Pro­fe­ta de la alie­na­ción y el desaca­to

Ale­xan­der Troc­chi Un­ge­nio que pa­de­ció adic­ción a la li­te­ra­tu­ra y a la dro­ga

La Vanguardia - Culturas - - RECICLAJE - IGNACIO JU­LIÀ

Hoy que la fi­gu­ra del yonqui co­mo la­cra so­cial ha si­do ya ol­vi­da­da en fa­vor de otras adic­cio­nes más no­ve­do­sas, da cier­ta gri­ma ex­hu­mar a es­te re­do­ma­do he­do­nis­ta que iría de­jan­do de­trás su­yo aman­tes aban­do­na­das y frus­tra­dos edi­to­res. En cier­to mo­do, su anár­qui­co ta­len­to me­re­cía ha­ber pro­du­ci­do un ma­yor le­ga­do, no só­lo la no­to­ria anéc­do­ta vi­tal que pun­túan sus con­tac­tos con los úl­ti­mos exis­ten­cia­lis­tas vi­vos en Pa­rís o los pri­me­ros beats en Ca­li­for­nia, su con­di­ción de miem­bro bri­tá­ni­co de la In­ter­na­cio­nal Si­tua­cio­nis­ta, o el ex­hi­bi­cio­nis­mo que le lle­va­ba a in­yec­tar­se he­roí­na en pú­bli­co o prac­ti­car se­xo a la vis­ta.

Ale­xan­der Troc­chi (Glas­gow, 1925), na­ci­do de madre es­co­ce­sa y pa­dre ita­liano, in­gre­sa en la uni­ver­si­dad tras ser ma­rino mer­can­te. Al gra­duar­se, apro­ve­cha una be­ca pa­ra via­jar al con­ti­nen­te. En Pa­rís, fun­da la in­flu­yen­te re­vis­ta Mer­lin, en 1952, don­de pu­bli­ca a Beckett, Eluard, Sar­tre, Io­nes­co, Ge­net, Mi­ller, Ne­ru­da. Ha aban­do­na­do a su pri­me­ra es­po­sa e hi­jas pa­ra dar­se la gran vida jun­to a su aman­te nor­te­ame­ri­ca­na, Ja­ne Lou­gee, hi­ja de un ban­que­ro que fi­nan­cia, sin sa­ber­lo, la aven­tu­ra editorial. Des­cri­to co­mo un ser mag­né­ti­co, ma­ni­pu­la­dor, con­ven­ci­do de su ge­nio –¡có­mo sino ac­ce­de un jo­ven des­co­no­ci­do a los ce­nácu­los in­te­lec­tua­les pa­ri­si­nos?–, es­cri­be obri­tas por­no­grá­fi­cas ba­jo seudónimo pa­ra Olym­pia Press y de­bu­ta a su nom­bre con El jo­ven Adán, no­ve­la cruel y de­sen­can­ta­da, lle­va­da al ci­ne en 2003.

En Pa­rís ha des­cu­bier­to la he­roí­na, cu­ya adic­ción le acom­pa­ña­rá a Es­ta­dos Uni­dos. Tan col­ga­do es­tá que su se­gun­da es­po­sa, Lyn Hicks, de­be pros­ti­tuir­se en Las Ve­gas pa­ra man­te­ner el há­bi­to de am­bos. Re­ca­lan en Nue­va York, don­de tra­ba­ja en las bar­ca­zas del río Hud­son. La es­tan­cia neo­yor­qui­na ins­pi­ra­rá otra de­mo­le­do­ra no­ve­la, El li-

Se le cre­yó dro­ga­dic­to re­vo­lu­cio­na­rio tras de­cla­rar que la so­do­mía era el pilar de su escritura La re­cien­te tra­duc­ción de la an­to­lo­gía re­fle­ja sus con­tra­dic­cio­nes vi­ta­les y bri­llan­tez in­te­lec­tual

bro de Caín, cru­do re­tra­to del tur­bio sub­mun­do que ge­ne­ran las le­yes an­ti­dro­ga es­ta­dou­ni­den­ses. Pi­lla­do pa­sán­do­le he­roí­na a un me­nor, es­ca­pa­rá a Ca­na­dá –don­de ini­cia en el opio a un jo­ven Leonard Cohen– y de allí re­gre­sa al Reino Uni­do.

Ins­cri­to en el pro­gra­ma de he­roi­nó­ma­nos de la sanidad británica, en 1962 sal­ta el es­cán­da­lo en el fes- ti­val li­te­ra­rio de Edim­bur­go. De­cla­ra que la so­do­mía es el fun­da­men­to de su escritura, y es acu­sa­do de ser “es­co­ria cos­mo­po­li­ta”, creán­do­se la ima­gen de dro­ga­dic­to re­vo­lu­cio­na­rio que le per­se­gui­rá el res­to de sus días, fa­cha­da pú­bli­ca que él ali­men­ta en ra­bio­sa sín­te­sis de in­sa­lu­bri­dad y pro­vo­ca­ción. A par­tir de ese mo­men­to, rea­li­za bri­llan­tes tra­duc­cio­nes del fran­cés, co­bran­do al en­tre­gar ca­da pá­gi­na, pues na­die se fía ya del yonqui ha­bi­tual en de­ba­tes pú­bli­cos so­bre la dro­ga. Por su mítico The long book, del que no lle­ga a es­cri­bir ni una pa­la­bra, re­ci­be va­rios ade­lan­tos no de­vuel­tos.

De es­ta épo­ca da­ta su en­sa­yo La in­su­rrec­ción in­vi­si­ble del mi­llón de men­tes, en el que pos­tu­la su pro­pia vi­sión de la máxima si­tua­cio­nis­ta que in­vi­ta a des­truir el mun­do del es­pec­tácu­lo pa­ra evi­tar asis­tir al fin del mun­do real. “No nos in­tere­sa el coup-d’état de Trots­ki y Le­nin, sino el coup-du-mon­de –es­cri­be–, una tran­si­ción de más com­ple­ja ne­ce­si­dad, más di­fu­sa que la otra, más gra­dual, me­nos es­pec­ta­cu­lar”.

Así, la li­te­ra­tu­ra de­ja pa­so a su gran pro­yec­to hu­ma­nis­ta, una uni­ver­si­dad al­ter­na­ti­va que lla­ma sig­ma, en le­tra pe­que­ña, tér­mino ma­te­má­ti­co que de­fi­ne la to­ta­li­dad. La ima­gi­na co­mo un cen­tro con­tra­cul­tu­ral don­de to­dos se­rán ar­tis­tas, crea­do­res es­pon­tá­neos sin re­mu­ne­ra­ción. “La di­co­to­mía con­ven­cio­nal es­pec­ta­dor-crea­dor tie­ne que ser de­rri­ba­da”, sos­tie­ne pro­fe­ti­zan­do un fu­tu­ro que ya es pre­sen­te.

Su es­po­sa Lynn, fa­lle­ci­da en 1972, le ha de­ja­do a car­go de dos hi­jos. El ma­yor muere de cán­cer a los quin­ce años, el me­nor se sui­ci­da a los po­cos me­ses de la muer­te de Troc­chi, en 1984. Las ce­ni­zas del lla­ma­do Bu­rroughs es­co­cés se­rán mis­te­rio­sa­men­te sus­traí­das de su do­mi­ci­lio, que po­co des­pués su­fre un in­cen­dio en el que ar­den sus pa­pe­les. Troc­chi ha vi­vi­do sus úl­ti­mos años co­mo as­tu­to li­bre­ro, su­mi­nis­tran­do edi­cio­nes de va­lor a los co­lec­cio­nis­tas pa­ra cos­tear­se la adic­ción.

A prin­ci­pios de los 90, una an­to­lo­gía le des­cu­bre an­te la nue­va ge­ne­ra­ción de autores es­co­ce­ses, con Ir­vi­ne Welsh a la ca­be­za. La re­cien­te tra­duc­ción al es­pa­ñol de la mis­ma brin­da la opor­tu­ni­dad de co­te­jar, una vez más, sus con­tra­dic­cio­nes vi­ta­les y bri­llan­tez in­te­lec­tual. Más en es­ta épo­ca em­bo­ba­da por la co­rrec­ción po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.