Mul­ti­tu­des y chi­me­neas

El ar­tis­ta bri­tá­ni­co re­tra­tó la ca­ra me­nos ama­ble de la in­dus­tria­li­za­ción con sus cua­dros so­bre el Gran Man­ches­ter, que re­fle­jan la pu­jan­za y la de­ca­den­cia de un mo­de­lo eco­nó­mi­co; la Ta­te lo reivin­di­ca

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - MAU­RI­CIO BACH

Fue un hom­bre discreto, tí­mi­do, in­clu­so gris. Nun­ca se ca­só, ni se le co­no­cen amo­ríos. Man­tu­vo has­ta que se ju­bi­ló su tra­ba­jo co­mo co­bra­dor de al­qui­le­res y des­pués ofi­ci­nis­ta en una in­mo­bi­lia­ria. Y du­ran­te bue­na par­te de su vida fue un pin­tor de re­le­van­cia bá­si­ca­men­te pro­vin­cial en el nor­te de In­gla­te­rra, aun­que ya a prin­ci­pios de los años cin­cuen­ta fue reivin­di­ca­do co­mo un ar­tis­ta im­por­tan­te por el in­flu­yen­te Her­bert Read y unos años des­pués por John Ber­ger, que veía en él a un só­li­do re­pre­sen­tan­te de un ar­te so­cia­lis­ta con con­cien­cia po­lí­ti­ca. Des­pués vol­vió a ser co­lo­ca­do en el ac­ce­so­rio ca­jón de los ar­tis­tas naif, has­ta que va­rio­pin­tas per­so­na­li­da­des co­mo Sir Ian McKe­llen, Pau­la Re­go y Noel Ga­llag­her han vuel­to in­sis­tir en la re­le­van­cia de su fi­gu­ra. Es­ta es­tu­pen­da ex­po­si­ción en la Ta­te pre­ten­de si­tuar­lo de­fi­ni­ti­va­men­te en un lu­gar des­ta­ca­do en el ar­te bri­tá­ni­co del si­glo XX.

Na­ci­do en Stret­ford, una pe­que­ña po­bla­ción que for­ma par­te del área del Grea­ter Man­ches­ter, Law­ren­ce Step­hen Lowry (1887-1976) con­vir­tió esa ciu­dad y su área de in­fluen­cia en el te­ma cen­tral de su pin­tu­ra. Y Man­ches­ter ha si­do a lo lar­go del si­glo XX uno de los cen­tros in­dus­tria­les de In­gla­te­rra, con su mo­men­to de pu­jan­za y su pos­te­rior des­mo­ro­na­mien­to co­mo re­pre­sen­tan­te de un mo­de­lo de in­dus­tria­li­za­ción ago­ta­do, con fá­bri­cas ob­so­le­tas e in­sa­lu­bres.

El as­pec­to so­cial es sin du­da el pri­me­ro que lla­ma la aten­ción en la obra de Lowry, con sus vis­tas de de­pri­men­tes ba­rrios fa­bri­les, sus de­sola­dos pai­sa­jes in­dus­tria­les re­ple­tos de humean­tes chi­me­neas y sus mul­ti­tu­des yen­do o vi­nien­do de las fac­to­rías. Si el fu­tu­ris­mo y su de­ri­va in­gle­sa, el vor­ti­cis­mo, ce­le­bran la in­dus­tria­li­za­ción y las má­qui­nas co­mo epí­to­me de la mo­der­ni­dad, Lowry mues­tra la otra ca­ra en sus lien­zos de to­na­li­da­des gri­sá­ceas pre­si­di­dos siem­pre por in­sa­lu­bres chi­me­neas y ma­sas que ca­mi­nan co­mo errá­ti­cos au­tó­ma­tas por las ca­lles. Es­tas vis­tas ur­ba­nas po­bla­das por mul­ti­tu­des son las obras más icónicas del pin­tor, pe­ro su obra no se ago­ta ahí.

Hay tam­bién vi­sio­nes más fes­ti­vas y fe­li­ces de esas mul­ti­tu­des, co­mo en los lien­zos de pla­yas o fe­rias: el de­li­cio­so Fun fair at daisy nook o el tar­dío Pi­ca­dilly Cir­cus, Lon­don, una de las po­cas oca­sio­nes

Man­tu­vo has­ta que se ju­bi­ló su tra­ba­jo co­mo co­bra­dor de al­qui­le­res y des­pués ofi­ci­nis­ta en una in­mo­bi­lia­ria

en que cam­bia Man­ches­ter por el bu­lli­cio­so cen­tro de la ca­pi­tal y crea un cua­dro im­preg­na­do de di­na­mis­mour­bano, con gen­te­que ca­mi­na. apre­su­ra­da y vi­tal, con un rit­mo ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te al de las de­sola­das ma­sas fa­bri­les.

Y es­tán tam­bién los pai­sa­jes ru­ra­les, en los que la au­sen­cia de fi­gu­ras hu­ma­nas ge­ne­ra un ai­re ca­si fan­tas­ma­gó­ri­co, co­mo The em­pty hou­se, pre­si­di­do por una aban­do­na­da ca­sa ro­ja en me­dio de la na­da, o The fu­ne­ral, do­mi­na­do po­ru­na igle­sia ne­gra al­re­de­dor de la que se con­gre­gan una po­cas fi­gu­ras agru­pa­das en me­dio de un pá­ra­mo, o el be­llí­si­mo por sen­ci­llo Flo­wers in the win­dow, que mues­tra tan só­lo una pa­red y una ven­ta­na con un ja­rrón de flo­res.

Su pin­tu­ra ad­quie­re ya des­de muy tem­prano un re­gis­tro plás­ti­co muy iden­ti­fi­ca­ble: to­nos apa­ga­dos, fon­dos blan­cos –cie­los, pai­sa­jes cu­bier­tos de nie­ve, pa­re­des…– ymul­ti­tu­des caminando por la ca­lle que re­cuer­dan a los pa­ti­na­do­res en mi­nia­tu­ra del ho­lan­dés del si­glo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.