En­tre lo real y lo vir­tual

Pin­tu­ra co­nun­com­po­nen­te de de­nun­cia so­cial

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - NOÈLIA HERNÁNDEZ

La pri­me­ra im­pre­sión de Xe­vi Vi­la­ró des­pis­ta un po­co. Se tra­ta de un chi­co de ca­rác­ter ama­ble y hu­mil­de que se lan­zó a la pin­tu­ra sin nin­gún ti­po de for­ma­ción ar­tís­ti­ca, pe­ro que ha de­mos­tra­do te­ner una gran per­so­na­li­dad co­mo pin­tor y sa­ber mo­ver­se por el mun­do del mer­ca­do internacio­nal, Em­pe­zó en la pin­tu­ra con la va­len­tía de quien no tie­ne na­da que per­der y pron­to fue ma­te­ria­li­zan­do un uni­ver­so pro­pio con un es­ti­lo que, con el pa­so de los años, lo ha­ce per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­ble.

El tra­ba­jo de Vi­la­ró ha­bla de la reali­dad con­tem­po­rá­nea con un com­po­nen­te de de­nun­cia so­cial. El ar­tis­ta par­te de un plan­tea­mien­to rea­lis­ta y re­crea es­ce­no­gra­fías pro­pias del mun­do ur­bano oc­ci­den­tal, al­ta­men­te tec­ni­fi­ca­do, mos­tran­do una­mez­cla de rea­lis­mo y su­rrea­lis­mo que no deja in­di­fe­ren­te. Sus per­so­na­jes es­tán a me­dio ca­mino en­tre un as­pec­to real y un as­pec­to vir­tual y aun­que pre­sen­tan un buen es­ta­do fí­si­co, ado­le­cen de fal­ta de iden­ti­dad. En oca­sio­nes, ca­re­cen de ros­tro o de al­gu­nos de sus ras­gos, co­mo si fue­ran per­so­nas inaca­ba­das por una sociedad alie­nan­te y des­per­so­na­li­za­da.

Pa­ra Xe­vi Vi­la­ró el ar­te es pin­tar lo más sin­ce­ro y ver­da­de­ro que ten­gas den­tro sin de­jar­te in­fluir por las ga­le­rías. “Es pu­ro in­te­rior, pu­ra verdad y ¡mu­cho tra­ba­jo! Lue­go to­do va so­lo”. Su pro­ce­so de tra­ba­jo es una mez­cla en­tre atre­vi­mien­to y mi­nu­cio­si­dad. Atre­vi­mien­to, de­bi­do al uso de ma­te­ria­les po­co con­ven­cio­na­les pa­ra un pin­tor, co­mo es el me­ta­cri­la­to so­bre el que pin­ta la ma­yo­ría de las obras de es­ta mues­tra. Y mi­nu­cio­si­dad por to­do el tra­ba­jo pre­vio que de­be rea­li­zar pa­ra pre­pa­rar la su­per­fi­cie y con­se­guir el efec­to desea­do.

La ma­yo­ría de las es­ce­nas trans­cu­rren so­bre un fon­do mo­no­cro­mo, que en oca­sio­nes es blan­co o ne­gro y en otras se apo­yan en co­lo­res vibrantes co­mo ma­gen­tas y ama­ri­llos. En cual­quier ca­so, pa­re- cen la ne­ga­ción de un lu­gar con­cre­to y ac­túan, en pa­la­bras de Eu­dald Camps, au­tor del tex­to del ca­tá­lo­go, co­mo un va­cío del pai­sa­je. En tra­ba­jos an­te­rio­res, los per­so­na­jes se si­túan en ca­rre­te­ras so­li­ta­rias o ae­ro­puer­tos de­sér­ti­cos, es­pa­cios reales pe­ro in­quie­tan­tes por el mo­do en que se re­pre­sen­tan.

Una suer­te de vio­len­cia pla­nea so­bre su tra­ba­jo, in­clu­so en pie­zas que­pa­re­cen más naïf co­mo Pink fa­mily. La se­rie Sin­sen­ti­dos es una crí­ti­ca ex­plí­ci­ta so­bre la ma­ne­ra en que el ca­to­li­cis­mo tra­ta la ho­mo­se­xua­li­dad y De­cruz­truc­ción abor­da abier­ta­men­te el te­ma del abor­to. Jun­to a ellas, la se­rie Che­vron po­ne el acen­to en la to­xi­ci­dad de nues­tro en­torno y la ne­ce­si­dad de pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.