Al­mas muer­tas

Ro­bert Juan-Ca­sa­ve­lla pro­po­ne un cru­ce en­tre no­ve­la ne­gra y no­ve­la de tex­to. Una obra al mis­mo tiem­po en­re­ve­sa­da, en­tre­te­ni­da y ar­ti­fi­cio­sa

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - J.A. MA­SO­LI­VER RÓ­DE­NAS

A Ro­bert Juan-Can­ta­ve­lla (Almassora, 1976) se le pue­de iden­ti­fi­car con el gru­po de es­cri­to­res cer­ca­nos a la cul­tu­ra de ma­sas, des­de la li­te­ra­tu­ra po­pu­lar a la cul­tu­ra pulp y al pe­rio­dis­mo gon­zo; y al mis­mo tiem­po ha po­di­do man­te­ner la dis­tan­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ir crean­do su obra co­mo una aven­tu­ra so­li­ta­ria. Y aven­tu­ra lo es, des­de los pri­me­ros li­bros que, a mo­do de apren­di­za­je, cul­mi­nan en los re­la­tos de Proust fic­tion, en los que Ju­lioOr­te­ga vio “el des­man­te­la­mien­to del sis­te­ma ca­nó­ni­co”. Es, por su­pues­to, una exa­ge­ra­ción. La his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra es­tá lle­na de des­man­te- la­mien­tos que aca­ban por for­mar par­te del ca­non por­que par­tie­ron de él. En­tre los epí­gra­fes que abren ca­da una de las par­tes de Y el cie­lo era una bes­tia, es­tán Emi­lia Pardo Bazán, Henry Ja­mes, Ja­mes Joy­ce o Pie­rre Mi­chon, y el tí­tu­lo de la no­ve­la pro­ce­de de una ci­ta del Vi­ne­land de Thomas Pyn­chon.

Es­ta­mos an­te una no­ve­la am­bi­cio­sa co­mo mon­ta­je na­rra­ti­vo: una es­pe­cie de th­ri­ller en el que se su­ce­den las hi­pó­te­sis y los in­te­rro­gan­tes. Hay va­rios fo­cos de ten­sión que al fi­nal aca­ban por en­con­trar­se y re­sol­ver­se, pues es una no­ve­la ba­sa­da en la ac­ción, en la su­ce­sión de acon­te­ci­mien­tos. Si­gurd Mutt, pro- fe­sor de bio­lo­gía, a fi­na­les de los años se­sen­ta se unió, en Bar­ce­lo­na, al gru­po de los Zoó­lo­gos Fu­rio­sos, en­ca­be­za­do por Bent Sjör­gren, de­di­ca­do a la zoo­lo­gía de lo ocul­to. En­tre sus apor­ta­cio­nes des­ta­ca­ban sus es­tu­dios so­bre el kel­pie, “una cria­tu­ra de am­plia tra­di­ción mi­to­ló­gi­ca que Sö­gren si­tuó en el ori­gen de la le­yen­da del lago Ness”. Trein­ta años más tar­de, a Mutt le lle­ga la no­ti­cia de la muerte de la que fue co­le­ga y amor de su vi­da, Car­la Be­lai­re, quien ha­bía dis­pues­to que le fue­sen en­via­dos dos fo­lios con el enig­má­ti­co tí­tu­lo “Tras Co­lumb­kill”. Pa­ra asu­mir “una muerte ro­dea­da de un mi­llón de in­te­rro­gan­tes”, y po­ner­se en paz con su pa­sa­do, de­ci­de re­fu­giar­se en el Sa­na­to­rio Vul­tu­ró, en los Pi­ri­neos.

Gran par­te de su tiem­po lo de­di­ca a des­ci­frar los enig­má­ti­cos fo­lios y a tra­tar de ex­pli­car­se por qué le han lle­ga­do in­com­ple­tos. Pe­ro es­ta in­ves­ti­ga­ción se ve al­te­ra­da por to­do lo que ocu­rre en el sa­na­to­rio y por la pe­li­gro­sa ten­sión en­tre Vul­tu­ró y el pue­blo ve­cino de Vor, tras la muerte del jo­ven Mar­co Be-

GETTY

De­ta­lle de un te­ja­do en los Pi­ri­neos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.