¿Oto­ño?

La Vanguardia - Culturas - - RANKINGS -

No creo que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue­ra me­jor (ni peor), pe­ro vi­si­tan­do la her­mo­sa Nau Gau­dí de Ma­ta­ró en la que se ex­po­ne, por seg­men­tos, la co­lec­ción Bas­sat, me ha su­mer­gi­do la nos­tal­gia de una Bar­ce­lo­na que era el cen­tro ex­po­si­ti­vo de Es­pa­ña.

A fi­na­les de los se­sen­ta y prin­ci­pios de los se­ten­ta. Sin pen­sar to­da­vía en de­di­car­me a es­te ofi­cio asis­tía a cuan­tas ex­po­si­cio­nes po­día, y veía a mi al­re­de­dor can­ti­dad de gen­te, de to­das las eda­des, que pa­re­cía igual de in­tere­sa­da y ex­ci­ta­da que yo. Aún no me pre­gun­ta­ba si se ven­día o no, pe­ro ha­bía al­go en la ma­ne­ra de com­por­tar­se de los jó­ve­nes que ex­po­nían en Adrià, en Re­né Me­tras, en Gas­par, o en Eude, que los dis­tin­guía de los su­mi­sos ex­po­si­to­res de La Pi­na­co­te­ca, Sy­ra o Gri­fé & Escoda (fí­jen­se en la can­ti­dad de nom­bres que les doy pa­ra la his­to­ria) con sus ga­bar­di­nas y bu­fan­das. Creo que los ga­le­ris­tas es­ta­ban me­nos coor­di­na­dos de lo que es­tán los de Art Bar­ce­lo­na hoy en día, yme sor­pren­de­ría que el Ayun­ta­mien­to o la Dipu­tación de la épo­ca les die­ran un du­ro, pe­ro las tar­des de inau­gu­ra­ción en Con­sell de Cent eran real­men­te una fies­ta. Una fies­ta a la que, ade­más, es­ta­ba in­vi­ta­do to­do el mun­do, in­clu­so los que se in­tere­sa­ban más por los ca­na­pés (¡qué tiem­pos!) que por la obra ex­pues­ta. Vein­te años des­pués, cuan­do em­pe­za­ba a ex­po­ner en la Sa­la Pa­rés y aún se con­ser­va­ba la cos­tum­bre de abrir las ma­ña­nas de domingo, me emo­cio­na­ba la gen­te que se pa­sa­ba por la sa­la con el tor­tell en la mano.

Con el tiem­po fui co­no­cien­do a aque­llos jó­ve­nes ad­mi­ra­bles tan bien re­pre­sen­ta­dos en la co­lec­ción Bas­sat: Se­rra de Ri­ve­ra, Ar­ti­gau, Ge­rard Sa­la, Mi­quel Vi­là, Arranz Bravo, Bar­to­loz­zi, Ser­gi Agui­lar, Joan Mora… nos he­mos he­cho ami­gos, a me­nu­do he­mos ex­pues­to jun­tos, y lle­va­mos unos años ca­pean­do es­ta cri­sis que ha pues­to en jue­go la su­per­vi­ven­cia de más de uno, y que es­tor­ba el ac­ce­so de los jó­ve­nes a ese mun­do en el que mos­trar y com­par­tir la obra es la norma.

Ya sé que na­da es eterno, y que tal vez ha­ya que acep­tar que Con­sell de Cent se va­cíe, a con­di­ción de que se mu­de pe­ro no des­apa­rez­ca. Tam­bién sé que, des­de Han­gar has­ta Fa­bra i Coats, la ciu­dad se ha lle­na­do de fá­bri­cas de crea­ción en las que ar­tis­tas de to­das las eda­des y la­ti­tu­des ex­pe­ri­men­tan y com­par­ten su obra. Pe­ro me per­mi­ti­rán que eche de me­nos un área de pa­seo y ar­te adon­de la gen­te se va­ya a pa­sar la ma­ña­na, o la tar­de, o el día, co­mo ocu­rre aún en los ba­rrios ar­tís­ti­cos de Nue­va York, o

en el Dis­tri­to 798 de Pe­kín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.