Un wes­tern en Ga­llecs

Tras su es­treno mun­dial en el fes­ti­val de Ber­lín, y en las sa­las de ci­ne, ‘La pla­ga’ se ha con­ver­ti­do en un fil­me de re­fe­ren­cia , por su ca­pa­ci­dad de cons­truir un pe­que­ño uni­ver­so an­tro­po­ló­gi­co con re­la­cio­nes de fra­ter­ni­dad

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - ÀN­GEL QUIN­TA­NA

‘La pla­ga’, ópe­ra pri­ma de Neus Ba­llús, mues­tra una Ca­ta­lun­ya mu­tan­te, po­bla­da por gen­tes de cul­tu­ras di­fe­ren­tes en mo­men­tos de ad­ver­si­dad

En los años pre­vios al es­ta­lli­do del ci­ne neo­rrea­lis­ta ita­liano, el jo­ven Lu­chino Vis­con­ti pu­bli­có un mítico ar­ticu­lo en la re­vis­ta Ci­ne­ma don­de reivin­di­ca­ba la ne­ce­si­dad de crear un ci­ne an­tro­po­mór­fi­co. Pa­ra Vis­con­ti, la cues­tión cla­ve re­si­día en lle­gar a rea­li­zar un ci­ne en el que la cá­ma­ra es­tu­vie­ra a la al­tu­ra del ser hu­mano, que lo ob­ser­va­ra, que cap­tu­ra­ra sus pul­sio­nes y con­vir­tie­ra las fic­cio­nes en un ca­mino ha­cia la dig­ni­dad de lo hu­mano. Es­tas re­fle­xio­nes tu­vie­ron lu­gar a ini­cios de los años 40, cuan­do el con­cep­to de hu­ma­ni­dad ha­bía si- do des­trui­do y sa­quea­do por las fuer­zas ocul­tas de la bar­ba­rie.

La pla­ga, de Neus Ba­llús, es qui­zás una de las po­cas pe­lí­cu­las ro­da­das en Ca­ta­lun­ya en las que es­ta vie­ja con­cep­ción del ci­ne an­tro­po­mór­fi­co en­cuen­tra su ac­tua­li­za­ción. En su ópe­ra pri­ma, la ci­neas­ta par­te de una cier­ta idea del do­cu­men­tal ob­ser­va­cio­nal pa­ra de­ri­var­lo ha­cia el re­tra­to hu­mano de un gru­po y acer­car­lo a los pa­rá­me­tros de una cier­ta fic­ción en la que las le­yes del con­flic­to cen­tral y de la cau­sa­li­dad nun­ca aca­ban de es­ta­llar. To­do es­to se con­si­gue de­bi­do a que la mi­ra­da de la cá­ma­ra de Neus Ba­llús es, so­bre to­do, una mi­ra­da hu­ma­na cu­ya preo­cu­pa­ción no es tan­to la de lle­gar a pre­gun­tar­se qué es lo que su­ce­de­rá des­pués de lo que estoy mi­ran­do, sino la de pre­gun­tar­se que es lo que ocul­tan es­tos se­res hu­ma­nos a los que ro­ba­mos una par­te de su in­ti­mi­dad. La mi­ra­da an­tro­po­mór­fi­ca es­ta­lla en un mo­men­to en que la cues­tión de la­pér­di­da de lohu­mano en el mun­do con­tem­po­rá­neo es de­bi­da a la in­sen­si­bi­li­dad, la des­per­so­na­li­za­ción y la in­to­le­ran­cia ha­cia el otro.

La pla­ga no quie­re afi­liar­se en ese ci­ne de la fe­li­ci­dad que en­mas­ca­ra con fal­sos hu­ma­nis­mos sus tram­pas na­rra­ti­vas, su preo­cu­pa­ción no es otra que la de mos­trar y re­co­no­cer en el otro una par­te de no­so­tros mis­mos.

Exis­te una teo­ría que in­di­ca que el ele­men­to cla­ve del do­cu­men­tal clá­si­co es la bús­que­da de un te­ma. The act of ki­lling, de Jos­huaOp­pen­hei­mer, pa­ra po­ner un ejem­plo de dis­cu­ti­ble do­cu­men­tal de mo­da, tie­ne un gran te­ma co­mo es la con­cien­cia ase­si­na fren­te al pa­sa­do. Una vez apun­ta­do es­te te­ma, el do­cu­men­tal tie­ne que ar­ti­cu­lar­se co­mo un ejer­ci­cio de de­mos­tra­ción. La pla­ga no es una pe­lí­cu­la con un te­ma con­cre­to, sino con una se­rie de sub­tra­mas que se te­jen pe­ro sin vo­lun­tad de ce­rrar­se y sin que­rer ser im­permea­bles. En lu­gar de un te­ma lo que do­mi­na es, an­te to­do, la exis­ten­cia de un mun­do que quie­re con­ver­tir­se en pa­ra­dig­ma de lo que es en la ac­tua­li­dad una Ca­ta­lun­ya mes­ti­za y mu­tan­te. Es­te mun­do es­tá for­ma­do por una

La pla­ga en la co­se­cha pue­de con­ver­tir­se en me­tá­fo­ra de la cri­sis eco­nó­mi­ca y de sus ad­ver­si­da­des Una Ca­ta­lun­ya mu­tan­te po­bla­da por gen­tes de cul­tu­ras di­fe­ren­tes que bus­can sus opor­tu­ni­da­des

se­rie de per­so­na­jes de di­fe­ren­tes es­tra­tos, pro­ce­den­cias e in­clu­so de di­fe­ren­tes cul­tu­ras. En el epi­cen­tro es­tá un pa­yés lla­ma­do Raúl que vi­ve tan ata­do a la tie­rra que tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der es­tar con sus hi­jos y preo­cu­par­se por ellos. Tam­bién es­tá una vie­ja mu­jer lla­ma­daMa­ria, con­pro­ble­mas car­dio- res­pi­ra­to­rios que ha de­bi­do aban­do­nar su ho­gar y su tie­rra pa­ra ins­ta­lar­se en una re­si­den­cia de an­cia­nos. Ma­ria es cui­da­da por una chi­ca fi­li­pi­na can­sa­da de tra­ba­jar diez ho­ras dia­rias con an­cia­nos que es­tán con­de­na­dos a una muer­te pró­xi­ma. Raúl tie­ne con­tra­ta­do un jor­na­le­ro ru­so lla­ma­do Iu­rie que quie­re ser cam­peón de lu­cha gre­co­ro­ma­na y que des­pués de dos años en Ca­ta­lun­ya no ha con­se­gui­do te­ner sus pa­pe­les en re­gla. Tam­bién hay otros per­so­na­jes se­cun­da­rios co­mo una pros­ti­tu­ta que bus­ca clien­tes jun­to a la ca­rre­te­ra y que quie­re en­con­trar un tra­ba­jo más es­ta­ble pa­ra ali­men­tar a su fa­mi­lia. El pai­sa­je que aco­ge es­tos per­so­na­jes es un pue­blo in­de­ter­mi­na­do si­tua­do en­tre Ga­llecs y Mo­llet del Va­llès, en el que los cam­pos es­tán atra­ve­sa­dos por una au­to­pis­ta. Ca­da uno de los per­so­na­jes de La pla­ga tie­nen sus con­flic­tos per­so­na­les y los cuen­tan en un mo­men­to de­ter­mi­na­do.

En los pri­me­ros ins­tan­tes del fil­me, el pa­yés Raúl des­cu­bre una pla­ga de mos­ca blan­ca en su co­se­cha. La pla­ga, que da tí­tu­lo a la pe­lí­cu­la, pue­de con­ver­tir­se en me­tá­fo­ra de la cri­sis eco­nó­mi­ca o de la di­fi­cul­tad de la su­per­vi­ven­cia en un mun­do lleno de ad­ver­si­da­des, pe­ro en nin­gún ca­so la pe­lí­cu­la se cen­tra en re­tra­tar su evo­lu­ción sino es pa­ra pro­fun­di­zar en las re­la­cio­nes hu­ma­nas de los se­res que es­tán afec­ta­dos por ella. Raúl se de­ba­ti­rá en­tre tra­ba­jar más o acer­car­se a sus hi­jos y ten­drá pro­ble­mas pa­ra man­te­ner el con­tra­to con Iu­rie que tra­ba­ja de jor­na­le­ro en sus cam­pos. El mo­sai­co de ex­pe­rien­cias hu­ma­nas aca­ba con­fi­gu­ran­do una cier­ta idea de una nue­va Ca­ta­lun­ya ru­ral que cuan­do ha­bía si­do vi­si­bi­li­za­da lo ha­bía he­cho des­de el cos­tum­bris­mo o des­de un cier­to pa­ter­na­lis­mo. La Ca­ta­lun­ya que mues­tra Neus Ba­llús es una Ca­ta­lun­ya mu­tan­te en trans­for­ma­ción, atra­ve­sa­da por múl­ti­ples len­guas, po­bla­da por gen­tes de cul­tu­ras di­fe­ren­tes que bus­can sus opor­tu­ni­da­des y afec­ta­da por una cri­sis in­ter­na que ha en­te­rra­do el bie­nes­tar.

Ba­llús ob­ser­va el de­ve­nir de es­te te­rri­to­rio pe­ro sin crear fal­sos efec­tos dra­má­ti­cos, mos­tran­do la emi­gra­ción con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad y preo­cu­pán­do­se por atra­par esos rit­mos de la na­tu­ra­le­za que, en el fon­do, con­di­cio­nan el de­ve­nir de lo hu­mano. En los mo­men­tos fi­na­les del fil­me ve­re­mos a la en­tra­ña­ble Ma­ria in­gre­sa­da en el hos­pi­tal ame­na­za­da por una muer­te cer­ca­nay a un gru­po de ni­ños en un trac­tor can­tan­do El pi­ra­ta rata rata... Lo hu­mano es­tá per­fec­ta­men­te in­te­gra­do en el de­ve­nir de la na­tu­ra­le­za y es­te de­ve­nir mar­ca con­duc­tas, re­la­cio­nes y exis­ten­cias.

El ci­ne an­tro­po­mór­fi­co con­si­gue con La pla­ga un in­tere­san­te pro­ce­so de reac­tua­li­za­ción, mien­tras las fron­te­ras en­tre el do­cu­men­tal y la fic­ción se de­sin­te­gran. Una vez más.

Ma­ria es una de las tres mu­je­res so­li­ta­rias en ‘La pla­ga’, una an­cia­na que tie­ne que de­jar su ca­sa pa­ra ir­se a vi­vir a una re­si­den­cia de abue­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.