Anato­mis­ta del po­der

Ra­fael Bo­rràs pu­bli­ca una ga­le­ría de re­tra­tos de mi­nis­tros es­pa­ño­les du­ran­te es­tos úl­ti­mos trein­ta y nue­ve años de de­mo­cra­cia. Un­li­bro iró­ni­co, con tono des­mi­ti­fi­ca­dor, re­ple­to de cu­rio­sas anéc­do­tas que son pu­ro Ber­lan­ga

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - CAR­LES BAR­BA

Tras tres li­bros de me­mo­rias, el edi­tor Ra­fael Bo­rrás (Bar­ce­lo­na, 1935) se dio cuen­ta de que le ha­bían que­da­do en el tin­te­ro unos cuan­tos fle­cos. Y que con al­gu­nos de ellos –sus tra­tos con la cla­se po­lí­ti­ca du­ran­te el fran­quis­mo y la de­mo­cra­cia– po­dría ar­mar un par de li­bros so­bre mi­nis­tra­bles, mi­nis­tros y ex mi­nis­tros de esos pe­rio­dos, que él ha te­ni­do oca­sión de co­no­cer de cer­ca, y a mu­chos de los cua­les ha edi­ta­do. De mo­men­to, ha pu­bli­ca­do un vo­lu­men so­bre los mi­nis­tros de la Co­ro­na (y tam­bién de la dic­ta­du­ra), y tie­ne ya lis­to otro to­mo don­de glo­sa a los de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca (y a los que de­ten­ta­ron car­te­ras du­ran­te la gue­rra). Sa­tis­fa­ce así el au­tor un vie­jo an­he­lo, el de exa­mi­nar cuan adic­ti­vo es el po­der, cuan po­co se re­sig­nan a per­der­lo, y qué pi­rue­tas tráns­fu­gas es­tán dis­pues­tos a ha­cer con tal de re­cu­pe­rar el man­do.

“En el año 1945 yo te­nía diez años y mi fa­mi­lia vi­vía por en­ton­ces en el go­bierno ci­vil”, nos cuen­ta Bo­rrás. “Y re­cuer­do que a aque­lla edad pa­ra mí un go­ber­na­dor era al­go así co­mo un vi­rrey. Con esos pa­rá­me­tros, un mi­nis­tro ya era un dios ¿verdad? Bien, he te­ni­do que cre­cer, y tra­tar­les, y edi­tar­les, pa­ra com­pren­der que son per­so­nas co­mo no­so­tros o in­clu­so peo­res”. Es­ta pri­me­ra en­tre­ga tie­ne pues un tono des­mi­ti­fi­ca­dor –y es­per­pén­ti­co– y la iro­nía se fil­tra ya des­de el mis­mo tí­tu­lo, to­ma­do de un epi­so- dio real. Cuan­do en 1958 el re­cién nom­bra­do Al­ber­to Ullas­tres qui­so im­plan­tar su pro­pio ri­go­ris­mo en el mi­nis­te­rio, uno de los con­ser­jes (con pla­za vi­ta­li­cia) re­zon­gó: “No te jo­de, el in­te­ri­no”. Los mi­nis­tros, en efec­to, por mu­cho gla­mur que dé el car­go aca­ban sien­do ce­sa­dos, aun­que mu­chos tie­ne la es­pe­ran­za de ser re­en­gan­cha­dos. “Areilza, sin ir más le­jos”, pun­tua­li­za Bo­rrás. “Yo co­mía una vez con Ca­rri­llo, y me con­fe­sa­ba que las me­mo­rias del que fue­ra pri­mer mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de la tran­si­ción le ha­bían de­cep­cio­na­do, por­que con­ta­ba las co­sas a me­dias”. “Es que Jo­sé Ma­ría to­da­vía tie­ne ex­pec­ta­ti- vas de des­tino”, le apun­té. “¿A los 83 años? No me jo­das”. Y re­ma­ché: “¿Ha­ce­mos una prue­ba? ¿Le lla­mas y le di­ces que has crea­do un par­ti­do nue­vo y que quie­res ha­blar

Bo­rrás exa­mi­na cuan adic­ti­vo es el po­der y qué pi­rue­tas es­tán dis­pues­tos a ha­cer con tal de re­cu­pe­rar­lo

con él, y ve­rás có­mo no tar­da ni me­dia ho­ra en pre­sen­tar­se pa­ra acá?”.

El que fue­ra di­rec­tor li­te­ra­rio de Pla­ne­ta en de­fi­ni­ti­va, en cua­tro dé- ca­das al­ter­nan­do con mi­nis­tros (de UCD, PSOE y PP) ha po­di­do ve­ri­fi­car la exac­ti­tud de una ob­ser­va­ción del con­de de Ro­ma­no­nes, mi­nis­tro de Al­fon­so XIII: que la pa­sión del man­do se ase­me­ja a la se­xual, y que co­mo ella ha­ce per­der el equi­li­brio a los va­ro­nes más se­su­dos. “¿Qué hi­zo Car­los Arias Na­va­rro cuan­do Juan Car­los le co­mu­ni­có el ce­se?”, ex­pli­ca el au­tor mien­tras su es­po­sa Isa­bel Blan­ca­fort nos ofre­ce ca­fé. “Lle­gó a for­ce­jear con el mo­nar­ca, y se co­gie­ron de las so­la­pas y to­do. ¿Y Suá­rez cuan­do su­po por el rey que era el nue­vo pre­si­den­te? Por fin, ¡ya era ho­ra!”, pa­re­ce que di­jo. ¿Y Sol­cha­ga, tras co­no­cer que le da­ban la car­te­ra de Eco­no­mía? Se pu­so tan con­ten­to que no ati­nó a en­con­trar la puer­ta de sa­li­da, y se me­tió en un ar­ma­rio.

El nue­vo li­bro de Ra­fael Bo­rrás pro­di­ga a pu­ña­dos anéc­do­tas de tal jaez, y hay vi­ñe­tas que son pu­ro Ber­lan­ga. Fra­ga es des­cri­to aquí con tal ím­pe­tu ac­ti­vis­ta que, sin dar­se cuen­ta, ha­ce cam­pa­ña a su pro­pia mu­jer sin re­co­no­cer­la o es­tre­cha la mano de un ma­ni­quí de unos gran­des al­ma­ce­nes. Yve­mos a un Ló­pez Ro­dó ya de­fe­nes­tra­do, que des­te­rra­do en Vie­na co­mo em­ba­ja­dor, ha de aten­der en­ci­ma co­mi­sio­nes di­rec­tas de Juan Car­los, que le en­car­ga por ejem­plo unos de­ter­mi­na­dos pan­ta­lo­nes de es­quí.

“Más allá de anéc­do­tas –aña­de Bo­rrás– quie­ro sub­ra­yar un par de co­sas: en Es­pa­ña los mi­nis­te­rios se los han re­par­ti­do unas 200 fa­mi­lias, prác­ti­ca­men­te to­das ellas de Ma­drid. Ydos: co­mo­me­di­jo Mar­tín Vi­lla una vez co­mien­do en el Ko­kosch­ka, la re­for­ma po­lí­ti­ca ‘la trae­re­mos no­so­tros’, no la opo­si­ción, y así ocu­rrió, con la sal­ve­dad de dos fi­gu­ras del exi­lio que tam­bién apor­ta­ron lo su­yo, Ta­rra­de­llas y Ca­rri­llo. Los vie­jos fran­quis­tas co­mo Gi­rón no pin­ta­ron na­da. Y los jó­ve­nes de la opo­si­ción –Pu­jol y Fe­li­pe– pin­ta­ron aún me­nos”.

JOSE MA­RIA AL­GUER­SUA­RI

Re­tra­to del es­cri­tor Ra­fael Bo­rrás

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.