El víncu­lo cul­tu­ral

Fra­ter­ni­dad ca­ta­la­na

La Vanguardia - Culturas - - TEMA - IN­GRID GUAR­DIO­LA

El si­glo XXI tie­ne que ser el si­glo de la fra­ter­ni­dad o no se­rá. Del es­lo­gan de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, “li­ber­té, éga­li­té, fra­ter­ni­té”, el si­glo XX ha in­ten­ta­do ce­rrar cuen­tas con la igual­dad (una cier­ta pa­ri­dad de gé­ne­ro, los pro­ce­sos de des­co­lo­ni­za­ción y el es­ta­ble­ci­mien­to de de­re­chos ci­vi­les co­mu­nes en­tre hom­bres de dis­tin­ta piel, cul­tu­ra y pro­ce­den­cia) y la li­ber­tad (re­la­ti­va, de cla­se, con­cen­tra­da en las múl­ti­ples op­cio­nes de con­su­mo, li­ber­tad en­ten­di­da co­mo li­be­ra­lis­mo). La fra­ter­ni­dad es la gran sa­quea­da por­que al Es­ta­do no le in­tere­sa una co­mu­ni­dad so­cial her­ma­na­da, uni­da por víncu­los afec­ti­vos que su­pe­ran los sím­bo­los na­cio­na­les y las abs­trac­cio­nes pa­rro­quia­les que los que de­ten­tan el po­der usan se­gún con­ve­nien­cia pro­pia. El Es­ta­do pre­fie­re in­di­vi­duos ais­la­dos, co­mo los ha­bi­tan­tes de 1984, tan igua­les an­te los ojos del Gran Her­mano, y tan so­los en las ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das. La fra­ter­ni­dad ob­via la dis­tin­ción en­tre el yo y el tú, en­tre el ellos y el no­so­tros, y ope­ra se­gún prin­ci­pios de coope­ra­ción de­sin­te­re­sa­da y au­to-equi­li­bra­da. Los po­lí­ti­cos (los de aquí y los de allá) son ese Gran Her­mano que se her­ma­na con los su­yos, los happy few (po­lí­ti­cos, gran­des em­pre­sa­rios y ban­que­ros) que con­fun­den fra­ter­ni­dad con un amor co­le­gia­do por el ca­pi­tal, los ne­go­cios y los ba­jos in­tere­ses co­mu­nes, de­jan­do que en Ca­ta­lun­ya ha­ya un 30% de po­bre­za, que mu­chos es­tu­dian­tes no pue­dan ac­ce­der a la uni­ver­si­dad de­bi­do al in­cre­men­to de las ta­sas, que ca­si 3.000 es­co­la­res pa­sen ham­bre, que sea la co­mu­ni­dad con más des­alo­jos anua­les (más de 25.000).

A es­tos gran­des agu­je­ros ne­gros de la con­fra­ter­ni­dad ca­ta­la­na que or­ques­tan los po­lí­ti­cos y Mi­llets de turno ha­ría fal­ta aña­dir la de­ri­va de las nue­vas sub­ven­cio­nes culturales de la Ge­ne­ra­li­tat que re­fuer­zan es­ta idea de que el hom­bre es una em­pre­sa que se au­to­em­pren­de, que vela por el ta­len­to y la innovación en un mo­de­lo cul­tu­ral ba­sa­do en la com­pe­ti­ti­vi­dad re­clui­da y que so­li­ci­ta di­ne­ro al Es­ta­do (aho­ra de­ve­ni­do ban­co) que in­vier­te o ofre­ce prés­ta­mos a ba­jos in­tere­ses.

Cul­tu­ral­men­te ha­blan­do, so­mos un de­ri­va­do de lo que he­mos apren­di­do de nues­tros her­ma­nos, aque­llos es­cri­to­res, fi­ló­so­fos, ci­neas­tas, ar­tis­tas de to­do ti­po y to­dos los tiem­pos que me­jo­ra­ban la con­di­ción hu­ma­na, des­de su in­te­rior, ha­cién­do­la más ri­ca y plu­ral. El Es­ta­do es­tá en­car­gán­do­se de des­ha­cer es­te no­so­tros tan ne­ce­sa­rio, ce­rran­do es­pa­cios tan va­lio­sos co­mo Can Xa­lant, el Es­pai Zer01, po­nien­do a con­cur­so es­pa­cios co­mo el Cen­tre d'Art Cal Mas­só de Reus, de­jan­do con­tra las cuer­das y el si­len­cio cen­tros co­mo Fa­bra i Coats o Can Felipa, in­vir­tien­do en gran­des edi­fi­cios que no sa­be­mos co­mo se ocu­pa­rán, pre­mian­do la me­dio­cri­dad de los que ca­llan y otor­gan dán­do­les car­gos pú­bli­cos a de­do en una au­tén­ti­ca des­via­ción sui­ci­da del con­cep­to de fra­ter­ni­dad. Las po­lí­ti­cas culturales re­fuer­zan lo que los po­lí­ti­cos lla­man acon­te­ci­mien­tos es­tra­té­gi­cos; más val­dría cam­biar de es­tra­te­gia y ve­lar por el te­ji­do so­cio-cul­tu­ral, la pro­gra­ma­ción es­ta­ble, la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na (lo que lla­man crea­ción de pú­bli­cos) y la edu­ca­ción en un gus­to cul­tu­ral co­ral y plu­ral.

La cri­sis eco­nó­mi­ca y la cri­sis cul­tu­ral afec­tan des­de los ac­to­res más ve­te­ra­nos (el bai­la­rín Cesc Ge­la­bert ha te­ni­do que ce­rrar su es­tu­dio) a los más pe­que­ños (la lis­ta de es­te san­to­ral que se es­cri­be con tin­ta in­vi­si­ble es de­ma­sia­do lar­ga), pa­san­do por el sec­tor más co­mer­cial (la re­vis­ta Go Mag ha te­ni­do que ce­rrar la edi­ción im­pre­sa) o el más arries­ga­do (el Fes­ti­val REC se ha sal­va­do en una edi­ción es­pe­cial con apor­ta­cio­nes ciu­da­da­nas y pri­va­das que con­si­guie­ron equi­li­brar la fal­ta de so­por­te ins­ti­tu­cio­nal). Si bien al­gu­nos es­pa­cios y fes­ti­va­les re­tro­ce­den en el tiem­po bus­can­do

Al Es­ta­do no le in­tere­sa una co­mu­ni­dad so­cial her­ma­na­da, pre­fie­re in­di­vi­duos ais­la­dos Po­lí­ti­cos y ban­que­ros con­fun­den fra­ter­ni­dad con un amor co­le­gia­do por los ne­go­cios y sus in­tere­ses co­mu­nes

fór­mu­las co­no­ci­das y dis­cre­tas (co­moel Fes­ti­val de Poe­sía de Bar­ce­lo­na de es­te año), la ma­yo­ría ven en la clau­di­ca­ción la úni­ca sa­li­da. Por suer­te, la cul­tu­ra se desa­rro­lla y se her­ma­na en te­rri­to­rios po­co con­tro­la­bles y cuan­ti­fi­ca­bles, de he­cho, es la cul­tu­ra la que nos en­se­ña có­moher­ma­nar­nos, la­que con­vier­te la exis­ten­cia en un es­pa­cio de in­ter­cam­bio, crea­ción y coope­ra­ción per­ma­nen­te, la que sub­ra­ya que a la mi­se­ria no se lle­ga so­la, que hay unas per­so­nas con­cre­tas, res­pon­sa­bles, que tar­de o tem­prano ten­drán que res­pon­der a es­te des­he­cho so­cio-eco­nó­mi­co y cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.