El mu­seo de los sen­ti­mien­tos

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

Se ha co­men­ta­do bas­tan­te es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, a pro­pó­si­to de las nue­vas sa­las de ar­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo del MNAC: es­ta­mos har­tos de ver mu­seos que pre­sen­tan sus fon­dos si­guien­do un or­den cro­no­ló­gi­co y exi­gi­mos a sus res­pon­sa­bles más ima­gi­na­ción y ca­pa­ci­dad de mos­trar­los si­guien­do cri­te­rios te­má­ti­cos. Que nos ani­men a leer de una for­ma dis­tin­ta la crea­ción ar­tís­ti­ca, y con ella com­pren­der la ex­pe­rien­cia de vi­da que la ins­pi­ra.

En es­ta lí­nea de re­fle­xión aca­ba de apa­re­cer una obra francament­e es­ti­mu­lan­te: El ar­te co­mo te­ra­pia, de Alain de Bot­ton y John Arms­trong (Phai­don Press). Los au­to­res reivin­di­can la ca­pa­ci­dad de la crea­ción plás­ti­ca pa­ra dar res­pues­ta a nues­tras de­bi­li­da­des y trau­mas y ayu­dar a co­no­cer­nos me­jor; y en sus pá­gi­nas, mag­ní­fi­ca­men­te ilus­tra­das co­mo es norma de la ca­sa edi­to­ra, re­la­cio­nan una se­rie de cua­dros, fotos y es­cul­tu­ras con con­cep­tos co­mo el di­ne­ro, la po­lí­ti­ca, el amor o la na­tu­ra­le­za.

A efec­tos prác­ti­cos, Arms­trong y De Bot­ton la­men­tan que los mu­seos ac­tua­les res­pon­dan a cri­te­rios aca­dé­mi­cos e his­to­ri­cis­tas –en con­so­nan­cia, di­cen, con la edu­ca­ción de sus cu­ra­tors– y pro­po­nen “una so­lu­ción más am­bi­cio­sa y be­né­fi­ca”: “dis­po­ner las obras de acuer­do con las preo­cu­pa­cio­nes de nues­tra alma, po­ner jun­tos aque­llos ob­je­tos que, sin im­por­tar su pro­ce­den­cia es­pa­cial o tem­po­ral, se di­ri­gie­ran a las áreas con­flic­ti­vas de nues­tra exis­ten­cia”. Más en con­cre­to aún, su­gie­ren una re­dis­tri­bu­ción mu­seís­ti­ca (con el ejem­plo de la Ta­te Mo­dern lon­di­nen­se) por ga­le­rías que res­pon­dan a una “vi­sión te­ra­peu­ti­ca”. “Ca­da ga­le­ría se en­fo­ca­ría no en las fe­chas y pro­ce­den­cia sino en las emo­cio­nes de re­equi­li­brio im­por­tan­te que mo­ti­va ca­da obra”: la ga­le­ría del au­to­co­no­ci­mien­to, la del amor, la del mie­do, la de la com­pa­sión y la del su­fri­mien­to.

Pa­ra De Bot­ton y Arms­trong, la re­vi­sión de Las Me­ni­nas por Pi­cas­so nos ani­ma a reha­cer las co­sas de acuer­do a nues­tras ne­ce­si­da­des; La vir­gen del cuadro de Bot­ti­ce­lli nos di­ce que la be­lle­za fí­si­ca no so­ca­va, sino que apo­ya, nues­tro in­te­rés en la bon­dad y la vir­tud; El ice­berg de Fre­de­ric Ed­win Church nos re­cuer­da que las tra­ve­sías va­lio­sas no son fá­ci­les. El land art de Ri­chard Long nos co­lo­ca en un es­ta­do men­tal de pa­cien­cia. Los dis­tin­tos me­men­to mo­ri nos ani­man a vi­vir con sen­ti­do, man­te­nien­do in men­te nues­tras prio­ri­da­des, “tan fá­cil­men­te su­mer­gi­das” en las preo­cu­pa­cio­nes dia­rias.

Alain de Bot­ton es un en­sa­yis­ta es­pe­cia­li­za­do en traer al plano más co­ti­diano del pre­sen­te los gran­des te­mas de la cul­tu­ra. Su ca­rre­ra des­pe­gó bri­llan­te­men­te en 1997 con Có­mo cam­biar de vi­da con Proust y des­de en­ton­ces ha pu­bli­ca­do va­rios li­bros, y rea­li­za­do pro­gra­mas de te­le­vi­sión, so­bre te­mas co­mo la re­li­gión, la fi­lo­so­fía y la ar­qui­tec­tu­ra. El tra­ba­jo que aho­ra pre­sen­ta jun­to con el pen­sa­dor aus­tra­liano John Arms­trong cons­ti­tu­ye, pien­so, un hi­to im­por­tan­te en su cor­dial y sos­te­ni­da pro­pues­ta de un nue­vo hu­ma­nis­mo pa­ra el si­glo XXI.

GETTY

Alain de Bot­ton, en la Art Ga­llery de On­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.