Mac­chiaio­li, un po­ten­te ai­re ele­gia­co

Los man­chis­tas for­ma­ron un gru­po ra­di­cal e in­no­va­dor que in­flu­yó en ci­neas­tas co­mo Vis­con­ti; Ma­drid lo mues­tra

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - 01 AGUS­TÍN TE­NA

Los man­chis­tas, i mac­chiaio­li, lle­gan a la Fun­da­ción Map­fre en fe­cun­da alian­za con los mu­seos de Or­say y de l’Oran­ge­rie de Pa­ris. Las tres ins­ti­tu­cio­nes han reuni­do, con la ayu­da ines­ti­ma­ble de la Ga­lle­ria d’Ar­te Mo­der­na del Pa­laz­zo Pit­ti de Florencia y otras co­lec­cio­nes ita­lia­nas, una mues­tra de unas cien obras pe­que­ñas de gran­des pin­to­res. Po­co co­no­ci­dos qui­zá en- tre no­so­tros, los man­chis­tas pa­san por ser pre­cur­so­res del im­pre­sio­nis­mo. Y se­gu­ro que lo fue­ron. La ex­po­si­ción se sub­ti­tu­la co­mo Rea­lis­mo im­pre­sio­nis­ta en Ita­lia, muy ade­cua­da­men­te.

Lo de man­chis­tas fue en su ori­gen un tér­mino pe­yo­ra­ti­vo de­di­ca­do a es­tos pin­to­res por los gru­pos más aca­dé­mi­cos, aun­que tam­bién alu­día a su téc­ni­ca, al em­pleo de la man­cha de color. Jun­to a eso, a es- te gru­po ra­di­cal e in­no­va­dor lo ca­rac­te­ri­zan la uti­li­za­ción del pe­que­ño for­ma­to y el desa­rro­llo de la pin­tu­ra al ai­re li­bre en los pai­sa­jes de la Tos­ca­na de la que en su ma­yo­ría pro­ve­nían. De he­cho, so­lían pin­tar jun­tos, y to­das sus mi­nús­cu­las ta­blas res­pi­ran pa­re­ci­da pu­re­za, se lle­nan de color y luz sin de­jar de te­ner un po­ten­te ai­re ele­gía­co.

Los te­mas pre­fe­ri­dos son los pai­sa­jes, y en ellos se in­te­gra un cos­tum­bris­mo de gran ele­gan­cia en el que ca­ben mon­ji­tas y agua­do­ras, agri­cul­to­res y ca­mi­nan­tes, ma­dres con ni­ño y siem­pre pai­sa­jes, pa­ra­jes siem­pre apai­sa­dos, ha­bi­ta­dos o des­nu­dos, ca­si siem­pre to­ma­dos del na­tu­ral en las in­me­dia­cio­nes de Cas­ti­glion­ce­llo, la lo­ca­li­dad tos­ca­na en la que mu­chos de ellos ha­bi­ta­ban o pa­sa­ban las va­ca­cio­nes.

Ar­tis­tas co­mo Sil­ves­tro Le­ga, Gio­van­ni Fat­to­ri, Adriano Ce­cio­ni, Te­le­ma­co Sig­no­ri­ni, Odoar­do Bo­rra­ni, Gio­van­ni Bol­di­ni o Giu­sep­pe Ab­ba­ti, nom­bra­dos aquí al azar, ac­tua­ron ca­si siem­pre de for­ma más o me­nos con­jun­ta u or­ga­ni­za­da, y ade­más de los te­mas co­mu­nes y las si­mi­li­tu­des téc­ni­cas les unió una pro­fun­da con­cien­cia so­cial. Reuni­dos con fre­cuen­cia en el Caf­fé Mi­che­lan­gio­lo de Florencia, su com­pro­mi­so con la con­vul­sa his­to­ria po­lí­ti­ca de la Ita­lia del si­glo XIX fue más allá de la ter­tu­lia: mu­chos de ellos se alis­ta­ron co­mo vo­lun­ta­rios en las gue­rras de la in­de­pen­den­cia; no só­lo fue­ron sol­da­dos sino tam­bién ar­tis­tas en el fren­te, lo que que­da muy bien re­pre­sen­ta­do en uno de los ca­pí­tu­los de es­ta her­mo­sa ex­po­si­ción. Fat­to­ri es pro­ba­ble­men­te quien me­jor re­fle­ja el la­do amar­go del Re­sor­gi­men­to, y su pin­tu­ra El ji­ne­te es­tri­ba­do (Lo staf­fa­to, 1880), aquí pre­sen­te, un tes­ti­mo­nio es­tre­me­ce­dor.

La mues­tra con­clu­ye con las sec­cio­nes de­di­ca­das al re­tra­to y a la afi­ción precoz de esos ar­tis­tas por la fo­to­gra­fía, y tie­ne un de­li­cio­so epí­lo­go en una co­lec­ción de seis obras de Ma­riano For­tuny. Aun­que las re­la­cio­nes del pin­tor de Reus con el gru­po de los man­chis­tas no fue­ron es­tre­chas, los co­mi­sa­rios han creí­do opor­tuno aña­dir es­te fi­nal “por la pro­xi­mi­dad de sus res­pec­ti­vas pro­pues­tas” y por la in­fluen­cia que “es­te epi­so­dio per­so­nal en la obra de For­tuny tie­ne en la si­guien­te ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas es­pa­ño­les, en­tre los que des­ta­can Pi­na­zo y So­ro­lla”. Y más ade­lan­te, su im­pac­to lle­ga­rá has­ta ci­neas­tas del ca­li­bre de Vis­con­ti, co­mo se pue­de apre­ciar en pe­lí­cu­las co­mo Sen­so y El ga­to­par­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.