Re­tra­tos mao­ríes en Berlín

Por primer vez sa­len de Nue­va Ze­lan­da los re­tra­tos de in­dí­ge­nas pin­ta­dos por Gott­fried Lin­dauer en el si­glo XIX

La Vanguardia - Culturas - - Portada - MA­RÍA-PAZ LÓPEZ

Re­mo­ta e inusual colección, y sin em­bar­go sa­li­da de un pin­cel que eje­cu­ta­ba de mo­do me­ticu­loso el re­tra­to rea­lis­ta a la eu­ro­pea. Los su­je­tos plas­ma­dos es­ta­ban en las an­tí­po­das, y retratista y re­tra­ta­dos se en­con­tra­ron por obra de una his­to- ria de emi­gra­ción en bus­ca de opor­tu­ni­da­des. El pin­tor Gott­fried Lin­dauer, na­ci­do en 1839 en Pil­sen (hoy Re­pú­bli­ca Che­ca, en­ton­ces par­te del Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro), edu­ca­do como ar­tis­ta en Vie­na, vio a sus po­co más de 30 años que el éxi­to de la in­ci­pien­te fo­to­gra­fía mer­ma­ba los en­car­gos de re­tra­tos, y co­rría apar­te el ries­go de ser mo­vi­li­za­do en el ejér­ci­to im­pe­rial.

De mo­do que en 1874 se em­bar­có ha­cia Nue­va Ze­lan­da, en­ton­ces aún co­lo­nia bri­tá­ni­ca, don­de co­no­ció a un me­ce­nas de esa na­cio­na­li­dad, Henry Par­trid­ge (1848-1931), cau­ti­va­do por la cul­tu­ra in­dí­ge­na mao­rí. De­seo­so de do­cu­men­tar­la, Par­trid­ge en­car­gó a Lin­dauer pin­tar a va­rias per­so­na­li­da­des mao­ríes, y tam­bién es­ce­nas cos­tum­bris­tas. Se for­jó así una fas­ci­nan­te pi­na­co­te­ca de ros­tros au­gus­tos y pe­ne­tran­tes, que cons­ti­tu­ye el gran te­so­ro de la Ga­le­ría de Ar­te Toi o Ta­ma­ki de Auc­kland, y que no ha­bía sa­li­do de Nue­va Ze­lan­da ja­más.

Has­ta que, por pri­me­ra vez, los des­cen­dien­tes de los re­tra­ta­dos y los Hae­re­wa (es­tu­dio­sos y ar­tis­tas mao­ríes que ase­so­ran al mu­seo de Auc­kland) die­ron per­mi­so pa­ra que los cua­dros sa­lie­ran de Ao­tea­roa,nom­bre mao­rí de Nue­va Ze­lan­da. Mo­ti­vo: en la so­cie­dad mao­rí, los re­tra­tos son más que re­pre­sen­ta­cio­nes; son an­ces­tros pre­sen­tes, en con­tac­to con el mun­do ac­tual, y per­te­ne­cen emo­cio­nal y es­pi­ri­tual­men­te a sus des­cen­dien­tes.

Su en­tu­sias­ta an­fi­trio­na es la Al­te Na­tio­nal­ga­le­rie de Berlín, que has­ta el 12 de abril al­ber­ga la mues­tra Gott­fried Lin­dauer. Los re­tra­tos

de los mao­ríes. Son 49 re­tra­tos pin­ta­dos por Lin­dauer, ca­si to­dos pro­ce­den­tes del mu­seo de Auc­kland, ex­cep­to cua­tro del Mu­seo de Nue­va Ze­lan­da Te Papa Ton­ga­re­wa de We­lling­ton, y uno del Mu­seo Na­cio­nal de Pra­ga. Tam­bién se ex­hi­ben 87 fo­tos his­tó­ri­cas de di­ver­sa pro­ce­den­cia. Jun­to a ca­da re­tra­to se de­ta­lla el nom­bre y wha­ka­pa­pa (ge­nea­lo­gía) del re­tra­ta­do.

Los co­mi­sa­rios de la mues­tra, Udo Kit­tel­mann y Britta Sch­mitz, ar­gu­ye­ron en la pre­sen­ta­ción que has­ta aho­ra es­te mu­seo ber­li­nés “ha­bía pre­vis­to his­to­ria del ar­te eu­ro­peo en sus co­lec­cio­nes y ex­po­si­cio­nes, y ha­bía ex­clui­do el con­tex­to del mun­do del si­glo XIX que ya es­ta­ba glo­ba­li­za­do; por lo que la mues­tra so­bre Lin­dauer se es­fuer­za por es­ta­ble­cer otra es­ca­la”.

Gott­fried Lin­dauer plas­mó a los lí­de­res mao­ríes con rea­lis­mo me­ticu­loso, tras­la­dán­do­los al lien­zo con sus ta­tua­jes y sus plu­mas. Los pro­pios mao­ríes le hi­cie­ron tam­bién en­car­gos. “Los cua­dros de Lin­dauer eran co­lo­ri­dos, al con­tra­rio que las pri­me­ras fo­to­gra­fías, y el gra­do de se­me­jan­za con­ven­ció a los mao­ríes. Él los re­tra­tó con dig­ni­dad, y ellos se sen­tían muy bien re­pre­sen­ta­dos”, re­la­ta la co­mi­sa­ria Sch­mitz. Has­ta su muer­te allí en 1926 los mao­ríes tu­vie­ron a Gott­fried Lin­dauer en al­tí­si­ma es­ti­ma. Pa­ra los neo­ze­lan­de­ses en ge­ne­ral, la pin­tu­ra de Lin­dauer es­tá im­bri­ca­da en el le­ga­do na­cio­nal.

Inau­gu­ra­da en no­viem­bre, la mues­tra es­tá te­nien­do has­ta dos mil vi­si­tan­tes al día, se­gún la Al­te Na­tio­nal­ga­le­rie. Cuan­do se clau­su­re, la via­ja­rá a la ciu­dad na­tal del ar­tis­ta, Pil­sen, que es­te año es Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra. Lue­go, los cua­dros con sus wha­ka­pa­pa em­pren­de­rán via­je de re­gre­so a Nue­va Ze­lan­da.

Gott­fried Lin­dauer. Los re­tra­tos de los mao­ríes

AL­TE NA­TIO­NAL­GA­LE­RIE. BERLÍN. WWW.SMB.MU­SEUM. HAS­TA EL 12 DE ABRIL. DEL 6 DE MA­YO AL 20 DE SEP­TIEM­BRE EN LA GA­LE­RÍA BOHE­MIA OC­CI­DEN­TAL DE PIL­SEN

ERU TAMAIKOHA TE ARIA­RI Re­tra­ta­do por Lin­dauer en 1903 ba­se a una fo­to, Eru Tamaikoha (?-1915) lu­chó en gue­rra de gue­rri­llas con­tra el po­der co­lo­nial bri­tá­ni­co, an­te el que su tri­bu aca­bó per­dien­do. Va ata­via­do con una im­po­nen­te ca­pa de plu­mas de ki­wi,...

PAORA TUHAERE Lin­dauer pin­tó en 1895 es­te re­tra­to de Paora Tuhaere (?-1892), un pro­mi­nen­te ‘ran­ga­ti­ra’ (je­fe) de la tri­bu pro­pie­ta­ria de la tie­rra don­de hoy se asien­ta Auc­kland, ba­sán­do­se en una fo­to­gra­fía de es­tu­dio. Tuhaere par­ti­ci­pó en la...

RAI­TA TUTERANGI Pin­ta­do ha­cia 1885, es­te óleo mues­tra que Rai­ta Tuterangi era se­ño­ra de ele­va­da po­si­ción so­cial; se ve en los ‘taon­ga’ (te­so­ros) que lu­ce. Su blu­sa blan­ca es­tá or­na­da de ‘broderie an­glai­se’, mo­da bri­tá­ni­ca que agra­dó a los mao­ríes....

TE RANGI PIKINGA Mu­jer de al­to ran­go, Te Rangi Pikinga na­ció ha­cia 1800, y tras una de­rro­ta de su tri­bu tu­vo que ca­sar­se con el je­fe in­va­sor pa­ra pre­ser­var el equi­li­brio en­tre am­bas tri­bus. El cua­dro, que Lin­dauer pin­tó a par­tir de una fo­to, no tie­ne...

PA­RA­ME­NA TE NAO­NAO Es­te ‘ran­ga­ti­ra’ (je­fe) con­tra­tó a Lin­dauer pa­ra que les pin­ta­ra a él y a su es­po­sa Rai­ta Tuterangi, co­sa que el ar­tis­ta hi­zo ha­cia 1885 en la ciu­dad de Has­tings. Ma­ri­do y mu­jer fue­ron fo­to­gra­fia­dos pa­ra el en­car­go. Lle­va una ca­pa de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.