Una­man­cha esun­te­so­ro

Pru­den Pa­na­dès y La Pa­ge re­fle­xio­nan so­bre las po­si­bi­li­da­des ex­pre­si­vas del pa­pel delgado, la trans­pa­ren­cia y las tin­tas eco­ló­gi­cas en dos li­bros-ob­je­tos he­chos con gus­to, sen­si­bi­li­dad y vo­lun­tad di­dác­ti­ca

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

Du­ran­te mu­chos años Pru­den Pa­na­dès (Bar­ce­lo­na, 1954) ha si­do un re­fe­ren­te de la ges­tión cultural, al fren­te del Círcu­lo Cultural de la Fun­da­ción La Cai­xa en Gra­no­llers (que or­ga­ni­zó una ex­po­si­ción Xam­mar, pio­ne­ra), im­pul­sor de ac­ti­vi­da­des pa­ra acer­car el tea­tro a las es­cue­las me­dian­te el pro­yec­to Cai­xaEs­ce­na. En el año 2012 pu­bli­có Co­sins de Tar­zan, su pri­mer li­bro, que den­tro de la mo­da ac­tual de las me­mo­rias de in­fan­cia y ado­les­cen­cia, iba mu­cho más allá del mol­de más o me­nos con­ven­cio­nal don­de se cue­cen es­te ti­po de obras. Pa­na­dès se re­ve­la­ba co­mo una gran co­no­ce­do­ra de la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea y una no­ta­ble na­rra­do­ra, ca­paz de co­nec­tar sus vi­ven­cias con los gran­des te­mas del arrai­go y el des­arrai­go, y la con­cien­cia de la reali­dad de ni­ños y adul­tos. Los cuen­tos, or­de­na­dos por or­den al­fa­bé­ti­co, en homenaje a Joan Bros­sa y Jo­sep Pa­là­cios, des­cri­ben la vi­da de un ba­rrio per­di­do, en torno a los Jo­se­pets, un ba­rrio bo­rra­do des­de un des­pa­cho cuan­do se cons­tru­yó el sca­lex­tric de la pla­za Les­seps.

Me­lo ex­pli­ca mien­tras ha­ce­mos el ca­fé de bue­na ma­ña­na en la Fon­da Eu­ro­pa, un es­pa­cio pre­ser­va­do en me­dio del des­ba­ra­jus­te que es aho­ra Gra­no­llers. Pru­den Pa­na­dès ha­bla con frui­ción de Hé­lè­ne Ci­xous, de Ago­ta Kris­tof, de Na­ta­lia Gins­burg y Erri de Luca, y las re­fe­ren­cias a sus li­bros se mez­clan con las his­to­rias reales: un tío que re­ga­la­ba co­co­dri­los de ma­de­ra, el ten­de­ro vas­co de nom­bre Lo­li­to, las ca­se­tas de la ca­lle Albacete que se re­sis­ten a ser en­gu­lli­das por el des­ba­ra­jus­te y la na­da. “No he que­ri­do ha­cer do­cu­men­ta­lis­mo, es un di­ver­ti­men­to a par­tir de epi­so­dios vi­vi­dos. El fi­ló­so­fo Ru­dolf Stei­ner

Pru­den Pa­na­dès ya pien­sa en una nue­va his­to­ria so­bre el có­di­go de ba­rras y el fi­nal de la vi­da de los li­bros

di­ce que evo­lu­cio­na­mos en ci­clos de sie­te años. He es­cri­to unas me­mo­rias de in­fan­cia de an­tes de te­ner to­dos los dien­tes”.

En­co­la­bo­ra­ción con La Pa­ge Co­mu­ni­ca­ción Vi­sual, Pru­den Pa­na­dès ha pu­bli­ca­do dos li­bros a me­dio ca­mino en­tre la poe­sía vi­sual y el ál­bum ilus­tra­do. El pri­me­ro Erra­ta. Las tri­bu­la­cio­nes del im­pres­sor Prim (2012) es un jue­go grá­fi­co en torno al error, con fi­gu­ras y per­so­na­jes re­cor­ta­dos y fo­to­gra­fia­dos. Im­pre­so en un pa­pel muy fino, sin cor­tar, pa­ra ju­gar con la trans­pa­ren­cia. El po­co gra­ma­je del pa­pel se con­vier­te en un me­dio de ex­pre­sión en ma­nos del au­tor y los gra­fis­tas que tra­ba­jan con­jun­ta­men­te tex­to e imá­ge­nes: ¿có­mo se pue­de ha­cer pa­ra aho­rrar pa­pel y evi­tar que los li­bros se co­man los ár­bo­les?

Un pot nos si­túa en el ta­ller de Prim & Mi­rat Im­pres­sors pa­ra vi­vir una his­to­ria en torno a una man­cha de tin­ta ne­gra, que ha­bría po­di­do ser la tin­ta de un li­bro, de una car­ta de pó­ker, y aho­ra es pi­sa­da, ara­bes­co o go­teo. Una man­cha ol­vi­da­da pue­de ser un te­so­ro. Un pot reivin­di­ca la ex­pre­si­vi­dad má­xi­ma de los ele­men­tos mí­ni­mos y, en­fren­te del uso y abu­so de la cua­tri­cro­mía, mues­tra las po­si­bi­li­da­des de ju­gar con dos tin­tas, ne­gro y ro­sa. Tin­tas de ori­gen ve­ge­tal en ba­se acuo­sa res­pe­tuo­sas con el me­dio am­bien­te, por­que, en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, se re­du­cen no­ta­ble­men­te las emi­sio­nes de va­po­res tóxicos y por­que el pro­ce­so de des­tin­te es más sim­ple y fa­ci­li­ta que el pa­pel se pue­da re­ci­clar. El li­bro es muy bo­ni­to y ape­te­ce te­ner­lo a las ma­nos, por la me­di­da –cor­ta­do en oc­ta­vo me­nor–, la ta­pa he­cha con un car­tón du­ro, es­tam­pa­do, y en­cua­der­na­do a la ja­po­ne­sa con te­la ro­sa. Pa­na­dès y la gen­te de La Pa­ge ya pien­san en un cuen­to que ju­ga­rá con el có­di­go de ba­rras y el fi­nal de la vi­da de los li­bros. ¿Y qué tie­nen que ver es­tas aven­tu­ras editoriale­s con los Co­sins de Tar­zan?, pre­gun­to, mien­tras lim­pio el azú­car del fon­do de la ta­za de ca­fé con la cu­cha­ri­lla: “Los ni­ños no tie­nen que co­mer apar­te de los ma­yo­res. Un tra­duc­tor­me pre­gun­tó si mis cuen­tos eran pa­ra ni­ños o pa­ra adul­tos. Es eso exac­ta­men­te lo que bus­ca­mos con La Pa­ge. ¿Has vis­to que Un pot arran­ca con una ci­ta de Au­siàs March?”.

LA PA­GE ORI­GI­NAL

Arri­ba, re­tra­to de Pru­den Pa­na­dès, la au­to­ra de ‘Un pot’. A la de­re­cha, una de las ilus­tra­cio­nes del li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.