Hitler en el país de Mer­kel

El dic­ta­dor na­zi re­su­ci­ta en la Ale­ma­nia uni­fi­ca­da ocho dé­ca­das des­pués de su muer­te y vuel­ve a la car­ga, es­ta vez, con los re­cur­sos que pro­por­cio­nan los me­dios so­cia­les di­gi­ta­les. ¿Có­mo lo re­ci­be la so­cie­dad actual?

La Vanguardia - Culturas - - LATIDOS - CAR­LES BARBA

Han trans­cu­rri­do quin­ce años des­de que Mar­tin Wal­ser pi­die­ra ar­chi­var de una vez el na­zis­mo y el ho­lo­caus­to co­mo te­mas li­te­ra­rios. Pe­ro pa­re­ce que no hay ma­ne­ra de pa­sar pá­gi­na. Coin­ci­dien­do con el 80 aniver­sa­rio de la to­ma del po­der por el Ter­cer Reich, ha apa­re­ci­do en Ale­ma­nia una no­ve­la con Hitler de pro­ta­go­nis­ta (y de na­rra­dor, ade­más), en un tour de for­ce ucró­ni­co que lo ima­gi­na re­apa­re­cien­do en el país en el ve­rano del 2011. Ha per­ge­ña­do es­ta far­sa Ti­mur Ver­mes, un pe­rio­dis­ta y es­cri­tor fan­tas­ma que de­bu­ta aho­ra en la fic­ción, y des­de su pu­bli­ca­ción en septiembre del 2012 la obra ron­da ya los 700 mil ejem­pla­res vendidos, y es­tá en mar­cha su tra­duc­ción a 17 len­guas. La por­ta­da es to­do un se­ñue­lo: im­po­lu­ta­men­te blan­ca, so­lo se per­fi­la en ella el ca­rac­te­rís­ti­co me­chón del per­so­na­je, y las le­tras del tí­tu­lo ( Ha­vuel­to) di­bu­jan la for­ma de su bi­go­ti­llo. El pre­cio –otro gui­ño– as­cien­de a 19.33 eu­ros, la fe­cha de su subida al Reichs­tag.

Di­ga­mos de en­tra­da que Ti­mur Ver­mes ha con­fec­cio­na­do una in­ge­nio­sa na­rra­ción del gé­ne­ro “what if”. Pe­ro en lu­gar de echar mano del ma­ni­do re­cur­so de un Hitler vic­to­rio­so en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, lo re­su­ci­ta en la Ale­ma­nia reuni­fi­ca­da actual, y le con­fron­ta con la cla­se po­lí­ti­ca de hoy, con su pren­sa ama­ri­lla ( Bild a la ca­be­za) y con la era nues­tra de los te­ja­nos y los or­de­na­do­res. El choque pro­pi­cia es­ce­nas tron­chan­tes, y Ver­mes en ge­ne­ral sal­va el es­co­llo de la in­ve­ro­si­mi­li­tud in­ven­tan­do cons­tan­tes si­tua­cio­nes equí­vo­cas per­fec­ta­men­te na­tu­ra­les. En el arran­que, Hitler (co­mo un Rip Van Win­kle) des­pier­ta de un le­tar­go de se­sen­ta y seis años, y se en­cuen­tra en un des­cam­pa­do de Ber­lín, sin rastro de ca­ño­ne­ros, sin na­die de su Es­ta­do Ma­yor a mano, sin Eva Braun, y con su gue­rra apes­tan­do a ga­so­li­na (re­cor­de­mos que tras su sui­ci­dio en 1945, se le pren­dió fuego pa­ra bo­rrar su rastro). Tan ató­ni­to es­tá él de tro­pe­zar con un pai­sa­je irre­co­no­ci­ble (de mu­ros con gra­fi­tis, se­ño­ras que re­co­gen la ca­ca de los pe­rros, y gran­des su­per­fi­cies don­de ca­da cual se sur­te de pro­vi­sio­nes) co­mo los ber­li­ne­ses de to­par con un ti­po tan pin­to­res­co (“¿Qué cla­se de ve­jes­to­rio es es­te?”, se asom­bran los pri­me­ros cha­va­les que le otean; “¿es­tá ro­dan­do por aquí cer­ca?” le pre­gun­ta un quios­que­ro; y cuan­do lle­va el uni­for­me a una tin­to­re­ría, el due­ño, al oler la pren­da, ¡le to­ma por un em­plea­do de una es­ta­ción de ser­vi­cio!).

Ojo con es­ta no­ve­la: vie­ne con fa­ma de có­mi­ca –y lo es– pe­ro Hitler no es­tá pre­sen­ta­do con in­ten­ción pa­ró­di­ca: no da cu­la­zos con la bo­la del mun­do (co­mo el de Cha­plin) ni lle­va de ca­be­za a sus ofi­cia­les (co­moel de Lu­bitsch). Noes en de­fi­ni­ti­va un es­te­reo­ti­po –un pa­ya­so o un mons­truo– sino un ti­po pen­san­te, plau­si­ble, que en cuan­to to­ma con­cien­cia de que ha so­bre­vi­vi­do a la de­ba­cle, y ha hi­ber­na­do mien­tras su país se re­com­po­nía y se con­ver­tía en una Re­pú­bli­ca Fe­de­ral, se dis­po­ne a en­ga­tu­sar de nue­vo a sus com­pa­trio­tas, y a lle­var­les otra vez por la sen­da del na­cio­nal­so­cia­lis­mo. Y cons­cien­te de que ha de par­tir de ce­ro, co­mo en los vie­jos tiem­pos cuan­do era un sim­ple ca­bo y un agi­ta­dor en las cer­ve­ce­rías bá­va­ras, apro­ve­cha que se le fi­cha en te­le­vi­sión co­mo imi­ta­dor del Füh­rer pa­ra vol­ver a ga­nar adep­tos y de­ve­nir icono me­diá­ti­co. Las nue­vas tec­no­lo­gías del si­glo XXI­mul­ti­pli­can su po­der de irra­dia­ción, y le ve­mos agen­cián­do­se una di­rec­ción elec­tró­ni­ca en la red –¡Nue­va

Es­ta no­ve­la vie­ne con fa­ma de có­mi­ca, y lo es, pe­ro Hitler no es­tá pre­sen­ta­do con in­ten­ción pa­ró­di­ca

Can­ci­lle­ría del Reich!– y vien­do có­mo­sus in­ter­ven­cio­nes en la te­le tie­nen lue­go en YouTu­be una re­per­cu­sión mu­cho más vas­ta.

Se le aga­sa­ja, se le in­vi­ta a la Ok­to­ber­fest, se le ha­bi­li­ta un des­pa­cho y una se­cre­ta­ría, se le en­cum­bra en los pla­tós, y le con­tra­tan li- bros, pe­ro siem­pre con un pun­to de cho­teo, in­ter­pre­tán­do­le co­mo un ge­nial mis­ti­fi­ca­dor. “¿Es­táis ha­cien­do met­hod ac­ting? ¿El que prac­ti­can DeNi­ro yAl Pa­cino?” fli­pan sus adic­tos, mien­tras sus in­ter­ven­cio­nes van dán­do­le ca­da vez ma­yo­res cuo­tas de pan­ta­lla.

To­dos es­tos lan­ces re­sul­tan fran­ca­men­te di­ver­ti­dos (y no di­ga­mos cuan­do unos neo­na­zis, cre­yén­do­le un im­pos­tor, le ati­zan en la ca­lle una zu­rra fe­no­me­nal), pe­ro lo cier­to es que él se to­ma muy en se­rio su pa­pel, y co­mo un don Qui­jo­te fa­ná­ti­co, se lan­za una y otra vez a pro­pa­gar su idea­rio de la su­pe­rio­ri­dad aria. Y es por ahí por don­de Ha vuel­to ha pro­du­ci­do in­co­mo­di­dad yma­les­tar: por­que el per­so­na­je (aún sien­do un re­do­ma­do bri­bón) tie­ne una ló­gi­ca ar­gu­men­ta­ti­va se­du­cen­te y una au­to­con­vic­ción gra­ní­ti­ca. Con to­do y sus chus­ca­das, des­ti­la un ai­re in­quie­tan­te e in­ter­pe­la al lec­tor con un os­cu­ro ca­ris­ma (del que ha­bla un re­cién apa­re­ci­do li­bro de Lau­ren­ce Rees). Pre­sen­tán­do­le des­de den­tro, con sus pro­pios pen­sa­mien­tos, sen­sa­cio­nes y an­to­jos, el au­tor con­je­tu­ra lo que po­dría ocu­rrir en­tre un em­bau­ca­dor de ma­sas y una so­cie­dad tan pa­pa­na­ti­za­da por YouTu­be y Fa­ce­book co­mo la actual.

Hay dos pre­gun­tas que la­ten a lo lar­go de es­tas pá­gi­nas: “¿Có­mo ve­ría Hitler la Ale­ma­nia de Mer­kel si aso­ma­ra por aquí? ¿Y có­mo le ve­ría a él la Ale­ma­nia actual si vol­vie­ra a au­to­pro­pug­nar­se su salvador?”. So­bre es­tos in­te­rro­gan­tes, la no­ve­la des­plie­ga su tra­ma, que tie­ne ele­men­tos de no­ve­la his­tó­ri­ca del yo (a lo Me­mo­rias de Adriano), de no­ve­la de dic­ta­dor (a lo El oto­ño del pa­triar­ca) y de sá­ti­ra po­lí­ti­ca y so­cial des­de una mi­ra­da de al­te­ri­dad (a lo Car­tas per­sas de Mon­tes­quieu). Hay una acu­sa­ción re­tro­ac­ti­va sub­ya­cen­te: Hitler me­dró gra­cias a sus com­pa­trio­tas, que le eli­gie­ron y le de­ja­ron ha­cer; y hay una ad­ver­ten­cia an­ti­ci­pa­to­ria im­plí­ci­ta: la ma­sa primitiva ger­má­ni­ca si­gue exis­tien­do, y des­per­tar­la no se­ría di­fí­cil pa­ra un de­ma­go­go con mano fir­me. Se­ría in­clu­so más fá­cil, en el mun­do de los twit­ters y los what­sapps.

¿Apo­lo­gía del na­zis­mo? ¿Ba­na­li­za­ción del mal? ¿Fri­vo­li­za­ción del ho­lo­caus­to, co­mo han apun­ta­do al­gu­nos his­to­ria­do­res ger­ma­nos? En ab­so­lu­to, más bien al con­tra­rio. Ha­cia el fi­nal, la se­cre­ta­ria del pro­ta­go­nis­ta le re­frie­ga una fo­to de los pa­dres y her­ma­nos de su abue­la, ru­bios y en ple­na lo­za­nía, y le es­pe­ta que fue­ron ga­sea­dos. Y le pi­de un­mea cul­pa: “¿No pue­deus­ted de­cir sim­ple­men­te: ‘Sien­to lo de la fa­mi­lia de su abue­la, lo de en­ton­ces fue un ho­rror y una locura?’”

Lean, y aqui­la­tan­do la reac­ción del per­so­na­je, com­pren­de­rán que Ha vuel­to no es una me­ra bu­fo­na­da, y que de­ja so­bre­en­ten­der un eterno pul­so en­tre agen­tes de la his­to­ria: en­tre la bue­na gen­te y un ca­na­lla pro­vi­den­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.