La­no­che­me­con­fun­de

La Vanguardia - Culturas - - LIBROS -

HE­RRAL­DE, PRE­MIA­DO. An­do deam­bu­lan­do por Bar­ce­lo­na pre­gun­tán­do­me por qué los pe­rio­dis­tas so­mos, en con­tra de lo que se cree, tan po­co gre­mia­les. En es­te país se han vis­to ma­ni­fes­ta­cio­nes de guar­dias ci­vi­les, pro­fe­so­res de au­to­es­cue­la, em­pre­sa­rios y has­ta de mon­jas agus­ti­nas… ra­ra­men­te se han he­cho ma­ni­fes­ta­cio­nes de pe­rio­dis­tas. Y de­lan­te de la li­bre­ría Laie to­po con una con­cen­tra­ción de pe­rio­dis­tas cul­tu­ra­les. ¡Por fin ha lle­ga­do la re­be­lión de la pren­sa! Pues no. Son los miem­bros de l’As­so­cia­ció de Pe­rio­dis­tes Cul­tu­rals de Ca­ta­lun­ya, que pre­si­de Pi­lar Mau­rell, en la con­ce­sión de su primer pre­mi Res­sen­ya a un per­so­na­je de la vida cul­tu­ral be­né­vo­lo con el gre­mio de hus­mea­do­res. Ne­ce­si­to ca­mu­flar­me en el even­to y me acer­co a Men­kes, que es­tá al la­do. Sal­go con un dis­fraz de Juan Ta­ma­riz que me vie­ne al pe­lo: al qui­tar­le la chis­te­ra me con­fun­den con Víc­tor Amela. El ga­na­dor es el edi­tor de Ana­gra­ma, que es­te año ce­le­bra sus 80 lú­ci­dos años. Le dan como pre­mio unas ga­fas sin cris­ta­les por­que en to­do es­te tiem­po “no ha su­fri­do ni mio­pía li­te­ra­ria ni es­tre­chez de mi­ras edi­to­rial”. Ba­jo un enor­me re­tra­to de Shakespear­e, que lo es­cu­cha aten­ta­men­te, He­rral­de agra­de­ce el apo­yo a la pren­sa en ge­ne­ral y apro­ve­cha pa­ra lan­zar al­gu­nas de sus fle­chas con cu­ra­re a al­gu­nos me­dios en par­ti­cu­lar ( El País y El Pe­rió­di­co). Y nos re­cuer­da que el ras­go más im­por­tan­te del pe­rio­dis­ta es la pug­na­ci­dad: la ca­pa­ci­dad pa­ra pe­lear­se con sus je­fes. Res­pec­to a qué va a ha­cer en el 2017, fe­cha de su su­pues­ta re­ti­ra­da, se po­día ha­ber en­co­men­da­do al gran Shakespear­e, pe­ro se en­co­men­dó “al gran Cho­lo Si­meo­ne” y di­jo que “par­ti­do a par­ti­do”. CHU­FO LLO­RÉNS Y LA NO­CHE. Ba­jo la apa­rien­cia de Víc­tor Amela me cue­lo tam­bién en la pre­sen­ta­ción del li­bro de La ley de los jus­tos (Grijalbo). Hay que sa­cri­fi­car­se por la pro­fe­sión: co­mi­da en el ho­tel Es­pa­ña, re­mo­de­la­do de ma­ne­ra pri­mo­ro­sa y con me­nú fir­ma­do por

Ya se sa­be que el pe­rio­dis­ta es la úni­ca pro­fe­sión que de lu­nes a vier­nes co­me lan­gos­ta y el fin de se­ma­na pa­ta­tas co­ci­das. Llo­réns des­plie­ga su me­mo­ria pro­di­gio­sa y su co­no­ci­mien­to de la Bar­ce­lo­na de 1888 en la que se abrió la Vía Laie­ta­na al mar de­rri­ban­do 10.000 ca­sas, flo­re­cían los clubs de es­gri­ma, aca­ba de lle­gar el te­lé­fono y los ca­rre­te­ros ha­cían huel­ga por­que la lle­ga­da del tren les qui­ta­ba el tra­ba­jo. Pe­ro pa­ra mí el se­ñor Llo­réns es, en reali­dad, Don Chu­fo, la dis­co­te­ca con la pis­ta que da­ba vuel­tas en la otra ori­lla de la Diagonal, que en­ton­ces nos pa­re­cía tan mo­der­na. Ya de­cía con sor­na que “el hom­bre siem­pre se cree muy mo­derno en su épo­ca”. No me re­sis­to a pre­gun­tar­le si es un aman­te de la His­to­ria que aca­bó sien­do em­pre­sa­rio de la no­che o un noc­tám­bu­lo que ha aca­ba­do sien­do his­to­ria­dor. Me cuen­ta que des­cu­brió que ga­na­ba diez ve­ces más ha­cien­do de hu­mo­ris­ta en Ma­drid en Pa­sa­po­ga que en un des­pa­cho. En Bar­ce­lo­na se hi­zo el amo de la no­che con la sa­la de fies­tas El Pa­pa­ga­yo, don­de ha­cía sen­tar a fa­mo­sos del mo­men­to en la si­lla eléc­tri­ca –ré­pli­ca de la de Sing-Sing– y se­gún las res­pues­tas se iban ilu­mi­nan­do las bom­bi­llas de co­lo­res. Aún re­cuer­da el pa­so de

o de que al ser pre­gun­ta­do por al­gún re­frán so­bre la co­rrup­ción en la po­lí­ti­ca se in­ven­tó uno so­bre la mar­cha: “En lle­gan­do a al­cal­de, se jo­de de bal­de”. Ex­pli­ca que “el vie­jo le pi­dió que es­cri­bie­ra la his­to­ria de la no­che de Bar­ce­lo­na: “Le di­je que no. Si la ha­go me ten­go que ir de Es­pa­ña”. Y en ese mo­men­to su es­po­sa, sen­ta­da al la­do, sal­ta: “¡Pe­ro si ya no es­tá Sa­ma­ranch!”. ¡Que la es­cri­ba!

CAR­LES DO­MÈ­NEC

He­rral­de con las ga­fas del pre­mi Res­sen­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.