Pé­rez-Reverte en el París pre­rre­vo­lu­cio­na­rio

Dos aca­dé­mi­cos bus­can la prohi­bi­da ‘En­ci­clo­pe­dia’ en la úl­ti­ma no­ve­la del au­tor

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - EN­RI­QUE TUR­PIN FO­TOS: PE­DRO MA­DUE­ÑO

Quien ha­ya se­gui­do la vida li­te­ra­ria del aca­dé­mi­co Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte (Car­ta­ge­na, 1951), re­cor­da­rá que en uno de los ar­tícu­los de Cuan­do éra­mos hon­ra­dos mer­ce­na­rios (Al­fa­gua­ra, 2009) apa­re­cía di­bu­ja­do el París más fiel a su bio­gra­fía lec­to­ra. En el ca­so del crea­dor de la se­rie del ca­pi­tán Ala­tris­te va­le como car­to­gra­fía emo­cio­nal de sus sue­ños, des­ve­los y pa­sio­nes.

UN PARÍS LI­TE­RA­RIO “Ca­da cual tie­ne su París, na­tu­ral- men­te” –es­cri­bía un 5 de agos­to del 2007–. “El mío in­clu­ye al­gu­nos mu­seos, res­tau­ran­tes y ca­fés, los so­por­ta­les del Pa­lais Ro­yal, la ca­sa de Víc­tor Hu­go en la pla­za de los Vos­gos, la es­ta­tua del ma­ris­cal Ney –bra­vo en­tre los bra­vos– jun­to a la Clo­se­rie des Li­las, el león jun­to al que pa­sa­ron los re­pu­bli­ca­nos españoles de la Di­vi­sión Le­clerc, el Pont des Arts, la Rue Ja­cob, al­gún an­ti­cua­rio, una vein­te­na de li­bre­rías y los bu­qui­nis­tas del Se­na. Esos pues­tos de li­bros vie­jos son mi re­cuer­do más re­mo­to, la pri­me­ra e inol­vi­da­ble cer­te­za que tu­ve, sien­do un chi­qui­llo, de que al fin es­ta­ba en el París de Du­mas, Stend­hal, Bal­zac, Sue, Fe­val, Cha­teau­briand, Hu­go y Mau­pas­sant”.

Lo que to­da­vía no po­día es­cri­bir en aque­lla co­lum­na do­mi­ni­cal es que un lus­tro más tar­de se le iba a im­po­ner la his­to­ria que ha aca- ba­do na­rran­do en Hom­bres bue­nos con una in­ten­si­dad tal que lo en ella he re­la­ta­do for­ma ya par­te in­di­so­lu­ble del París in­ven­ta­ria­do por aquel mu­cha­cho que que­da­ra pren­da­do du­ran­te quin­ce años de una pre­cio­sa li­bre­ra pe­li­rro­ja.

Lo que son las co­sas. Ni aque­llo lle­gó a idi­lio, ni a es­tas al­tu­ras quin­ce años de es­pe­ra su­po­ne tan­to tiem­po. Lo que no ha cam­bia­do es el ai­re con el que Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte afron­ta su pa­so por el mun­do des­de que sien­do chico, no du­da­ra en sal­dar cuen­tas a la sa­li­da del co­le­gio si al­guien ha­bía pues­to en du­da su pa­la­bra de ho­nor. Lue­go se ti­ra­ría más de vein­te años como re­por­te­ro de gue­rra, pros­pe­ra­ría como pio­ne­ro del best seller cul­tu­ral de bue­na es­tir­pe, de­ja­ría que sus fic­cio­nes tras­pa­sa­ran el pa­pel y se im­pri­mie­ran en ce­lu­loi­de, has­ta aca­bar sen­ta­do en el si­llón “T” de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

LOS PER­SO­NA­JES Pe­ro, ¿quié­nes son es­te par de es­co­gi­dos? La his­to­ria que se cons­tru­ye an­te los ojos del lec­tor es la aven­tu­ra de una re­cons­truc­ción: la que lle­va a Pé­rez-Reverte a tra­tar de ave­ri­guar có­mo lle­gó a los anaque­les de la RAE una pri­me­ra edi­ción de la En­ci­clo­pe­dia de D’Alem­bert y Di­de­rot, prohi­bi­da en la Es­pa­ña ilus­tra­da de Carlos III. Na­die po­día sos­pe­char que dos aca­dé­mi­cos iban a en­fren­tar­se a una pe­li­gro­sa su­ce­sión de in­tri­gas, a un via­je de in­cer­ti­dum­bres y so­bre­sal­tos que los lle­va­ría, por ca­mi­nos

El mis­te­rio: ¿Có­mo lle­gó a los anaque­les de la RAE la prohi­bi­da ‘En­ci­clo­pe­dia’ de D’Alem­bert y Di­de­rot?

in­fes­ta­dos de ban­do­le­ros e in­có­mo­das ven­tas y po­sa­das a lo lar­go de to­do un mes de via­je, al París de los ca­fés, los sa­lo­nes, las ter­tu­lias fi­lo­só­fi­cas, la vida li­ber­ti­na y las agi­ta­cio­nes po­lí­ti­cas en vís­pe­ras de la Revolución Fran­ce­sa.

El primer hom­bre bueno, Don Her­mó­ge­nes Molina, acha­co­so bi­blio­te­ca­rio de la Real Aca­de­mia, con una ca­ra que ne­ce­si­ta afei­tar­se dos ve­ces al día, es “ba­jo y re­gor­de­te, re­chon­cho de cuer­po, afa­ble de ros­tro (…). Ja­más le in­tere­só via­jar fue­ra de Es­pa­ña, ex­cep­to a Ita­lia, cu­na del mun­do la­tino al que de­di­có su vida y es­tu­dios”. Ya viu­do y de sin­ce­ra fe re­li­gio­sa que “con­si­gue, en los mo­men­tos de ma­yor in­cer­ti­dum­bre, ten­der puen­tes só­li­dos en­tre su ra­zón y su fe”.

El se­gun­do hom­bre bueno, Don Pe­dro Zá­ra­te, es el bri­ga­dier sol­te­ro de la RAE, au­tor del pres­ti­gio­so Dic­cio­na­rio de Ma­ri­na, y cuen­ta con unos “ojos azu­les, acuo­sos y me­lan­có­li­cos”. Pe­se a su to­da­vía bue­na fi­gu­ra, a la ro­pa que le cae como un guan­te y a su pul­cra apa­rien­cia, los aca­dé­mi­cos le cal­cu­lan de se­sen­ta a se­sen­ta y cin­co años. Un hom­bre cul­to, digno, hon­ra­do, como tan­tos otros per­so­na­jes que pue­blan las his­to­rias del es­cri­tor.

LOS DOS O TRES HOM­BRES MA­LOS:

El primer hom­bre ma­lo, el tam­bién aca­dé­mi­co con­ser­va­dor Ma­nuel Hi­gue­rue­la: “Es co­me­dió­gra­fo vul­gar y poe­ta me­dio­cre, pe­ro edi­ta el ul­tra­con­ser­va­dor Cen­sor Li­te­ra­rio que tie­ne fuer­tes apo­yos en los sec­to­res más reac­cio­na­rios de la no­ble­za y el cle­ro”.

El se­gun­do hom­bre ma­lo, Jus­to Sán­chez Te­rrón, aca­dé­mi­co a la sa­zón, “un ilus­tra­do ra­di­cal. (…). Me­dia­da la cin­cuen­te­na, ofus­ca­do por el éxi­to, in­ca­paz de ver­se con lu­ci­dez crí­ti­ca, se ha con­ver­ti­do en un fi­gu­rón pe­dan­te, pa­ga­do de sí has­ta la más fas­ti­dio­sa arro­gan­cia –a cau­sa del per­pe­tuo tono mo­ral de sus es­cri­tos y dis­cur­sos, lo apo­dan por lo ba­ji­ni El Ca­tón de Ovie­do–”.

Pas­cual Ra­po­so, el si­ca­rio re­ver­tiano: ma­lo, ma­lo, ma­lo. Mo­reno de piel. Fue sol­da­do en ca­ba­lle­ría y tam­bién tra­ba­jó pa­ra la po­li­cía cuan­do la ex­pul­sión de los je­sui­tas…, “pe­lo ri­za­do y es­pe­sas pa­ti­llas ne­gras en bo­ca de ha­cha (…) Lle­va cal­zón de an­te y no usa me­dias y za­pa­tos de ca­lle sino bo­tas rús­ti­cas con po­lai­nas, que no le que­dan mal a los 43 años de edad de es­te ve­te­rano del pre­si­dio de Ceu­ta”.

La chi­ca de la aven­tu­ra no es otra que Mar­got Dan­ce­nis, ele­gan­te, ri­ca, mu­jer de mo­da, tie­ne una tertulia famosa (a la que sue­len asis­tir Cho­der­los de La­clos, Coëtle­gon, y otros), en­tre fi­lo­só­fi­ca y li-

Pé­rez-Reverte re­tra­ta el París de los ca­fés, los sa­lo­nes y la agi­ta­ción po­lí­ti­ca en las vís­pe­ras de la Revolución

te­ra­ria, en su sa­lón, don­de re­ci­be los miér­co­les. Tie­ne una bi­blio­te­ca per­so­nal jun­to a su ma­ri­do de más de cin­co mil li­bros, tan­to fi­lo­só­fi­cos como ga­lan­tes.

ES­CE­NA­RIOS

El Ma­drid del ac­tual Ba­rrio de las Le­tras, el mal lla­ma­do Ma­drid de los Aus­trias y los al­re­de­do­res de la pla­za de Orien­te, se­de a la sa­zón de la RAE del si­glo XVIII.

El París de fi­na­les de si­glo: sa­lo­nes de tertulia en los que tan pron­to apa­re­ce Coëtle­gon como Cho­der­los de La­clos e in­clu­so el li­ber­ta­dor ame­ri­cano Benjamin Fran­klin, ca­ba­rets en­tre los que se mue­ven las diez mil pros­ti­tu­tas que a la sa­zón ejer­cían en la ciu­dad; ca­sas no­bles don­de el ai­re ilus­tra­do re­co­rre sus pa­si­llos y bi­blio­te­cas con ejem­pla­res prohi­bi­dos pe­ro muy leí­dos… y cla­ro, rin­co­nes don­de es fá­cil asal­tar a dos hom­bres bue­nos.

Ba­sa­da en he­chos y per­so­na­jes reales, do­cu­men­ta­da con ex­tre­mo ri­gor, con­mo­ve­do­ra y fas­ci­nan­te en ca­da pá­gi­na, Hom­bres bue­nos na­rra la he­roi­ca aven­tu­ra de quie­nes, orien­ta­dos por las lu­ces de la Ra­zón, qui­sie­ron cam­biar el mun­do con li­bros, cuan­do el fu­tu­ro arrin­co­na­ba las vie­jas ideas y el an­sia de li­ber­tad ha­cía tam­ba­lear­se tro­nos y mun­dos es­ta­ble­ci­dos. En el París pre­rre­vo­lu­cio­na­rio, la pa­re­ja qui­jo­tes­ca de es­ta aven­tu­ra no re­nun­cia­rá al amor al ce­lo que les ha­cía no ima­gi­nar cau­sa más no­ble que la que es­ta­ban em­pren­dien­do en pos de la luz del sa­ber, sin ape­go a dog­ma­tis­mos de nin­gún ti­po.

Con per­fec­ta in­ven­ción y me­jor dis­po­si­ción de la his­to­ria, la no­ve­la aña­de una in­tere­san­tí­si­ma re­fle­xión so­bre el pro­pio ac­to de crea­ción. Jun­to a la pe­ri­pe­cia de los dos aca­dé­mi­cos apa­re­ce un re­la­to pa­ra­le­lo so­bre los por­me­no­res de la investigac­ión do­cu­men­tal a par­tir de es­tu­dio­sos, es­pe­cia­lis­tas, mar­chan­tes bi­blió­fi­los y ami­gos que so­co­rren a Pé­rez-Reverte en eso tan di­fí­cil que es crear una aven­tu­ra a par­tir de ele­men­tos his­tó­ri­cos ri­gu­ro­sa­men­te do­cu­men­ta­dos. Es esa la ra­zón por la que es­ta his­to­ria pal­pi­ta de vida y con­fir­ma que hay no­ve­las que nos ha­cen co­no­cer me­jor los acon­te­ci­mien­tos del pa­sa­do que un en­jun­dio­so tra­ta­do aca­dé­mi­co. Se tra­ta de es­cri­bir pa­ra ave­ri­guar, pa­ra vi­vir con cer­te­za un tiem­po pa­sa­do que tie­ne fiel re­fle­jo –y có­mo– en nues­tro pre­sen­te in­me­dia­to, y tal vez tam­bién en el por­ve­nir.

Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte

Se na­rra la aven­tu­ra de quie­nes, orien­ta­dos por las lu­ces de la Ra­zón, qui­sie­ron cam­biar el mun­do con li­bros

Hom­bres bue­nos

AL­FA­GUA­RA. 592 PÁ­GI­NAS. 22,90 EU­ROS

El pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.