San Ma­rino, la le­ve­dad y el di­ne­ro

Ha­ce si­glos lle­ga­ron has­ta aquí un gru­po de cris­tia­nos hu­yen­do de las cla­ses di­ri­gen­tes co­rrup­tas vin­cu­la­das al em­pe­ra­dor que uti­li­za­ban la per­se­cu­ción pa­ra ocul­tar el ver­da­de­ro fin de sus vi­das: la ve­na­li­dad

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JO­SÉ EN­RI­QUE RUIZ-DO­MÈ­NEC Aus­te­ri­dad tras las mu­ra­llas

En co­che ha­cia San Ma­rino, voy de co­li­na en co­li­na de­jan­do atrás Rí­mi­ni y la cos­ta del Adriá­ti­co, y me en­cuen­tro con el pri­me­ro de los Cas­te­lli en los que se di­vi­de ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te es­ta Re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te en me­dio de Ita­lia, y des­de él atis­bo el mon­te Ti­tano don­de lle­gó en el si­glo IV Ma­rino elDál­ma­ta con­sus com­pa­ñe­ros­hu­yen­do de la per­se­cu­ción del em­pe­ra­dor Dio­cle­ciano. Es­te cris­tiano es pre­ci­sa­men­te cé­le­bre por ser el fun­da­dor del te­rri­to­rio an­tes de que adop­ta­ra la for­ma de un Es­ta­do, en abier­to li­ti­gio con los se­ño­res de la re­gión, los Rí­mi­ni y los Mon­te­fel­tro. Una re­pú­bli­ca que ha sa­bi­do na­ve­gar en me­dio de las tor­men­tas políticas que des­de la edad me­dia en­fren­tan en es­ta geo­gra­fía a güel­fos y gi­be­li­nos. Bien va­le el re­tra­so con el que me pre­sen­to en la se­de del Fes­ti­va­lS­to­ria que ha de­ci­di­do ce­le­brar su no­ve­na edi­ción en el Tea­tro Ti­tano en pleno cen­tro de la Cit­tà, de­di­ca­da a ana­li­zar es­ta vez el di­ne­ro co­mo mo­tor de la his­to­ria. El te­ma es opor­tuno.

El si­glo XXI es­tá des­cu­brien­do, gra­cias a Pi­ketty, al que se le in­vi­tó al Fes­ti­val, aun­que al fi­nal no asis­tió, la pesadez y la opa­ci­dad del Ca­pi­tal, ca­rac­te­rís­ti­cas que desafían las políticas eco­nó­mi­cas de los Es­ta­dos de la UE, que no en­cuen­tran el mo­do de evi­tar­las. El mun­do ca­pi­ta­lis­ta se es­tá vol­vien­do de pie­dra, in­sen­si­ble al do­lor de la gen­te, in­ca­paz de en­con­trar una so­lu­ción al cos­te de la vi­da. No se sa­be es­qui­var la ac­ción de la ban­ca que co­mo nue­va Me­du­sa pe­tri­fi­ca a quien que­da atra­pa­da por su mi­ra­da, aquí en for­ma de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios o de pre­fe­ren­tes. An­tes de lle­gar a las sa­las don­de se van a debatir es­tos te­mas, me in­tere­so por el país mien­tras con­tem­plo la si­lue­ta del Cas­ti­llo de la Ces­ta.

El via­je de Ma­rino, la po­lí­ti­ca de Dio­cle­ciano y la ma­ne­ra de pen­sar el di­ne­ro en el si­glo IV en la mis­ma cu­na no deja de ser un he­cho re­ve­la­dor. Sien­to la ne­ce­si­dad, le co­men­to a mi au­tis­ta, de en­con­trar en esa tri­ple re­la­ción una lec­ción de his­to­ria ne­ce­sa­ria pa­ra en­ten­der lo que su­ce­de hoy en al­gu­nas par­tes de Eu­ro­pa. Atra­vie­so los va­lles; de­jo atrás pue­blos que hu­bie­ran me­re­ci­do una pa­ra­da, mien­tras ano­to en mi cua­derno un par de ideas. Hay oca­sio­nes en que uno se des­cu­bre ins­pi­ra­do y lleno de vi­da. Es una de­bi­li­dad, soy cons­cien­te de ello.

¡Qué osa­día com­pa­rar el mun­do ac­tual con los años ini­cia­les del si­glo IV! Hay que vi­si­tar San Ma­rino, na­tu­ral­men­te, pa­ra en­ten­der­lo, aun­que si uno se des­pis­ta lo úni­co que en­con­tra­rá allí es la le­ve­dad del mo­derno turismo cultural. Pre­fie­ro mi­rar el pai­sa­je pen­san­do en Dio­cle­ciano y en la re­for­ma del Im­pe­rio, que la his­to­ria co­no­ce co­mo Te­trar­quía. Mien­tras mi co­che apar­ca cer­ca de la Piaz­za de­lla Li-

El Fes­ti­va­lS­to­ria lle­ga a su dé­ci­ma edi­ción, y es­ta vez ana­li­za el pa­pel del ca­pi­tal co­mo mo­tor de la his­to­ria; un te­ma muy opor­tuno

ber­tà, don­de Car­duc­ci so­lía dar sus cé­le­bres char­las, me vie­ne a la memoria la fir­me­za con la que Dio­cle­ciano qui­so aca­bar con las co- Es­toy en una habitación con dos ven­ta­nas que dan so­bre el cas­ti­llo y una me­sa re­don­da; ano­to en mi cua­derno de via­je: Ma­rino y los su­yos no se afli­gen cuan­do lle­gan has­ta aquí sino que tra­ba­jan pa­ra es­ca­par de las le­yes de un Ca­pi­tal que con­de­na­ba a la sociedad a la mi­se­ria. ¿Por qué no pro­fun­di­zar? Al ca­bo, la re­for­ma de Dio­cle­ciano des­can­só en la acu­ña­ción de nue­vas pie­zas de oro con vis­tas a de­vol­ver el vi­gor a la eco­no­mía mo­ne­ta­ria en las gran­des transac­cio­nes, lo que tra­jo con­si­go una subida de pre­cios y una ta­sa­ción au­to­ri­ta­ria. Esa de­ci­sión del año 301 coin­ci­dió con el de­cre­to de per­se­cu­ción, con lo cual se po­dría de­cir que fue lo que hoy di­ría­mos la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad im­pues­ta por el em­pe­ra­dor lo que es­tá de­trás del via­je y de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca de San Ma­rino.

La re­la­ción de las ac­cio­nes hu­ma­nas con el di­ne­ro es siem­pre com­ple­ja: no ter­mi­na con la de­nun­cia de la des­ho­nes­ti­dad in­sa­cia­ble de los ne­go­cian­tes y los pres­ta­do­res de ser­vi­cios. Dehe­cho, la sos­pe­cha que se tie­ne hoy so­bre de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des so­bre el di­ne­ro no es­tá le­jos de la que tu­vo el poe­ta Lac­tan­cio an­te la de Dio­cle­ciano: el pe­li­gro de fan­ta­sear con el di­ne­ro trae con­si­go la des­apa­ri­ción de la li­qui­dez y el­mer­ca­do ne­gro (o el “co­rra­li­to”, que se di­ce aho­ra). Cla­ro que Lac­tan­cio pa­ra en­ton­ces se ha­bía he­cho cris­tiano y, por tan­to, hos­til a Dio­cle­ciano: la pesadez del di­ne­ro que al fi­nal no fluía lo su­fi­cien­te fue un aten­ta­do con­tra la tra­ma eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca de la ciu­dad ro­ma­na. Esa idea­mein­di­ca que de­bo ir al Fes­ti­val pa­ra es­cu­char el pa­pel del di­ne­ro en la his­to­ria. Sin du­da, no ha­bía me­jor lu­gar que és­te pa­ra tra­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.