Un­círcu­lo en la are­na

Mag­ní­fi­ca obra pós­tu­ma del ita­liano An­to­nio Ta­buc­chi, es­cri­ta a lo lar­go de va­rios años en sie­te cua­der­nos es­co­la­res

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - RO­BERT SA­LA­DRI­GAS

Sue­lo echar­me a tem­blar cuan­do tras la muerte de un buen es­cri­tor, se anun­cia la apa­ri­ción de al­gún iné­di­to su­yo. Guar­do un re­cuer­do par­ti­cu­lar­men­te pe­no­so de El ori­gi­nal de Lau­ra, de Vla­di­mir Na­bo­kov, las no­tas de una no­ve­la ape­nas es­bo­za­da que el au­tor ru­so ha­bía de­ci­di­do que fue­sen des­trui­das y fi­nal­men­te, mu­cho tiem­po des­pués, su hi­jo Di­mi­tri acep­tó que se pu­bli­ca­ran. Sin em­bar­go, to­da re­gla lle­va im­plí­ci­ta su ex­cep­ción. Quie­ro es­cri­bir hoy so­bre una mag­ní­fi­ca obra pós­tu­ma del na­rra­dor ita­liano An­to­nio Ta­buc­chi (Vec­chiano, 1943-Lis­boa, 2012) ti­tu­la­da Pa­ra Isa­bel. Un man­da­la (2013) re­cién tra­du­ci­da y que –de­bo ad­mi­tir­lo ya de en­tra­da–meha des­lum­bra­do. Pa­ra quien es­té fa­mi­lia­ri­za­do con la ex­ten­sa bi­blio­gra­fía de Ta­buc­chi, prác­ti­ca­men­te to­da ella ver­ti­da al cas­te­llano y al ca­ta­lán, la lec­tu­ra de Pa­ra Isa­bel no só­lo no le ha de pro­vo­car sor­pre­sa al­gu­na sino que ve­rá có­mo esa pie­za úl­ti­ma en­ca­ja a la per­fec­ción en el sin­gu­lar pai­sa­je de su li­te­ra­tu­ra.

He aquí el úni­co in­te­rro­gan­te que me plan­teo: ¿por qué Ta­buc­chi no pu­bli­có esa no­ve­la en vi­da? Al fi­nal del vo­lu­men los edi­to­res ita­lia­nos (Ma­ría Jo­sé de Lan­cas­tre y Car­lo Fel­tri­ne­lli) con­fir­man que el li­bro no tie­ne el im­pri­ma­tur de An­to­nio Ta­buc­chi y des­cri­ben bre­ve­men­te su gé­ne­sis: lo es­cri­bió a lo lar­go de va­rios años en sie­te cua­der­nos es­co­la­res y lo dic­tó ín­te­gra­men­te en su ciu­dad na­tal, Vec­chiano, en 1996; lue­go pa­re­ce co­mo si su aje­trea­da vi­da le hu­bie­ra lle­va­do a ol­vi­dar­se del ori­gi­nal has­ta que qui­so re­leer­lo en el ve­rano del 2011, tal vez pen­san­do en la edi­ción, pe­ro aquel oto­ño en­fer­mó de gra­ve­dad. Lo im­por­tan­te es que al ser edi­ta­da en el 2013 la no­ve­la que aho­ra lee­mos, per­fec­ta­men­te ar­ma­da, fun­cio­na­ba co­mo un me­ca­nis­mo de pre­ci­sión. Más

Si Ta­buc­chi lo vie­ra sen­ti­ría el cos­qui­lleo del ar­tis­ta an­te la obra que no trai­cio­na sus plan­tea­mien­tos

aún: in­tu­yo que el tex­to, uno de los más poé­ti­cos de Ta­buc­chi –qui­zá com­pa­ra­ble a sus pa­ra mí ex­tra­or­di­na­rios Ré­quiem y Noc­turno hin­dú–, res­pon­de sin má­cu­la a lo que el au­tor pre­ten­dió que fue­ra. Quie­ro pen­sar que de ha­ber po­di­do ver­lo im­pre­so hu­bie­ra ex­pe­ri­men­ta­do el cos­qui­lleo hon­do e in­tra­du­ci­ble del ar­tis­ta an­te la obra que no trai­cio­na sus plan­tea­mien­tos.

Enes­te sen­ti­do­me­re­sul­ta en­tra­ña­ble la pá­gi­na y me­dia de jus­ti­fi­ca­ción de la aven­tu­ra en la que nos in­tro­du­ce, des­pués de “pa­sa­dos los cin­cuen­ta años y de ha­ber pu­bli­ca­do tan­tos li­bros”. Pe­ro el lec­tor sa­be que es­te es el úl­ti­mo, que por tan­to es úni­co, y des­de es­ta cer­te­za nos aden­tra­mos en el la­be­rin­to de los nue­ve círcu­los –a la ma­ne­ra de un man­da­la– en los que Ta­deus, un per­so­na­je fa­mi­liar a los lec­to­res de Ta­buc­chi, se en­tre­ga a la bús­que­da de Isa­bel, otra cria­tu­ra ex­traí­da de su ima­gi­ne­ría li­te­ra­ria, que des­apa­re­ció mu­cho an­tes en el sór­di­do Por­tu­gal de la dic­ta­du­ra sa­la­za­ris­ta. En esa in­des­ma­ya­ble pes­qui­sa Ta­deus se des­pla­za de Lis­boa has­ta la cos­ta li­gur pa­san­do por Ma­cao y los Al­pes sui­zos, in­du­ci­do por aque­llos que co­no­cie­ron a Isa­bel y a tra­vés del tiem-

Nos aden­tra­mos en el la­be­rin­to de los nue­ve círcu­los en los que Ta­deus se en­tre­ga a la bús­que­da de Isa­bel

po real, la re­fle­xión me­ta­fí­si­ca y las vi­sio­nes me­ta­fó­ri­cas. El li­bro, un ejer­ci­cio de li­ber­tad crea­do­ra, trans­pi­ra fres­cor ju­ve­nil, y, en con­tra­par­ti­da, la ma­du­rez de quien ha vi­vi­do lo bas­tan­te pa­ra al­can­zar el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.