La pin­tu­ra del pun­to y apar­te

La ca­li­dad lí­ri­ca de Ber­trand se plas­ma en re­la­tos que com­bi­nan lo real con lo oní­ri­co

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - ADA CAS­TELLS

En una de las de­di­ca­to­rias de Gas­par de la No­che, Aloy­sius Ber­trand es­cri­be: “He aquí mi li­bro, tal y co­mo hay que leer­lo, an­tes de que los co­men­ta­ris­tas lo os­cu­rez­can con sus acla­ra­cio­nes”. Es­pe­ra­mos li­brar­nos de es­ta acu­sa­ción del poe­ta, fir­ma­da cuan­do el au­tor no sa­bía que en­tre sus co­men­ta­ris­tas y de­fen­so­res ilus­tres es­ta­ría Victor Hu­go, a quien le elo­gia la for­ma; Char­les Bau­de­lai­re, que lo re­co­no­ce co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción y Sain­te-Beu­ve, que lle­ga a es­cri­bir el pró­lo­go. Qui­zás Ber­trand no te­nía mu­chas ra­zo­nes pa­ra ser op­ti­mis­ta. El li­bro se edi­tó des­pués de su muerte, y só­lo se ven­die­ron una vein­te­na de ejem­pla­res. El au­tor era más bien pre­cio­sis­ta, de los que po­nían y sa­ca­ban las co­mas una y otra vez; se in­ven­tó el gé­ne­ro del poe­ma en pro­sa, tal y co­mo ma­ti­za Jo­sé Fran­cis­co Ruiz Ca­sa­no­va en la in­tro­duc­ción.

El li­bro lle­va co­mo sub­tí­tu­lo Fan­ta­sías al mo­do de Rem­brandt y Ca­llot y leer­lo es co­mo en­trar en una es­pe­cie de mu­seo con seis sa­las, que son los seis apar­ta­dos que en­glo­ban unas pro­sas que J.K. Huys­mans des­cri­bió co­mo “cua­dri­tos cu­yos vi­vos co­lo­res se tor­na­so­lan cual los es­mal­tes lú­ci­dos”. En el tí­tu­lo só­lo en­con­tra­mos dos pin­to­res, pe­ro hay otros nom­bres que ins­pi­ran es­tas pie­zas. Es­tán Van Eyck, Du­re­ro, los Brueg­hel, Mu­ri­llo... y tam­bién los pai­sa­jes del Di­jon na­tal de Ber­trand y sus sue­ños cla­ros­cu­ros, las le­yen­das me­die­va­les re­cu­pe­ra­das por los ro­mán­ti­cos y la fas­ci­na­ción por las bru­jas y los al­qui­mis­tas. Un ar­te que va des­de el gro­tes­co ra­be­le­siano has­ta el te­ne­bris­mo.

Así, hay es­ce­nas po­pu­la­res re­pre­sen­ta­das a la ma­ne­ra bur­les­ca, co­mo cuan­do des­cri­be la es­cue­la fla­men­ca y ha­bla del flo­ris­ta enamo­ra­do que “en­fla­que­ce con la vis­ta cla­va­da en un tu­li­pán” o cuan­do re­tra­ta un ju­dío de bar­ba pun­tia­gu­da que irrum­pe en la si­na­go­ga y es acu­sa­do de lu­cir una “bar­ba lu­te­ra­na”. Es­tos re­tra­tos co­ti­dia­nos con­tras­tan con el mun­do oní­ri­co que nos en­con­tra­mos en otras pie­zas más fan­ta­sio­sas en que los me­lan­có­li­cos “lloran vien­do llo­rar a las estrellas” o dos án­ge­les dia­lo­gan por­que año­ran la pri­ma­ve­ra.

Es­ta es una nue­va tra­duc­ción pa­ra te­ner­la a mano y leer­la en pe­que­ñas in­cur­sio­nes, co­mo quien se re­ser­va una ex­qui­si­tez pa­ra los bue­nos mo­men­tos. Ni si­quie­ra ha­ce fal­ta acu­dir a los co­men­ta­ris­tas pa­ra que nos lo ilu­mi­nen o, se­gún el au­tor, nos lo os­cu­rez­can con sus acla­ra­cio­nes. A es­tas pro­sas de Ber­trand uno pue­de ir a pa­rar con las úni­cas ga­nas de de­gus­tar un cuadro, una pin­tu­ra he­cha de pa­la­bras. En­tre los silencios de los pun­tos y apar­te, só­lo ten­drá que ima­gi­nar­lo to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.