Mi­ran­do atrás sin ira

La Vanguardia - Culturas - - ESCRIPTURA­S - CAR­LES BAR­BA

El bull­ying se de­ba­te hoy en los me­dios, en los des­pa­chos de los psi­có­lo­gos, en los claus­tros de pro­fe­so­res y en las reunio­nes de pa­dres. ¿Pe­ro qué pa­sa­ría si el asun­to se di­ri­mie­se por los pro­pios es­co­la­res y si lo hi­cie­sen trein­ta y tan­tos años des­pués de lo su­ce­di­do? És­te es el en­fo­que que aquí pro­po­ne Ser­gio Vi­la-San­juán, en una pie­za de un ac­to que du­ra al­re­de­dor de una ho­ra y que se lee en un so­plo.

Pri­me­ra ob­ser­va­ción: el brains­tor­ming no se pro­du­ce pro­pia­men­te du­ran­te la ce­na de an­ti­guos alum­nos, sino un po­co an­tes, y só­lo en­tre los más di­rec­tos im­pli­ca­dos en aque­llos he­chos: el abu­sa­dor, los abu­sa­dos (tres), la her­ma­na de uno de és­tos (el más per­ju­di­ca­do) y un alumno ca­ris­má­ti­co que no tu­vo en su mo­men­to la per­so­na­li­dad pa­ra pa­rar tan­ta tro­pe­lía. Sim­pli­fi­ca­do pues el en­cuen­tro a seis vo­ces –evi­tan­do el gui­ri­gay de un gru­po nu­me­ro­so, y dán­do­le al ca­reo un for­ma­to ca­me­rís­ti­co– la ex­hu­ma­ción de lo que ocu­rrió en aque­llas au­las de los Pa­dres Be­ne­mé­ri­tos, es­tá des­me­nu­za­da por ca­da uno de sus pro­ta­go­nis­tas, que se co­rro­bo­ran o des­mien­ten, y el lec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.