Con­tra­dic­cio­nes de la su­ges­tión

El ‘nú­cleo fe­me­nino’ de So­nic Youth se rein­ven­ta cuan­do ha cum­pli­do los se­sen­ta

La Vanguardia - Culturas - - EN DIRECTO - IGNACIO JU­LIÀ

El pa­sa­do 28 de abril, Kim Gor­don cum­plió 60 años. El nú­cleo fe­me­nino de So­nic Youth, ban­da cru­cial en la eclo­sión del rock al­ter­na­ti­vo, se en­cuen­tra en ple­na re­ubi­ca­ción vi­tal tras su se­pa­ra­ción de Thurs­ton Moo­re. Co­mo las des­gra­cias nun­ca lle­gan so­las, tra­ta­ba de lle­nar los días pa­ra re­con­du­cir su vida cuan­do se le diag­nos­ti­có un tu­mor be­nigno, una for­ma no in­va­si­va de cán­cer de ma­ma. ¿Qué más po­día pa­sar­le?, se pre­gun­ta­ba.

“En­tien­do que la gen­te sien­ta cu­rio­si­dad –con­fie­sa–. Yo mis­ma sien­to cu­rio­si­dad. ¿Qué va a ocu­rrir aho­ra? Pa­re­cía­mos te­ner una re­la­ción nor­mal en un mun­do de­men­cial. Y, de he­cho, ter­mi­nó de un mo­do bas­tan­te nor­mal: cri­sis de la me­dia­na edad, mu­jer em­be­le­sa­daan­te una ce­le­bri­dad”. Una­mu- Glenn Bran­ca, investigad­or del po­ten­cial ar­mó­ni­co de la acu­mu­la­ción de gui­ta­rras eléc­tri­cas, y a quien se­rá su men­tor, Dan Graham, ar­tis­ta y en­sa­yis­ta pio­ne­ro en re­la­cio­nar rock y ar­te. Kim rea­li­za sus pri­me­ras obras, redecora ofi­ci­nas y do­mi­ci­lios des­de una pers­pec­ti­va con­cep­tual. Pron­to ob­ser­va que el ar­te es­tá in­va­dien­do la es­ce­na mu­si­cal –son los tiem­pos de la re­sa­ca de aquel fo­go­na­zo rup­tu­ris­ta que fue la No Wa­ve– y, en 1981, fun­dan So­nic Youth con Thurs­ton Moo­re y Lee Ra­nal­do.

“No era mi in­ten­ción trans­for­mar la cul­tu­ra, no me lo plan­tea­ba de ese mo­do”, ex­pli­ca. “Se tra­ta­ba de es­tar in­mer­so en la cul­tu­ra po­pu­lar, no fue­ra de ella. Veía que la música lo­gra­ba co­sas que el ar­te no con­se­guía emo­cio­nal­men­te. No me gus­ta­ba el ex­pre­sio­nis­mo abs- po­drán ex­pe­ri­men­tar lo eró­ti­co o si exis­te só­lo en los anun­cios; pe­ro en el es­ce­na­rio, en el fra­gor del rock, to­do pue­de su­ce­der”.

En pa­ra­le­lo a So­nic Youth, Gor­don ha co­mi­sa­ria­do ex­po­si­cio­nes con par­ti­ci­pa­ción de Mi­ke Ke­lley, Tony Ours­ler o Ri­ta Ac­ker­mann, y co­la­bo­ra­do en mues­tras co­lec­ti­vas (sus noi­se pain­tings se vie­ron en Bar­ce­lo­na). La pre­di­lec­ción por el pin­tor ale­mán Ge­rard Rich­ter o los es­ta­dou­ni­den­ses Ray­mond Pet­ti­bon y Ri­chard Prin­ce ilus­tra­ría las por­ta­das de So­nic Youth. El gru­po se de­fi­nía co­mo he­ral­do de po­si­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas yme­diá­ti­cas, pos­te­rior­men­te en­glo­ba­das en la mues­tra an­to­ló­gi­ca Sen­sa­tio­nal Fix, vis­ta en elCA2M­ma­dri­le­ño.Su música no gi­ra­ba úni­ca­men­te so­bre sí mis­ma, ofre­cía co­ne­xio­nes con otros ám­bi­tos, un diá­lo­go in­mer­so en una vas­ta reali­dad cul­tu­ral.

Gor­don in­ci­de asi­mis­mo en el mun­do de la mo­da: ig­no­ra la ro­pa ca­sual pa­ra sa­lir a es­ce­na vis­tien­do fal­das y ves­ti­dos, y fun­da­rá jun­to a la es­ti­lis­ta Daisy von Furth la mar­ca X-Girl. La elec­ción de imá­ge­nes, su mé­to­do pa­ra crear­las y si­tuar­las en un con­tex­to, la cohe­ren­cia en­tre los dis­tin­tos ám­bi­tos en los que tra­ba­ja, com­par­ten el de­seo de con­cep­tua­li­zar y, a la vez, sen­sua­li­zar. In­ten­ta re­con­fi­gu­rar su pa­pel co­mo mu­jer, cues­tio­nan-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.