El mis­te­rio de la trans­mi­sión

‘Ba­ja­rí’, Bar­ce­lo­na en ca­ló, pe­ne­tra en las for­mas y en las emo­cio­nes de có­mo el can­te, el bai­le y la cul­tu­ra gi­ta­na se su­ce­den en­tre di­ver­sas ge­ne­ra­cio­nes fa­mi­lia­res. Una de sus pro­ta­go­nis­tas, la bailarina emer­gen­te Ka­ri­me Ama­ya, ac­túa en el ac­to oficial

La Vanguardia - Culturas - - PANTALLAS - IM­MA ME­RINO

Re­cien­te­men­te me acer­qué al Mas d’en Pic, el lu­gar en las afue­ras de Be­gur que Car­men Ama­ya ha­bi­tó al fi­nal de su vida. Allí mu­rió, con los ri­ño­nes des­tro­za­dos, pron­to ha­rá cin­cuen­ta años. La ma­sía, con una to­rre de de­fen­sa que la sin­gu­la­ri­za, aho­ra es­tá ocu­pa­da por una fun­da­ción que pro­cu­ra de­fen­der y pre­ser­var el me­dio am­bien­te. No pu­de ac­ce­der al in­te­rior, que aco­ge un es­pa­cio de­di­ca­do a la me­mo­ria de la mí­ti­ca bailarina. Pe­ro, más allá de re­cuer­dos, de ob­je­tos que han vuel­to, de lu­ga­res y de homenajes en el cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Car­men Ama­ya, ¿qué que­da de ella?, ¿có­mo se trans­mi­ten y en­car­nan sus hue­llas?, ¿la me­mo­ria de su ar­te se defiende y así se pre­ser­va? ¿es­ta me­mo­ria se ha­ce vi­va, flu­ye y se re­nue­va? De ahí que, pa­sean­do por los al­re­de­do­res del Mas d’en Pic, pen­sa­ra en Ba­ja­rí por­que en su ges­ta­ción pu­do asu­mir es­tas pre­gun­tas y, vin­di­can­do esa me­mo­ria, en su formalizac­ión res­pon­de­ría que­rien­do dar cuen­ta de la exis­ten­cia de unas hue­llas, de ma­ne­ra que la pe­lí­cu­la pue­de sen­tir­se ha­bi­ta­da por el fan­tas­ma de Car­men Ama­ya que ins­pi­ra a sus per­so­na­jes. Lo que ha­ce que es­te do­cu­men­tal abor­de al­go es­cu­rri­di­zo por par­ti­ci­par de lo in­tan­gi­ble: ¿có­mo es­tán los que ya no es­tán?; tam­bién el mis­te­rio del ‘ar­te’ y de la trans­mi­sión a tra­vés su­yo.

Tam­bién po­dría ha­ber em­pe­za­do es­cri­bien­do que el se­gun­do do­cu­men­tal de Eva Vi­la se ori­gi­na en el an­te­rior, B-Si­de (2008), un via­je a una di­ver­si­dad de mú­si­cas que cir­cu­lan en Bar­ce­lo­na con­for­man­do una ca­ra po­lié­dri­ca que no es­tá en el apa­ra­dor más vi­si­ble y au­di­ble. Un fil­me que tam­bién lo es so­bre las for­mas de la trans­mi­sión, pues el de­seo de ella es­tá en el mis­moac­to de in­ter­pre­tar música y es­ta siem­pre va ha­cién­do­se re­co­gien­do una he­ren­cia. Allí, Eva Vi­la, cu­yos tra­ba­jos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos arrai­gan en el co­no­ci­mien­to y la sen­si­bi­li­dad de­ri­va­dos de su for­ma­ción mu­si­cal, en­con­tró en­tre otros a jaz­zman, mú­si­cos ex­pe­ri­men­ta­les, jó­ve­nes in­tér­pre­tes de música clá­si­ca, ra­pe­ros y, cier­ta­men­te, rum­be­ros. Y con es­tos úl­ti­mos na­ció la idea de ha­cer pre­sen­te que la rum­ba y el fla­men­co si­guen vi­vos en la co­mu­ni­dad gi­ta­na de Bar­ce­lo­na y que con­ti­núan trans­mi­tién­do­se en una ciu­dad que a me­nu­do les da la es­pal­da. Qui­zás tam­bién en­con­tró una pis­ta que pu­do lle­var­la a un can­taor, Juan Man­zano Co­co,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.