El su­til mis­te­rio deMom­pou

La pia­nis­ta Sira Hernández ha gra­ba­do una in­tere­san­te ver­sión de ‘Mú­si­ca ca­lla­da’, la em­ble­má­ti­ca obra del com­po­si­tor ca­ta­lán que en su día es­tre­nó Alicia de La­rro­cha

La Vanguardia - Culturas - - EN DIRECTO - JOR­GE DE PER­SIA

La pia­nis­ta bar­ce­lo­ne­sa Sira Hernández nos pro­po­ne su ver­sión de Mú­si­ca ca­lla­da, de Fre­de­ric Mom­pou, un pro­yec­to que mira con es­pe­cial aten­ción a la es­pi­ri­tua­li­dad que con­tie­ne la obra, a su con­tex­tu­ra ar­mó­ni­ca y al diá­lo­go con el si­len­cio. Una ver­sión per­so­nal, atrac­ti­va, que nos per­mi­te re­fle­xio­nar so­bre la va­rie­dad con­cep­tual que plan­tea al in­tér­pre­te una obra de apa­rien­cia tan sen­ci­lla, y de tan pro­fun­da com­ple­ji­dad, y de la que Sira Hernández ob­tie­ne mo­men­tos a re­cor­dar.

Mom­pou es uno de esos gran­des mú­si­cos sin­gu­la­res, y por mo­men­tos ad­qui­rió una par­ti­cu­lar apa­rien­cia ca­si atem­po­ral. Le to­có vi­vir el mun­do de las pri­me­ras van­guar­dias del si­glo XX; de Paul Va­léry, y de poe­tas ca­ta­la­nes, y fue con­tem­po­rá­neo de la rup­tu­ra de la to­na­li­dad, a la vez que de los in­ten­tos de pro­fun­di­zar en ella en el ca­mino de­bussys­ta, y has­ta de las in­no­va­cio­nes más no­to­rias de la pos­gue­rra de la se­gun­da mi­tad del si­glo. Sa­tie, el len­gua­je sen­si­ble de Fau­ré, y por qué no –dis­cre­pan­cias es­ti­lís­ti­cas apar­te– la aus­te­ri­dad del uni­ver­so An­ton We­bern, o pre­ce­den­te de los mi­ni­ma­lis­tas, o de los ca­mi­nos pos­te­rio­res de John Ca­ge en torno al si­len­cio. Pe­ro, Mom­pou no se dis­tan­ció nun­ca del sen­ti­mien­to di­rec­to. En es­to si­gue a su ad­mi­ra­do Cho­pin. Y tem­po­ral/atem­po­ral fue­ron sus fuen­tes que re­co­ge en un sen­de­ro ín­ti­mo y so­li­ta­rio.

Hay mú­si­cas que tras­cien­den lo me­ra­men­te ma­te­rial co­mo for­ma en si, e in­clu­so la pro­yec­ción sim­bó­li­ca que pro­po­ne lo so­no­ro, que ac­ce­den a otro plano, su­gie­ren, ac­túan de por­ta­do­ras del es­pí­ri­tu, al que tras­la­dan y de­jan li­bre en otra di­men­sión. Cho­pin pu­so fun­da- men­tos en es­te sen­ti­do al dar a co­no­cer sus 24 Pre­lu­dios; se­rie de pie­zas pe­que­ñas que pa­ra ma­yor desa­so­sie­go de crí­ti­cos y mú­si­cos, no eran pre­lu­dio de na­da, sino que ca­da una era una en­ti­dad en sí. In­clu­so en lo for­mal lla­ma­ba la aten­ción su li­ber­tad ar­mó­ni­ca.

Mom­pou, en su Mú­si­ca ca­lla­da pro­po­ne otro tan­to. Des­mien­te con su obra el con­cep­to de evo­lu­ción so­bre el que erró­nea­men­te se ha con­ta­do la his­to­ria de la mú­si­ca. Si las ba­rras de com­pás no eran una preo­cu­pa­ción pa­ra el com­po­si­tor ca­ta­lán, tam­po­co pa­re­cía ser­lo la per­cep­ción de lo tem­po­ral, y su pro­pia obra es­tá mar­ca­da por gran­des es­pa­cios de tiem­po. Con­tra­rio a la in­me­dia­tez, hay tam­bién en su cro­no­lo­gía tiem­pos va­cíos, co­mo el que trans­cu­rre en­tre 1931 y 1941 en que no es­cri­bió ca­si na­da. Así, ex­po­ner la con­se­cuen­cia de su tra­ba­jo es una ta­rea com­ple­ja ya que al­gu­nas de sus se­ries sue­len es­tar In­tér­pre­te de am­plio re­gis­tro, del ba­rro­co a lo con­tem­po­rá­neo, Sira Hernández con­du­ce tam­bién su in­quie­tud a tra­vés de la com­po­si­ción y la im­pro­vi­sa­ción, co­mo hi­zo re­cien­te­men­te en la per­for­man­ce Ini­cia­ció a l’om­bra en Arts San­ta Mó­ni­ca. Jun­to a Pau Aran, bai­la­rín de la com­pa­ñía de Pi­na Bausch y el poe­ta Fran­cesc Par­ce­ri­sas, reali­zó un ejer­ci­cio de im­pro­vi­sa­ción ins­pi­ra­do en el li­bro de Án­gel Cres­po Ini­cia­ción a la som­bra, a par­tir de la idea de la som­bra co­mo nú­cleo pri­mi­ge­nio de to­da crea­ción.

FOTOS JOR­DI PLAY

En las fo­to­gra­fías, Sira Hernández du­ran­te la per­for­man­ce ‘Ini­cia­ció a l’om­bra’ en el Arts San­ta Mò­ni­ca el pa­sa­do 30 de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.