Adiós, in­ti­mi­dad

La Vanguardia - Culturas - - ESPACIOS - PAU RI­BA

De pe­que­ños era el ojo de dios, lo que, des­de el cie­lo, nos es­pia­ba. Aquel ojo mis­te­rio­so en­ce­rra­do en un trián­gu­lo ra­dian­te. Más ade­lan­te, Or­well in­tro­du­jo el ojo del Gran Her­mano, que no só­lo nos vi­gi­la­ba sino que tam­bién nos con­tro­la­ba. Y des­de la tie­rra: un in­quie­tan­te ojo-ob­je­ti­vo de cris­tal. Ac­tual­men­te son ya cons­te­la­ción los ojos –y no úni­ca­men­te ojos– que nos tie­nen en el pun­to de mira. Y no só­lo pa­ra vi­gi­lar­nos y con­tro­lar­nos, sino tam­bién pa­ra ir bir­lán­do­nos los se­cre­tos, des­po­ján­do­nos de la in­ti­mi­dad.

Sa­té­li­tes es­pías, mó­vi­les, cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, GPS, in­ter­net, el pa­que­te de Goo­gle ( earth, maps, street view…), las re­des so­cia­les, el trá­fi­co de sel­fies… He aquí al­gu­nos de los ele­men­tos –no to­dos– que, des­de arri­ba y des­de la na­da, nos man­tie­nen so­me­ti­dos a un es­cá­ner con­ti­nuo, tri­di­men­sio­nal, que nos ha­ce vi­vir ca­da vez más en pe­lo­tas. Nos leen, nos ana­li­zan, nos si­guen los ras­tros, sa­ben dón­de, por qué, con quién, có­mo, cuán­do… To­do lo que va­mos de­jan­do es­cri­to, o fo­to­gra­fia­do, o fil­ma­do, o di­cho en las pan­ta­lli­tas. ¡Vi­va la red!

Pe­ro, sor­pre­sas tie­ne la vi­da, eso que en el me­jor de los ca­sos po­dría es­pe­rar una acep­ta­ción re­sig­na­da, es re­ci­bi­do con ad­he­sión en­tu­sias­ta y to­tal­men­te des­in­hi­bi­da por par­te de la clien­te­la, que op­ta por des­nu­dar­se vo­lun­ta­ria­men­te y sin nin­gún pu­dor. ¿Có­mo se en­tien­de? Pu­ro aho­go. So­bre­sa­tu­ra­ción. Cuan­do el se­cre­to y la in­ti­mi­dad ya só­lo sig­ni­fi­can pa­raí­so fis­cal y co­rrup­ción a man­ta, la pes­te se ha­ce in­so­por­ta­ble y ter­mi­na ani­qui­lan­do el pu­dor. ¿Qué más sen­sa­to, por tan­to, que des­pe­lo­tar­se y ha­cer­lo, ade­más, ju­gan­do y dis­fru­tan­do? ¿Que­da otra sa­li­da? ¡Luz! ¡Des­ta­pe­mos las car­tas! ¡En­se­ñé­mos­lo to­do! (Sí, el cu­lo tam­bién.) ¡Mos­tré­mo­nos des­nu­dos de una pu­ñe­te­ra vez! ¡Ver­güen­zas fue­ra! ¡Adiós hi­po­cre­sías! ¿Qué más hi­gié­ni­co que un strip­tea­se glo­bal?: ¡to­dos, la sociedad en­te­ra en bo­las!

Des­de que es­te gran her­mano di­gi­tal en red so­mos to­dos y to­dos te­ne­mos ac­ce­so a él, y des­de que con una con­sul­ta en el mó­vil, o en las gu­guel­ga­fas, po­de­mos –o po­dre­mos, den­tro de na­da– sa­ber cual­quier co­sa de quien­quie­ra que sea, co­lor de bra­gas/cal­zon­ci­llos in­clui­do, pongámoslo fá­cil: ofrez­ca­mos vo­lun­ta­ria­men­te la in­for­ma­ción ín­ti­ma y de­cre­te­mos abo­li­da la in­ti­mi­dad. El ojo del gran her­mano fue la ca­re­ta de un pri­mer reality show des­ver­gon­za­do. Aho­ra, con la sel­fie re­vol­ti­llo de las re­des so­cia­les, ya to­dos so­mos ami­gos ín­ti­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.