El cuen­to de an­dar en bi­ci­cle­ta

La Vanguardia - Culturas - - TEMA -

aven­tu­ra ín­ti­ma que fa­ci­li­ta la re­fle­xión y el do­mi­nio de los es­pa­cios “con esa ve­lo­ci­dad arru­lla­do­ra y des­preo­cu­pa­da del pa­seo”, tal co­mo ha es­cri­to Va­le­ria Lui­se­lli en el li­bro Pa­pe­les fal­sos (Sex­to Pi­so, 2010). Allí, en­tre otras co­sas, des­li­za otra ob­ser­va­ción que ten­dría bas­tan­te que ver con la idea de Cortázar: “El que ha en­con­tra­do en el ciclismo una ocu­pa­ción de­sin­te­re- sa­da de re­sul­ta­dos úl­ti­mos, sa­be que es due­ño de una ra­ra li­ber­tad só­lo equi­pa­ra­ble con la de la ima­gi­na­ción”.

Mon­tar en bi­ci­cle­ta tam­bién es te­ra­péu­ti­co. Art­hur Co­nan Doy­le, que so­lía pa­sear en tán­dem con su es­po­sa, es­cri­bió: “Cuan­do el día se vuel­va os­cu­ro, cuan­do el tra­ba­jo pa­rez­ca mo­nó­tono, cuan­do re­sul­te di­fí­cil con­ser­var la es­pe­ran­za, sim- ple­men­te su­be a una bi­ci­cle­ta y da un pa­seo por la ca­rre­te­ra sin pen­sar en na­da más”. H.G. Wells aún fue al­go más allá: “Siem­pre que veo a un adul­to en­ci­ma de una bi­ci­cle­ta re­cu­pe­ro la es­pe­ran­za en el fu­tu­ro de la ra­za hu­ma­na”. Al­bert Eins­tein, otro enamo­ra­do de la bi­ci­cle­ta, in­sis­tió por ese ca­mino: “La vida es co­mo mon­tar en bi­ci­cle­ta. Pa­ra man­te­ner el equi­li­brio hay que se­guir pedaleando. (...) Des­cu­brí la Teo­ría de la Re­la­ti­vi­dad mien­tras iba en bi­ci­cle­ta”. Lev Tols­tói apren­dió a mon­tar en bi­ci­cle­ta a los 67 años y con­vir­tió esa pa­sión tar­día en una de sus ocu­pa­cio­nes fa­vo­ri­tas pa­ra el ocio. Y ya pues­tos a ser es­pe­cí­fi­cos, el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Ch­ris­top­her Mor­ley di­jo: “Se­gu­ra­men­te la bi­ci­cle­ta se­rá siem­pre el vehícu­lo de los no­ve­lis­tas y los poe­tas”. Fue, al me­nos sen­ti­men­tal­men­te, el vehícu­lo de Pa­blo Ne­ru­da, que le de­di­có en 1955 una es­plén­di­da y bre­ve oda.

La bi­ci­cle­ta tam­bién fue ame­nu­do el vehícu­lo de Gabriela Mis­tral. Y de Ale­jan­dra Pi­zar­nik. Y de Syl­via Plath, pon­ga­mos por ca­so. Y de Ma­rie y Pie­rre Cu­rie: ellos se ca­sa­ron en una ce­re­mo­nia mo­des­ta, re­ci­bie­ron un po­co de di­ne­ro, ad­qui­rie­ron dos bi­ci­cle­tas e hi­cie­ron su lu­na de miel por dis­tin­tos lu­ga­res de Fran­cia en 1895. Y, en­tre no­so­tros, Juan Car­los Mes­tre ha pu­bli­ca­do La bi­ci­cle­ta del pa­na­de­ro (Ca­lam­bur, 2012), un poe­ma­rio ca­si no­ve­les­co cu­yo tí­tu­lo rin­de ho­me­na­je a su pa­dre, aun­que la bi­ci­cle­ta no apa­rez­ca ex­plí­ci­ta­men­te.

Hay mu­chos poe­mas de­di­ca­dos a la bi­ci­cle­ta, cla­ro. Pe­ro qui­zá ca­bría de­cir que la bi­ci­cle­ta ha te­ni­do una ma­yor pre­sen­cia en­tre los no­ve­lis­tas y cuen­tis­tas. Ha­ce muy po­co, De­mi­pa­ge pu­bli­ca­ba Diez

FO­TOS: DA­VID AIROB - MARC ARIAS. AR­CHI­VO LA VAN­GUAR­DIA / GETTY

En las fo­to­gra­fías (en es­ta do­ble pá­gi­na y la si­guien­te), imá­ge­nes de di­ver­sos ca­rri­les pa­ra la cir­cu­la­ción de bi­ci­cle­tas y se­ña­les de trá­fi­co re­la­ti­vas a es­te vehícu­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.