646

Jack, el des­tri­pa­dor inago­ta­ble Re­cien­tes re­ve­la­cio­nes aña­den aún más com­ple­ji­dad a una his­to­ria car­ga­da de sos­pe­cho­sos no­ve­les­cos. ¿Es po­si­ble una teo­ría de­fi­ni­ti­va?

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - KI­KO AMAT

Cin­co (o más) ho­mi­ci­dios san­grien­tos, un ase­sino elu­si­vo y sá­di­co al que nun­ca se atra­pó, un ex­ten­so aba­ni­co de teo­rías, una épo­ca fas­ci­nan­te –la vic­to­ria­na– en un lu­gar fas­ci­nan­te –el East End de Lon­dres–, un con­tex­to so­cio­cul­tu­ral de gran com­ple­ji­dad, una his­to­ria que per­mi­te un can­ti­dad al­tí­si­ma de aná­li­sis po­lí­ti­cos y, qué ca­ram­ba, un mon­tón de me­re­tri­ces, tri­pas, gen­dar­mes, lo­cos, ju­díos, ru­sos, mé­di­cos, prín­ci­pes, rei­nas, hi­jos bas­tar­dos, dro­gas, mé­diums, ci­ru­ja­nos enaje­na­dos y bar­be­ros fue­ra de sus ca­si­llas. Y una nue­va re­ve­la­ción so­bre el po­si­ble ma­ta­ri­fe que sa­lió a la luz el pa­sa­do sep­tiem­bre. ¿No es es­ta la his­to­ria más asom­bro­sa ja­más con­ta­da?

En el año 1888, el ce­nit de pros­pe­ri­dad y paz del lon­ge­vo man­da­to de la rei­na Vic­to­ria (de 1837 a 1901), una se­rie de atro­ces ase­si­na­tos de pros­ti­tu­tas con­mo­vie­ron al mun­do, mos­tran­do a su vez la in­de­fen­sión de las cla­ses obre­ras bri­tá­ni­cas y el ab­so­lu­to de­sin­te­rés del es­ta­blish­ment por re­sol­ver unos crí­me­nes que, des­pués de to­do, tan só­lo afec­ta­ban a un pu­ña­do de pa­rias del es­te de Lon­dres.

El East End es una de las zo­nas más pe­cu­lia­res de Lon­dres, añe­jo cal­do de cul­ti­vo de ra­di­ca­lis­mo, ho­gar de re­fu­gia­dos ju­díos, po­la­cos, ru­sos y hu­go­no­tes. Es im­pres­cin­di­ble vi­sua­li­zar aquel East End pa­ra po­der si­tuar a Jack el Des­tri­pa­dor. Un ma­ras­mo de de­lin­cuen­cia, po­bre­za y anal­fa­be­tis­mo, una to­rre de Ba­bel de len­guas y ofi­cios, ca­lle­jue­las su­cias y os­cu­ras (el si­glo XIX fue muy bru­mo­so y cre­pus­cu­lar), pubs in­sa­lu­bres, he­dor vil y, atán­do­lo to­do en un haz, pren­sa ama­ri­lla. Es­te úl­ti­mo fac­tor ha­ría de Jack un fe­nó­meno me­diá­ti­co: el na­ci­mien­to de The Star, The Sun y otros dia­rios po­pu­lis­tas ca­ta­pul­ta­ría al des­tri­pa­dor a la ca­te­go­ría de icono, de­mo­nio so­cial, pá­ni­co mo­ral, fan­tas­ma. LAS VÍC­TI­MAS Los ase­si­na­tos lla­ma­dos ca­nó­ni­cos son cin­co, ca­si to­das pros­ti­tu­tas bo­rra­chas y acha­co­sas de cua­ren­ta y tan­tos años. Aun­que hay teo­rías que hin­chan la mar­ca de Jack has­ta tre­ce ase­si­na­tos (in­clu­yen­do a las ce­le­bri­ties de los rip­pe­ró­lo­gos an­ti­ca­non, Mart­ha Ta­bram y Alice McKen­zie, la pri­me­ra sin cor­te en el cue­llo y la se­gun­da con), los ca­dá­ve­res acep­ta­dos por la policía del mo­men­to y los es­tu­dio­sos se­rios de hoy son: Mary Ann Ni­chols (o Polly), Annie Chap­man ( Dark Annie), Eli­za­beth Stri­de ( Long Liz, la sueca), Cat­he­ri­ne Ed­do­wes y Mary Ja­ne Kelly (o Ma­rie Jea­net­te Kelly). To­das ellas mal­vi­vían real­qui­la­das en pen­sio­nes in­mun­das, eran al­cohó­li­cas y se ga­na­ban el pan ven­dien­do sus ma­gros en­can­tos.

To­das las muer­tes se desa­rro­lla­ron en un es­pa­cio de on­ce se­ma­nas, en­tre agos­to y no­viem­bre del año 1888, y dos de ellas (la ter­ce­ra y la cuar­ta víc­ti­mas) su­ce­die­ron la mis­ma no­che en el lap­so de unas po­cas ho­ras. 1. Mary Ann Ni­chols: 31 de agos­to, en­tre las 2 y las 3,40 de la ma­dru­ga­da. 2. Annie Chap­man: 8 de sep­tiem­bre, ha­cia las 4,20 de la ma­dru­ga­da. 3. Eli­za­beth Stri­de: 30 de sep­tiem­bre, en­tre las 12,45 y la 1,07 de la ma­dru­ga­da. 4. Cat­he­ri­ne Ed­do­wes: 30 de sep­tiem­bre, en­tre la 1,30 y la 1,45 de la ma­dru­ga­da. 5. Mary Ja­ne Kelly: 9 de no­viem­bre, en­tre las 2 y las 3 de la ma­dru­ga­da.

To­das fue­ron de­go­lla­das bru­tal­men­te (de iz­quier­da a de­re­cha, de un vio­len­to gol­pe que cer­ce­na­ba el cue­llo has­ta la co­lum­na), con un ma­che­te o si­mi­lar, pa­ra des­pués ser acu­chi­lla­das y des­tri­pa­das. En al­gu­nos ca­sos, frag­men­tos del in­tes­tino, hí­ga­do o úte­ro re­po­sa­ban so­bre un hom­bro o al la­do de los cuer­pos, en otros fal­ta­ban ór­ga­nos vi­ta­les (es­tos dos de­ta­lles han da­do pie a la dispu­tada su­po­si­ción de que el cri­mi­nal po­seía co­no­ci­mien­tos de ana­to­mía). Só­lo hu­bo una ex­cep­ción: qui­zás fue­ron las pri­sas del plu­ri­em­pleo las que obli­ga­ron a Jack a de­jar el tra­ba­jo inaca­ba­do en el ca­so de Eli­za­beth Stri­de, que por la so­bria ope­ra­ción –só­lo de­go­lla­mien­to, sin car­ni­ce­ría– fue ma­ca­bra­men­te lla­ma­da Lucky Liz. En al­gún ca­so las mu­ti­la­cio­nes se ex­ten­dían por to­do el cuer­po y ca­ra (na­riz, ore­jas, pe­chos: to­do fue­ra), lle­gan­do al ho­rri­ble cul­men con Mary Ann Kelly: el des­po­jo tri­tu­ra­do del jer­gón no pa­re­ce hu­mano. En las cin­co oca­sio­nes, el ase­sino se es­fu­mó del lu­gar de los he­chos, a pe­sar de que iría ba­ña­do en san­gre has­ta el cue­llo. LAS PRUE­BAS Las car­tas: tres car­tas son res­pon­sa­bles de la le­yen­da de Jack the Rip­per. Dos de ellas (las lla­ma­das Dear Boss y Saucy Jack) eran fal­sas –obra de un pe­rio­dis­ta– pe­ro fue­ron las bau­tis­tas del Des­tri­pa­dor. La pri­me­ra, re­ci­bi­da tras los pri­me­ros dos ase­si­na­tos y fir­ma­da “Yours truly, Jack the Rip­per”, es la que le dio nom­bre. Pe­ro es la ter­ce­ra car­ta la que da es­ca­lo­fríos. La lla­ma­da From Hell se con­si­de­ra obra real de Jack the Rip­per, aun­que no vie­ne fir­ma­da así. Fue re­ci­bi­da el 16 de oc­tu­bre en el do­mi­ci­lio de Geor­ge Lusk, pre­si­den­te del Whi­te­cha­pel Vi­gi­lan­te Comitee, y ve­nía acom­pa­ña­da de... ¡me­dio hí­ga­do hu­mano! La mi­si­va no tie­ne la chis­pa li­te­ra­ria de las dos pri­me­ras, pe­ro por su bre­ve­dad y tono anal­fa­be­to-des­qui­cia­do da mu­cho más mie­do. Ba­sán­do­se en la ortografía, al­gu­nas teo­rías se­ña­lan al au­tor co­mo de ori­gen ir­lan­dés (es­to de cul­par al ir­lan­dés de to­do lo ruin es una vie­ja tra­di­ción in­gle­sa). Du­ran­te el pe­rio­do de los ase­si­na­tos, Scotland Yard re­ci­bió mi­les de car­tas más, tan­to fal­si­fi­ca­cio­nes co­mo chi­va­ta­zos de sos­pe­cho­sos de to­dos los ta­lan­tes (un ma­ja­ra en­vió va­rias car­tas acu­san­do a una águi­la gi­gan­te).

El de­lan­tal san­grien­to: en Gouls­ton Street se en­con­tró, a las 2,55 de la ma­dru­ga­da del 30 de sep­tiem­bre (no­che del do­ble ase­si­na­to), un pe­da­zo de de­lan­tal que en­ca­ja­ba con el que lle­va­ba Cat­he­ri­ne Ed­do­wes cuan­do se en­con­tró su cuer­po a la 1,45 en Mi­tre Squa­re, muy cer­ca de allí. El de­lan­tal es­ta­ba im­preg­na­do de san­gre y de ma­te­ria fe­cal y es, por tan­to, una de las po­cas prue­bas que de­jó el cri­mi­nal a su pa­so. La teo­ría más acep­ta­da es que Jack hu­yó por Gouls­ton Street, lim­pian­do su cu­chi­llo y ma­nos en el de­lan­tal ras­ga­do, y al ter­mi­nar su aseo de­jó caer el tra­po en cual­quier por­tal. Otra teo­ría afir­ma que, tra­tán­do­se de una su­ri­pan­ta vic­to­ria­na con cis­ti­tis o el pe­rio­do, lo más pro­ba­ble es que ali­via­ra sus in­tes­ti­nos (o he­mo­rra­gia) en cual­quier hue­co de es­ca­le­ra y se lim­pia­ra con un pe­da­zo de su pro­pio de­lan­tal. Es­ta ex­pli­ca­ción hu­bie­se aca­lla­do a los geeks de las cons­pi­ra­cio­nes si no fue­se por­que en la pa­red de al la­do se des­cu­brió es­ta pin­ta­da: “Los ju­díos no se­rán los hom­bres cul­pa­dos por na­da”. Ahí tie­nen ma­jes­tuo­sa cons­pi­racy theory en su pla­to. El zo­que­te del ins­pec­tor Wa­rren (res­pon­sa­ble úl­ti­mo del ca­so), en un ges­to de me­mez po­li­cial aún no su­pe­ra­da, or­de­nó bo­rrar el gra­fi­ti pa­ra evi­tar una gue­rra ra­cial, así que nun­ca sa­bre­mos si el es­cri­to te­nía o no al­go que ver con el Des­tri­pa­dor (o el de­lan­tal de ma­rras).

John Mon­ta­gue Druitt. Uno de los tres acu­sa­dos en el Mac­nagh­ten me­mo­ran­da. Cuan­do The Sun apun­tó a un po­bre me­mo que pa­sa­ba por allí, el co­mi­sa­rio en je­fe del CID (Cri­mi­nal In­ves­ti­ga­tion De­part­ment) en Scotland Yard, sir Mel­vi­lle Mac­nagh­ten, pu­so por es­cri­to en 1894 su trío de sos­pe­cho­sos: John Mon­ta­gue Druitt, Aa­ron Kos­mins­ki y Mi­chael Os­trog. J.M. Druitt era un abo­ga­do de cla­se me­dia, per­ver­ti­do y ta­rum­ba. Fue des­pe­di­do de su em­pleo por un es­cán­da­lo, y se sui­ci­dó lan­zán­do­se al Tá­me­sis sie­te se­ma­nas des­pués del ase­si­na­to de Mary Kelly. Mac­nagh­ten afir­ma que Druitt era “se­xually in­sa­ne” y que “su fa­mi­lia es­ta­ba con­ven­ci­da de que era el des­tri­pa­dor”. El ins­pec­tor Fre­de­rick Ab­ber­li­ne (res­pon­sa­ble del ca­so) nun­ca cre­yó en la teo­ría Druitt, lle­gan­do a afir­mar que “no hay ab­so­lu­ta­men­te na­da que le vin­cu­le con los crí­me­nes”. Druitt aca­bó de mal­va­do en la no­ve­la The lod­ger, de Mrs. Be­lloc Low­des (adap­ta­da por Hitch­cock). Aa­ron Kos­mins­ki. El ju­dío po­la­co lo­co, con­ver­ti­do es­te 2014 en ce­le­bri­dad tras los ha­llaz­gos del sa­bue­so ama­teur Rus­sell Ed­wards. Sir Ro­bert An­der­son (sub­di­rec­tor del CID) es­ta­ba con­ven­ci­do de que el ase­sino po­día ser un vio­len­to ma­nia­co se­xual de la zo­na, y que era un “ju­dío po­la­co de cla­se ba­ja”. Es jus­to asu­mir que su ru­fián es el mis­mo que Mac­nagh­ten men­cio­na. De ahí Kos­mins­ki, un hombre que –se­gún Mac­nagh­ten– “se ha­bía vuel­to lo­co des­pués de mu­chos años prac­ti­can­do vi­cios so­li­ta­rios” y ter­mi­nó en un ma­ni­co­mio por la sí­fi­lis. To­do es­to cam­bió ha­ce unos me­ses, cuan­do Rus­sell Ed­wards pre­sen­tó su teo­ría Kos­mins­ki re­vi­sa­da, me­dian­te la prue­ba de un chal en­san­gren­ta­do que ha­bría per­te­ne­ci­do a Cat­he­ri­ne Ed­do­wes (víc­ti­ma 4). Por des­gra­cia, la evi­den­cia que re­la­cio­na el chal con la Ed­do­wes es muy en­de­ble, y no es el ti­po de chal que lle­va­ría una pau­pé­rri­ma me­re­triz vic­to­ria­na (es har­to lu­jo­so). Por aña­di­du­ra, las prue­bas son de ADN mi­to­con­drial, que re­du­ce la bús­que­da pe­ro no se­ña­la a un úni­co cul­pa­ble. Ade­más, el chal ha es­ta­do 106 años ex­pues­to al ma­no­seo de un mon­tón de gen­te. Kos­mins­ki no era JTR. Mi­chael Os­trog. El doc­tor ru­so (lo­co tam­bién) de Mac­nagh­ten. El co­mi­sa­rio le de­fi­ne co­mo un “mad rus­sian doc­tor”, aun­que otros rip­pe­ró­lo­gos adu­cen que en reali­dad era bar­be­ro. Lo que sí sa­be­mos es que era ex­pre­si­dia­rio, la­drón, va­ga­bun­do y char­la­tán, y Mac­nagh­ten adu­ce que era “ha­bi­tual­men­te cruel con las mu­je­res” y “so­lía lle­var en­ci­ma cu­chi­llos”. Aun­que Mac­nagh­ten afir­ma que Os­trog deam­bu­la­ba por el East End du­ran­te los crí­me­nes, Os­trog fue de­te­ni­do por ro­bo en Pa­rís el 14 de no­viem­bre, tan só­lo cin­co días des­pués del asun­to Mary Kelly. Wi­lliam Henry Bury. En fe­bre­ro de 1889, es­te ex­car­ni­ce­ro fue de­te­ni­do en Dun­dee (Es­co­cia) por ha­ber ase­si­na­do a su mu­jer de ma­ne­ra po­co con­si­de­ra­da: la es­tran­gu­ló, la apu­ña­ló has­ta que los in­tes­ti­nos bro­ta­ron por los cor­tes y lue­go la me­tió en un baúl (tras par­tir­le una pier­na). Bury fue ahorcado por ello en 1889, pe­ro con­ti­núa sien­do un fir­me can­di­da­to al pues­to (pós­tu­mo) de Jack. Las prue­bas con­tra él son seis: vi­vió en el East End du­ran­te los ase­si­na­tos; era un bo­rra­cho vio­len­to; ha­bía si­do car­ni­ce­ro; cuan­do le arres­ta­ron de­cla­ró que te­mía que le cul­pa­ran tam­bién por los crí­me­nes de JTR; el ver­du­go que le col­gó es­ta­ba con­ven­ci­do de que ha­bía ahorcado a Jack; y en la puer­ta del apar­ta­men­to don­de ha­lla­ron a su es­po­sa al­guien ha­bía es­cri­to “Jack el Des­tri­pa­dor es­tá al otro la­do de es­ta puer­ta”. John Pi­zer alias ‘Leat­her apron’. Pi­zer era un za­pa­te­ro de pan­tu­flas de Whi­te­cha­pel. El 5 de sep­tiem­bre, una se­ma­na des­pués de la muerte de la Ni­chols, el Star ya le nom­bra­ba sos­pe­cho­so prin­ci­pal. Era ju­dío (ya es­ta­mos) y acos­tum­bra­ba a me­ro­dear por las ca­lles con su de­lan­tal de cue­ro y un cu­chi­llo. Pi­zer es­ta­ba un po­co p'allá, y eso, uni­do a su afi­ción por mal­tra­tar bus­co­nas y sus pin­tas si­nies­tras, hi­cie­ron que la pren­sa ama­ri­lla le con­vir­tie­ra en vi­llano de te­le­no­ve­la (“ju­dío lo­co” o “me­dio hombre, me­dio bes­tia”). El 8 de sep­tiem­bre fue el pri­mer ti­po en quien pen­só la policía, y le de­tu­vie­ron dos días des­pués, acu­sa­do de blan­dir un cu­chi­llo ha­cia una mu­jer la ma­dru­ga­da del 8 (cuan­do ase­si­na­ron a la Chap­man). Pe­ro Pi­zer no era Jack. La tes­ti­go fue in­ca­paz de re­la­cio­nar a la mu­jer ame­na­za­da con la Chap­man, y Pi­zer te­nía só­li­das coar­ta­das pa­ra las no­ches de los dos crí­me­nes. Fran­cis Tum­blety. Oel ca­so de la Car­ta de Little­child. Es­ta car­ta es otro de los tex­tos de épo­ca que re­la­cio­na a JTR con nom­bres y ape­lli­dos. La car­ta, fe­cha­da el 23 de sep­tiem­bre de 1913, fue enviada por el ins­pec­tor John Little­child de Scotland Yard al pe­rio­dis­ta Geor­ge Sims. En ella se nom­bra a Fran­cis Tum­blety, un “ma­ta­sa­nos ame­ri­cano” co­no­ci­do por su “psi­co­pa­tía se­xual”. Tum­blety fue arres­ta­do en la épo­ca de los ase­si­na­tos por “ofen­sas con­tra na­tu­ra” y, al ser pues­to en li­ber­tad ba­jo fian­za, es­ca­pó a los Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún el rip­pe­ró­lo­go que lo des­cu­brió, Tum­blety era un char­la­tán yan­qui de san­gre ir­lan­de­sa y gay. ¿Qué más quie­ren pa­ra cons­truir una es­plén­di­da teo­ría in­cul­pa­to­ria vic­to­ria­na? Pe­ro apar­te de la car­ta, de que hu­yó tras la muerte de Mary Kelly, de que odia­ba a las mu­je­res y fue arres­ta­do por “gross in­de­cency with a man”, y de que era un ho­meó­pa­ta chi­fla­do y bo­ca­zas, no hay ca­so con­tra él. Pa­ra em­pe­zar y aca­bar, por­que es­ta­ba en cus­to­dia la no­che en que JTR apio­la­ba a Mary Kelly. Ade­más, Tum­blety lu­cía un mos­ta­cho co­lo­sal, ves­tía co­mo un abe­to de Na­vi­dad y era a to­das lu­ces una es­can­da­lo­sa queen, y nin­gu­na de es­tas co­sas en­ca­jan con la idea de JTR co­mo som­bra in­de­tec­ta­ble. Jo­seph ‘Joe’ Bar­nett. Bar­nett es uno de los sos­pe­cho­sos con más pe­so, y su ca­so el más pro­sai­co. Bar­nett era un buen ti­po, cor­pu­len­to y de­cen­tón, y se enamo­ró de la ma­ci­za Mary Kelly. Has­ta ahí, un yerno y ma­ri­do ejem­plar. Pe­ro no le in­vi­ten a su me­sa aún, que ate­rri­za el fes­tín de prue­bas: Bar­nett era huér­fano (un 90% de los psy­cho-ki­llers vie­nen de ho­ga­res dis­fun­cio­na­les), tra­ba­ja­ba de pes­ca­de­ro (ha­bi­li­dad con el cu­chi­llo), ha­bía vi­vi­do to­da su vi­da en el East End (co­no­ci­mien­to de la zo­na) y era hi­jo de in­mi­gran­tes ir­lan­de­ses (ejem). En la épo­ca de los ase­si­na­tos es­ta­ba en el pa­roy rom­pien­do con la Kelly por su­ne­ga­ti­va a aban­do­nar la pros­ti­tu­ción. La frus­tra­ción por no po­der man­te­ner­la de­bió ser un gol­pe do­lo­ro­so pa­ra Bar­nett. Ade­más, la Kelly le tra­ta­ba a pa­ta­das. De­ses­pe­ra­do, Bar­nett vio que la úni­ca ma­ne­ra de re­cu­pe­rar a su ama­da era asus­tán­do­la. La muerte de Mart­ha Ta­bram (una de las ase­si­na­das no ca­nó­ni­cas) le dio la idea. Em­pe­zó a car­gar­se fu­la­nas, a las que co­no­cía del ba­rrio y a quie­nes po­día acer­car­se sin des­per­tar sos­pe­chas. Te­nía que car­gár­se­las de ma­ne­ras re­tor­ci­das, eso sí, pa­ra que die­ra el má­xi­mo can­gue­lo. Cuan­do no fun­cio­nó ni así (la Kelly aún ya­cía con me­dio Whi­te­cha­pel), y pa­ra col­mo la pá­ja­ra le echó de su habitación, a Bar­nett se le hin­cha­ron. Ra­bia, ce­los, im­po­ten­cia, lo­cu­ra tran­si­to­ria... Mo­ti­vos clá­si­cos de una gran par­te de los ase­si­na­tos de la his­to­ria. Las prue­bas con­tra él no es­tán na­da mal:

1. La puer­ta de la habitación de Mary Ja­ne Kelly es­ta­ba ce­rra­da por fue­ra cuan­do la policía en­con­tró el cuer­po, y el ca­se­ro tu­vo que echar la puer­ta aba­jo. Bar­nett po­seía la lla­ve de esa puer­ta.

2. Bar­nett pa­só una ho­ra con Kelly la no­che del 8 de no­viem­bre, fe­cha de su muerte, aban­do­nan­do la es­tan­cia cer­ca de las 20.00 h.

3. Fue el pri­mer de­te­ni­do tras la muerte de Mary Ja­ne Kelly.

4. Su de­cla­ra­ción en el jui­cio es­tu­vo lle­na de erro­res y tar­ta­mu­deos, que en la épo­ca se in­ter­pre­ta­ron co­mo prue­bas de do­lor, pe­ro po­drían ser atri­bui­bles a la cul­pa.

5. El ma­yor Henry Smith si­guió el ras­tro del de­lan­tal en­san­gren­ta­do de la Ed­do­wes has­ta un fre­ga­de­ro cer­ca de Dor­set Street, don­de vi­vía Bar­nett. Aun­que la lo­ca­li­za­ción de ese fre­ga­de­ro no se hi­zo pú­bli­ca, se co­no­cía la exis­ten­cia de uno al la­do de Dor­set Street, en Mi­tre Squa­re. ¡Don­de vi­vían tan­to Kell­yBar­nett co­mo la Ed­do­wes!

La teo­ría Bar­nett sol­ven­ta otra fre­cuen­te pre­gun­ta: ¿Por qué JTR ce­só de ma­tar, si la policía era in­ca­paz de atra­par­le? En el ca­so de Bar­nett, es sim­ple: fi­ni­qui­ta­da la Kelly, no ha­bía ra­zón al­gu­na pa­ra se­guir ma­tan­do. Prín­ci­pe Al­ber­to Víc­tor y la Cons­pi­ra­ción Real. Du­que de Cla­ren­ce, nieto de la rei­na Vic­to­ria y fu­tu­ro he­re­de­ro de la co­ro­na, pe­ro pue­den lla­mar­le Eddy. La teo­ría fue ex­pues­ta por pri­me­ra vez por un tal Doc­tor Sto­well al es­cri­tor Co­lin Wil­son en 1970. Sto­well le con­tó que cua­ren­ta años atrás le ha­bía con­tac­ta­do Ca­ro­li­ne Acland, hi­ja del mé­di­co per­so­nal de la rei­na Vic­to­ria, Wi­lliam Gull. Acland afir­ma­ba que en los pa­pe­les de su pa­dre en­con­tró prue­bas de que el du­que de Cla­ren­ce no mu­rió a cau­sa de la epi­de­mia de gri­pe de 1892, sino de en­fer­me­dad ve­né­rea. Y aña­dió una his­to-

ria que in­vo­lu­cra­ba a R.J. Lees, es­pi­ri­tis­ta de los círcu­los reales. Apa­ren­te­men­te, a Lees se le apa­re­ció la ca­ra de JTR en una vi­sión. Po­co des­pués, el mé­dium se to­pó ca­ra a ca­ra con aquel hombre y le si­guió has­ta su ca­sa. La man­sión re­sul­tó ser la re­si­den­cia del mé­di­co real Wi­lliam Gull, he­cho que Lees co­mu­ni­có a la policía. Scotland Yard no só­lo no le reali­zó las prue­bas de al­coho­le­mia a Lees, sino que pu­so la ca­sa en ob­ser­va­ción y man­dó a unos de­tec­ti­ves a in­te­rro­gar al doc­tor; prue­ba de que sus ex­tra­va­gan­tes afir­ma­cio­nes fue­ron to­ma­das en se­rio. Po­co des­pués, Gull fue arres­ta­do vol­vien­do a ca­sa una no­che, cu­bier­to de san­gre y con un cu­chi­llo en el ma­le­tín. Gull con­fe­só ser Jack, afir­ma­ción por la que le in­ter­na­ron en un psi­quiá­tri­co. Pe­ro las con­clu­sio­nes que es­tán a pun­to de sa­car (Gull era Jack) no fue­ron las mis­mas que sa­có Sto­well. Gull ha­bía su­fri­do una em­bo­lia en 1887, y mo­ri­ría a cau­sa de otra tres años des­pués (era un hombre en­fer­mo, in­ca­paz de ase­si­nar), así que Sto­well in­cri­mi­nó al Du­que de Cla­ren­ce, de­jan­do a Gull co­mo cóm­pli­ce. Su teo­ría era que Eddy su­fría sí­fi­lis ter­cia­ria (es­ta­ba lo­co de atar) y que su per­ver­sión se­xual ju­ve­nil –se ex­ci­ta­ba al ver des­pe­lle­jar cier­vos (sic)– “ha­bía evo­lu­cio­na­do ha­cia los bípe­dos”. Por des­gra­cia, en 1971 un pe­rio­dis­ta de The Ti­mes de­mos­tró que el prín­ci­pe Al­ber­to es­ta­ba en Es­co­cia la ma­ña­na des­pués de uno de los crí­me­nes. Wi­lliam Gull y la Cons­pi­ra­ción Real II. Po­see la her­mo­su­ra y aten­ción al de­ta­lle de las me­jo­res no­ve­las. Jack es, en ella, Wi­lliam Gull, mé­di­co per­so­nal de la rei­na Vic­to­ria. La na­rra­ti­va si­gue pau­tas del sos­pe­cho­so an­te­rior, pe­ro in­clu­ye nue­vos ele­men­tos. Se­gún la so­lu­ción Gull, el prín­ci­pe Eddy man­te­nía un ro­man­ce con Annie Crook, de­pen­dien­ta de una con­fi­te­ría del East End. Fue el pin­tor Wal­ter Sic­kert, ami­go del Du­que de Cla­ren­ce, quien les pre­sen­tó (ocul­tan­do la iden­ti­dad del se­gun­do). Annie y Eddy se ca­sa­ron en se­cre­to y tu­vie­ron una hi­ja. La rei­na Vic­to­ria, que no se an­da­ba con chi­qui­tas, dio ór­de­nes ex­plí­ci­tas al pri­mer mi­nis­tro: a Annie se la lle­va­ron los lo­que­ros (Gull le prac­ti­có an­tes una lo­bo­to­mía), y Eddy fue de­vuel­to a pa­la­cio. La ni­ña se que­dó con su can- gu­ro, una tal... ¡Mary Kelly! De for­ma im­pru­den­te, Ma­rie Jea­net­te (en­te­ra­da del ro­man­ce) ini­ció una cha­pu­ce­ra ope­ra­ción de chan­ta­je a la co­ro­na jun­to a cua­tro pe­li­fo­rras más. Vic­to­ria, que sí ma­ta­ba mos­qui­tos con es­co­pe­tas pa­ra ele­fan­tes, de­ci­dió eli­mi­nar­las. El en­car­ga­do de to­do ello fue el de­men­te Wi­lliam Gull (des­de la úl­ti­ma em­bo­lia su­fría alu­ci­na­cio­nes), que ade­más era un al­to miem­bro de la ma­so­ne­ría. Otros ma­so­nes (el ins­pec­tor Wa­rren y Mac­nagh­ten) se ocu­pa­rían de en­cu­brir su iden­ti­dad y eli­mi­nar prue­bas. Las ma­tan­zas se rea­li­za­rían acor­de con los ri­tua­les ma­so­nes, de ahí el cor­te de iz­quier­da a de­re­cha, la re­co­lo­ca­ción de ór­ga­nos in­ter­nos y otras cer­da­das go­re. A Gull le asis­ti­ría un co­che­ro, en­car­ga­do prác­ti­co de em­bau­car a las in­for­tu­na­das y res­pon­sa­ble de la hui­da.

Las­ra­zo­nes por las que de­be­mos desechar a Gull son le­gión. Só­lo di­ga­mos que se ma­ni­pu­la­ron prue­bas, fe­chas, per­so­na­jes y de­cla­ra­cio­nes. Las igle­sias de Hawks­moor, Lees, los ri­tua­les ma­so­nes, la his­to­ria se­cre­ta de Lon­dres, Gull, la im­pli­ca­ción de Vic­to­ria... El re­sul­ta­do es per­fec­to. Pe­ro bo­la. LAS CON­CLU­SIO­NES Co­mo ya pue­den su­po­ner, no te­ne­mos una teo­ría (aun­que lo de Jo­seph Bar­nett sue­na tan plau­si­ble co­mo pro­sai­co). Alan Moo­re es­ta­ba en lo cierto cuan­do, en su apén­di­ce a Fro­mHell –lla­ma­do El bai­le de los ca­za­do­res de ga­vio­tas–, com­pa­ra­ba el ca­so Jack the Rip­per con la fi­gu­ra lla­ma­da Co­po de Nie­ve de Koch. Un trián­gu­lo apri­sio­na­do en un círcu­lo al que em­pie­zas a aña­dir­le seg­men­tos en ca­da uno de los cos­ta­dos una y otra vez, y el trián­gu­lo se va trans­for­man­do en un co­po de nie­ve in­fi­ni­to que, sin em­bar­go, nun­ca lo­gra su­pe­rar el círcu­lo ini­cial. Alan Moo­re afir­ma que ca­da nue­vo li­bro apor­ta de­ta­lles nue­vos, com­bi­na teo­rías mien­tras desecha otras, re­cu­pe­ra sos­pe­cho­sos o sim­ple­men­te aña­de de­ta­lles mun­da­nos, pe­ro nun­ca es­ta­mos más cer­ca de sa­ber quién fue Jack. Qui­zás, co­mo jus­ta­men­te asu­me Moo­re y los de­fen­so­res de la teo­ría de los ase­si­nos co­pio­nes, no fue na­die en con­cre­to; so­lo un cú­mu­lo de in­faus­tas cir­cuns­tan­cias y un con­tex­to abo­na­do pa­ra la cons­pi­ra­ción y el chis­mo­rreo. Nun­ca lo sa­bre­mos. La teo­ría de­fi­ni­ti­va no exis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.