El es­ti­lo y el reino

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - EN­RI­QUE TUR­PIN

La vi­da in­su­lar es­tá su­je­ta a un gra­do de en­do­ga­mia que la ha­ce par­ti­cu­lar­men­te atra­yen­te, pe­ro tam­bién pe­li­gro­sa, y has­ta cierto pun­to reite­ra­ti­va. No só­lo se re­pro­du­cen los mis­mos ge­nes; es que tam­bién lo ha­cen las ac­ti­tu­des, y has­ta los de­seos. Es cierto que to­do hombre es una is­la, pe­ro hay is­las más pro­cli­ves a man­te­ner el tó­pi­co que otras. Las vi­das de los cua­tro ex­tra­ños que pue­blan las pá­gi­nas del de­but na­rra­ti­vo de Vi­cen­te Va­le­ro (Ei­vis­sa, 1963) vie­nen las­tra­das por el tó­pi­co con­ver­ti­do en ejem­plo. Fa- mi­lia­res de los que po­co se sa­be, pe­ro tan in­quie­tan­tes en sus som­bras vi­ta­les que se ha­cían me­re­ce­do­res de la in­ves­ti­ga­ción ge­nea­ló­gi­ca que em­pren­deVa­le­roen pos­de una his­to­ria que tam­bién es la su­ya. Mar­tín de Ri­quer si­guió los pa­sos de quin­ce ge­ne­ra­cio­nes de su fa­mi­lia. Va­le­ro só­lo se va un si­glo atrás, pe­ro lo que des­cu­bre mien­tras in­ves­ti­ga es al­go que com­par­te con cual­quier ac­to de re­mem­bran­za: to­das las vi­das son esen­cial­men­te las mis­mas; la di­fe­ren­cia es­tri­ba en la for­ma de con­tar­las. He aquí, por tan­to, el al­can­ce de es­tas aven­tu­ras bio­grá­fi­cas, en las que lo na­rra­do no es tan im­por­tan­te co­mo el mo­do de na­rrar­lo.

Amí el es­ti­lo, pa­re­ce de­cir Va­le­ro con Los ex­tra­ños. La ins­pi­ra­ción lle­ga con car­tas, fo­to­gra­fías en se­pia con re­bor­des den­ta­dos, el tes­ti­mo­nio de fa­mi­lia­res pró­xi­mos a los per­so­na­jes y acon­te­ci­mien­tos, al­gún cuadro, cier­ta ca­sa y un ta­ble­ro de aje­drez de vi­da di­si­pa­da, por po­ner al­gún ejem­plo. Pe­ro el es­ti­lo no se he­re­da, ni tam­po­co va­le co­mopa­tri­mo­nio que tras­pa­sar­de­pa­dres a hi­jos, de tíos le­ja­nos a so­bri­nos ocio­sos. No. El es­ti­lo se bus­ca, en al­gu­nos ca­sos se en­cuen­tra, y en no po­cos se to­pa uno con él. Va­le­ro se ha he­cho con uno pro­pio, va­lio­sí­si­mo. Quin­ce lí­neas has­ta el pri­mer pun­to: to­do un­mun­do de mean­dros, ex­pli­ca­cio­nes, dis­lo­ca­cio­nes y ca­mi­nos por los que me­jor tran­si­tar en su po­de­ro­sa re­me­mo­ra­ción epi­só­di­ca: la his­to­ria del mi­li­tar afri­ca­nis­ta, la del co­man­dan­te de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, la del aje­dre­cis­ta pro­fe­sio­nal y la del bai­la­rín ca­ba­re­te­ro. De Ar­gen­ti­na a Bom­bay, lo que rein­ven­ta la es­cri­tu­ra de Va­le­ro es una dis­po­si­ción de sus fa­mi­lia­res al ex­tra­ña­mien­to. To­dos ellos as­pi­ran a tras­pa­sar la fron­te­ra ma­rí­ti­ma, co­mo si es­tu­vie­ran to­ca­dos por una ex­tra­ña me­lan­co­lía que con­lle­va a bus­car una ori­lla más pro­pi­cia a la fe­li­ci­dad. Ahí re­si­de el con­flic­to de es­tos re­la­tos. Por si al­gu­no­loe­cha­ba­de me­nos.Noes­no­ve­la, pe­ro va­le co­mo tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.