Cró­ni­cas del cán­cer

Dos cró­ni­cas ex­cep­cio­na­les que hur­gan en la en­fer­me­dad y rin­den homenaje a to­das las per­so­nas que lu­chan pa­ra ga­nar­le la par­ti­da

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - NÚ­RIA AL­BE­SA

Dos li­bros ex­cep­cio­na­les que hur­gan en la en­fer­me­dad y rin­den homenaje a quie­nes lu­chan por ga­nar­le la par­ti­da

Cuan­do jue­gas una par­ti­da de aje­drez, a ve­ces tie­nes que sa­cri­fi­car pie­zas va­lio­sas pa­ra po­der ga­nar te­rreno, aco­rra­lar al con­trin­can­te en un rin­cón y ven­cer­lo. Co­mo en la vi­da. Un buen día los mé­di­cos te co­mu­ni­can que te ha to­ca­do ju­gar una par­ti­da con­tra el cán­cer y de re­pen­te te en­cuen­tras en­zar­za­do en un ta­ble­ro en el que, quie­ras o no, te lo jue­gas to­do. Es­qui­vas un gol­pe, pe­ro el si­guien­te te da aún más fuer­te. Cuan­do el cán­cer te im­po­ne una te­rri­ble res­tric­ción, só­lo de­pen­de de ti res­pon­der con un mo­vi­mien­to igual­men­te aser­ti­vo. Su­pon­go que lo más cruel es en­ca­jar que pa­ra com­ba­tir­lo de­bes lu­char con­tra ti mis­mo; el cuer­po es el alia­do pe­ro tam­bién el ad­ver­sa­rio.

El cán­cer es una en­fer­me­dad su­ma­men­te com­ple­ja y mis­te­rio­sa por­que no vie­ne ori­gi­na­da por un úni­co agen­te, a di­fe­ren­cia de otras en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. Pa­ra lle­gar a en­con­trar una cu­ra­ción efi­caz –in­clu­so en el es­ta­do más avan­za­do co­mo es la me­tás­ta­sis–, la cien­cia de­be­ría ser ca­paz de com­pren­der la me­cá­ni­ca más pro­fun­da de la cé­lu­la hu­ma­na. “Te­nía la sen­sa­ción in­elu­di­ble de que no es­cri­bía so­bre ‘al­go’ sino so­bre ‘al­guien’. El te­ma ele­gi­do se me­ta­mor­fo­sea­ba día a día en al­go que se ase­me­ja­ba a un in­di­vi­duo: una ima­gen enig­má­ti­ca, aun­que un tan­to des­qui­cia­da, en el es­pe­jo”, ex­pli­ca Sidd­hart­ha Mukherjee (Nue­va Del­hi, 1970). Es­te on­có­lo­go, in­ves­ti­ga­dor y pro­fe­sor de me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia es tam­bién el au­tor del co­lo­sal en­sa­yo El em­pe­ra­dor de to­dos los ma­los. Una bio­gra­fía del cán­cer ga­lar­do­na­do en 2011 con el pre­mio Pu­lit­zer de no-fic­ción. Se tra­ta de una cró­ni­ca com­ple­ta que re­vi­sa los es­tu­dios más pio­ne­ros que se han lle­va­do a ca­bo y los avan­ces mé­di­cos que han per­mi­ti­do me­jo­rar los tra­ta­mien­tos pa­ra com­ba­tir la en­fer­me­dad. Un via­je en el tiem­po en el que el es­cri­tor se aden­tra en la his­to­ria del cán­cer y cons­tru­ye una bio­gra­fía ma­gis­tral: des­de la pri­me­ra des­crip­ción mé­di­ca en­con­tra­da en un tex­to egip­cio del año 2500 a.C. has­ta el dúo im­pla­ca­ble que for­ma­ban Sid­ney Far­ber y Ma­ria Las­ker, im­pres­cin­di­ble pa­ra lo­grar em­pren­der una ba­ta­lla de al­can­ce na­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos, pa­san­do por fi­gu­ras tan im­por­tan­tes co­mo An­drea Ve­sa­lio, Wi­lliam Ste­ward Hals­ted o Emil Frei­reich. El li­bro se abre con el con­mo­ve­dor ca­so de Car­la Reed, una pa­cien­te con una leu­ce­mia muy agre­si­va que rá­pi­da­men­te nos aden­tra en la par­te más hu­ma­na de la me­di­ci­na: la im­pli­ca­ción emo­cio­nal con el pa­cien­te, for­ja­da con una fuer­za subató­mi­ca ca­si inex­pli­ca­ble. Su his­to­ria nos lle­ga en pe­que­ñas do­sis y es­tá hen­chi­da de mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre y fla­que­za emo­cio­nal, de con­tra­tiem­pos y cam­bios de es­tra­te­gia. Al ca­bo de cin­co años, Car­la ga­na la par­ti­da y Mukherjee se­lla la vic­to­ria con un ges­to pre­cio­so: de­ci­de co­ger el co­che y lle­var­le un ra­mo de flo­res pa­ra anun­ciar­le que ya no hay re­mi­nis­cen­cias. Igual de im­pre­sio­nan­te es la úl­ti­ma con­ver­sa­ción

El on­có­lo­go Mukherjee nos lle­va des­de el Egip­to del 2500 a.C. has­ta his­to­rias muy re­cien­tes

que man­tie­ne con otra pa­cien­te, Ger­mai­ne Ber­ne. No pue­do evi­tar que una lá­gri­ma res­ba­le por mi­me­ji­lla. “La ro­pa, suel­ta y co­lo­ri­da, era una ar­ti­ma­ña pa­ra di­si­mu­lar el cre­cien­te per­fil del tu­mor en el ab­do­men. El lla­ma­ti­vo ta­ma­ño del co­llar ser­vía pa­ra des­viar la aten­ción del cán­cer. Ger­mai­ne ba­lan­cea­ba la pier­na en ese án­gu­lo por­que el tu­mor le ha­bía in­va­di­do la co­lum­na ver­te­bral y co­men­za­ba a pa­ra­li­zar­le la otra pier­na. Su as­pec­to ca­sual era es­tu­dia­do; las bro­mas en­sa­ya­das. La en­fer­me­dad ha­bía tra­ta­do de hu­mi­llar­la. Ella le ha­bía res­pon­di­do con to­do el alma, mo­vién­do­se pa­ra es­tar siem­pre un pa­so por de­lan­te y tra­tan­do de bur­lar­la”.

Mukherjee no es el úni­co que re­tra­ta el cán­cer. Tam­bién lo ha­ce Geor­ge John­son (Ar­kan­sas, 1952) en un li­bro de un va­lor in­cal­cu­la­ble: Cró­ni­cas del cán­cer. Es­te pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cia­li­za-

do en te­mas cien­tí­fi­cos es au­tor de nue­ve li­bros de di­vul­ga­ción ade­más de co­la­bo­rar re­gu­lar­men­te en pe­rió­di­cos de gran pres­ti­gio, en­tre ellos The New York Ti­mes. Su pro­sa ágil y ele­gan­te ser­pen­tea en­tre la ter­mi­no­lo­gía mé­di­ca y es ca­paz de lle­gar al lec­tor con una in­ten­si­dad con­mo­ve­do­ra. Des­de que su mu­jer, Nancy, fue diag­nos­ti­ca­da con es­ta en­fer­me­dad, John­son de­ci­de su­mer­gir­se en el cán­cer y se da cuen­ta de que hay que co­no­cer pro­fun­da­men­te al enemi­go pa­ra po­der ven­cer­lo –una pre­mi­sa bas­tan­te ex­ten­di­da en­tre los in­ves­ti­ga­do­res–. El pro­fun­do co­no­ci­mien­to mé­di­co que pro­por­cio­na al lec­tor es uno de los as­pec­tos que más sor­pren­den de es­ta obra, te­nien­do en cuen­ta que el es­cri­tor no es on­có­lo­go. De re­pen­te, via­ja­mos has­ta la prehis­to­ria y en­con­tra­mos las pri­me­ras mues­tras de cán­cer ju­rá­si­co, la fa­mo­sa man­dí­bu­la de Ka­nam y otros os­teo­sar­co­mas que que­da­ron con­ge­la­dos en el tiem­po plas­ma­dos en fó­si­les. ¿En qué me­di­da el cán­cer es in­tem­po­ral e inevi­ta­ble? ¿Po­de­mos afir­mar que se tra­ta de una en­fer­me­dad que ha es­ta­do siem­pre con no­so­tros? To­do apun­ta a que sí, a que no so­mos los úni­cos res­pon­sa­bles, y es que “ten­dría­mos que lle­gar a con­tro­lar to­da una se­rie de fac­to­res, in­clui­do el ba­ti­bu­rri­llo de la ener­gía. Ylos ma­yo­res riesgos siem­pre es­ta­rán fue­ra de nues­tro al­can­ce: la ve­jez y la en­tro­pía. El cán­cer no es una en­fer­me­dad. Es un fe­nó­meno”.

La his­to­ria de Joe John­son, her­mano del es­cri­tor, cie­rra el epí­lo­go. “No me ca­be la me­nor du­da de que­me­li­bra­ré de es­te cán­cer y vol­ve­ré a la normalidad, cues­te lo que

John­son na­rra des­de la de­ses­pe­ra­ción de los pa­cien­tes, co­mo su es­po­sa y su her­mano; ca­da ca­so es dis­tin­to

cues­te”, es­cri­bió Joe en un blog. Se equi­vo­ca­ba. No pu­do ga­nar la par­ti­da.

Ca­da cán­cer cuen­ta una his­to­ria dis­tin­ta. Mukherjee des­de la óp­ti­ca del mé­di­co, John­son des­de la del pa­cien­te. Dos lec­tu­ras de una pro­fun­di­dad ex­cep­cio­nal, dos es­cri­to­res que se han atre­vi­do a hur­gar en el pa­sa­do y en el pre­sen­te de la en­fer­me­dad, rin­dien­do un tri­bu­to es­pe­cial a to­das las per­so­nas que se es­con­den anó­ni­ma­men­te de­trás de la eter­na lu­cha. “Pa­ra se­guir el tren de la en­fer­me­dad es ne­ce­sa­rio una y otra vez in­ven­tar y rein­ven­tar, apren­der y des­apren­der es­tra­te­gias. Ger­mai­ne lu­cha­ba con­tra el cán­cer de ma­ne­ra ob­se­si­va, as­tu­ta, de­ses­pe­ra­da, fe­roz, en­lo­que­ci­da, es­plén­di­da y afa­no­sa, co­mo si ca­na­li­za­ra to­da la fu­rio­sa ener­gía in­ven­ti­va de ge­ne­ra­cio­nes de hom­bres y mu­je­res que ha­bían pe­lea­do con­tra él en el pa­sa­do y lo ha­rían en el fu­tu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.