“Fuer­zas os­cu­ras”

La Vanguardia - Culturas - - LIBROS - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

Com­par­tir me­sa con Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte es como su­bir a una mon­ta­ña ru­sa. El au­tor de La piel del tam­bor ex­pli­ca co­sas, re­fie­re ci­tas, se apa­sio­na, te re­ta, dis­cu­te, cri­ti­ca, apun­ta te­mas po­lé­mi­cos de cul­tu­ra o de po­lí­ti­ca. Jun­to a él no hay des­can­so. Es un ba­ta­lla­dor.

En Ca­sa Cal­vet, su res­tau­ran­te fa­vo­ri­to en Bar­ce­lo­na, me ha­bla de su nue­vo li­bro. Arran­ca como una in­tri­ga bi­blió­fi­la, pe­ro rá­pi­da­men­te se trans­fi­gu­ra en una ab­sor­ben­te y bien do­cu­men­ta­da re­fle­xión so­bre el sen­ti­do y el fra­ca­so de la Ilus­tra­ción es­pa­ño­la. “No fue de­li­be­ra­do, una co­sa me lle­vó a otra. El XVIII es un si­glo apa­sio­nan­te, lleno de fi­gu­ras em­bar­ca­das en una lu­cha por el pro­gre­so, al­gu­nos de ellos bus­can­do sin­ce­ra­men­te una con­ci­lia­ción con la fe. Cuan­do los pro­ta­go­nis­tas de mi no­ve­la ha­blan, en reali­dad es­tán uti­li­zan­do ar­gu­men­tos de Ca­dal­so, Con­dor­cet o Di­de­rot. Pe­ro vino la Revolución Fran­ce­sa, cun­dió el te­mor a los re­gi­ci­dios, la fron­te­ra se ce­rró y ya na­die se atre­vió a pro­cla­mar­se pro­gre­sis­ta. Pa­ra no­so­tros esa revolución fue fa­tal”, ex­pli­ca apa­sio­na­do.

En­tre mol­du­ras gau­di­nia­nas, de­gus­ta un hue­vo po­ché y con­ti­núa. “Es­ta no­ve­la me ha per­mi­ti­do ha­blar de la Es­pa­ña que pu­do ser y no fue, de la cul­tu­ra como sal­va­ción, del fa­na­tis­mo como obs­tácu­lo y de có­mo, in­clu­so en mo­men­tos di­fí­ci­les, hay hom­bres bue­nos que por pa­trio­tis­mo han lu­cha­do pa­ra traer a sus con­ve­ci­nos las lu­ces, la ra­zón y el fu­tu­ro. Y siem­pre hay fuer­zas os­cu­ras que in­ten­tan evi­tar­lo. ¡Ocu­rrió en­ton­ces y ocu­rre aho­ra!”.

Si en El tan­go de la guar­dia vie­ja ya ofre­ció el ma­king of del li­bro en un blog que ela­bo­ra­ba mien­tras lo es­cri­bía, aquí for­ma par­te de la tra­ma, con ca­meos de per­so­na­jes reales como Da­río Vi­lla­nue­va o el om­ni­pre­sen­te Paco Ri­co.

“Es una no­ve­la muy com­ple­ja, lle­na de in­for­ma­ción. El re­cur­so al pre­sen­te me per­mi­te ha­cer elip­sis, dar sal­tos en el tiem­po, y a la vez el desafío per­so­nal de mos­trar la co­ci­na de mi tra­ba­jo, con­ver­tir el pro­pio ac­to de es­cri­bir en li­te­ra­tu­ra. Es que si no me lo pa­so bien me abro la ca­be­za, yo es­cri­bo pa­ra dis­fru­tar”.

Le apun­to que Hom­bres bue­nos brin­da una vi­sión po­si­ti­va de los va­lo­res mi­li­ta­res de la épo­ca. Apar­ta la ham­bur­gue­sa y me lan­za una mi­ra­da pe­ne­tran­te: “¿Có­mo pue­des de­cir eso?”, in­quie­re, vehe­men­te.

Le se­ña­lo la fi­gu­ra del al­mi­ran­te Zá­ra­te, su dig­ni­dad y su va­len­tía. “¡Es di­fe­ren­te! No es un mi­li­tar, es un ma­rino aca­dé­mi­co. Y la Ar­ma­da del si­glo XVIII en­car­na lo me­jor del pe­rio­do, con per­so­na­jes como Jor­ge Juan o Ma­laes­pi­na, via­je­ros y des­cu­bri­do­res; la es­cue­la de guar­da­ma­ri­nas de Cá­diz era un cen­tro de in­vet­si­ga­ción de primer or­den. Yo no de­fien­do los va­lo­res mi­li­ta­res, al con­tra­rio, al­gu­nas de mis no­ve­las son tre­men­da­men­te crí­ti­cas con ellos, qui­zás las que más. ¡Pe­ro la ma­ri­na era otra co­sa!”.

Le pro­me­to re­fle­xio­nar so­bre el te­ma. Su ham­bur­gue­sa se ha que­da­do en el pla­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.