men­te me­jor, no tie­ne dón­de fon­dear. Es lo que fue: un mi­to de an­ta­ño.

DO­LO­RES GÓ­MEZ BLE­SA

Luis García Jam­bri­na

Da­vid Oh­le Mo­tor­man Tra­duc­ción de Juan Se­bas­tián Cár­de­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.